Hay más empleo en Salta, pero no llega a los niveles de la prepandemia

Salta es una de las 9 jurisdicciones del país que aún no recuperó los niveles de empleo formal privado que tenía antes del ingreso de la COVID-19 a la Argentina (marzo 2020). Es lo que marca el reciente informe del Ministerio de Trabajo de la Nación, que consigna datos de noviembre pasado. Aún así, el trabajo en la parte privada de la provincia se viene recuperando de manera paulatina desde el desplome económico que significó la aparición de la pandemia.

De acuerdo a la cartera laboral, en el penúltimo mes del año pasado se registraron 115.200 empleados privados salteños. Comparado con noviembre de 2020, hubo un incremento de 5.100 puestos (una suba del 4,6%) y es el mayor crecimiento en 20 meses. Sin embargo, si se relaciona con igual período de 2019 (prepandemia) son 3.600 trabajadores menos (una caída del 3%).

Una mayor actividad en el comercio, el agro, la construcción y la minería explican el repunte de empleo privado que hubo en noviembre. Al punto que Salta se encuentra entre las provincias que logró mayores tasas de crecimiento interanual durante ese mes detrás de Catamarca (12%), Formosa (7,6%), Neuquén (6,5%), San Juan (5,8%), La Rioja (5,7%) y Misiones (4,8%).

En cuanto al empleo registrado en la parte estatal de la provincia también hay un crecimiento, aunque mucho menor. Los registros de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) consultados por El Tribuno dan cuenta que en noviembre pasado había 110.661 trabajadores formales en el sector público local. Mientras que para junio el organismo informaba que eran 109.733 salteños que se desempeñaban en la administración pública y fuerzas de seguridad. La mayoría trabaja en el Gobierno provincial (eran alrededor de 72 mil el año pasado, de acuerdo al Presupuesto) y el resto se desempeña en las municipalidades y organismos nacionales.

Como se ve, es similar la cantidad de gente que trabaja en el sector privado y en el público. Ahí hay un dato para medir la precaria situación productiva (que es histórica) de la provincia. El mercado de empleo formal privado marca el pulso de una economía, mientras que el aporte del trabajo estatal al producto bruto interno es casi nulo.

A nivel nacional alrededor del 28% de la masa de empleados en relación de dependencia trabaja en el Estado (en este conteo no se suman a los trabajadores informales).

La debacle

Basta recordar los números finales de 2020 sobre el mercado laboral salteño para tener una idea del tremendo impacto que tuvo en ese ámbito la pandemia y la crisis económica que se agravó por la enfermedad del coronavirus. Unos 10 mil puestos de trabajo se perdieron durante ese año solo en la ciudad de Salta y alrededores, que es el aglomerado que releva el Indec para sus informes trimestrales sobre la situación del trabajo.

Al final de 2020 había 260 mil personas con trabajo en la capital salteña y municipios colindantes. En esa cuenta se incluye tanto al empleo formal como al informal. La tasa de empleo para ese período fue del 40,7%, según la información de la institución nacional de estadísticas y censos.

La última encuesta disponible del Indec ya advierte una senda de recuperación laboral en Salta. Se advierte que en el tercer trimestre de 2021 hubo un 7% de salteños desocupados en el aglomerado Salta, son 4 puntos porcentuales menos de lo que se midió en iguales meses de 2020. En la capital salteña y alrededores eran 21 mil las personas que buscaron trabajo entre julio y septiembre pasados. En tano, la tasa de empleo en ese período subió dos puntos: pasó de 40 a 42 por ciento. Fueron 271 mil los ocupados contra 255 mil que había un año atrás.

Viento a favor para la construcción y la minería

Más de 12 mil trabajadores directos aportan a Salta esas dos actividades.

El trabajo generado por la minería se consolida en Salta.

El repunte en los indicadores laborales en la parte privada de Salta, tras el golpe que significó para el sector las restricciones impuestas para combatir la pandemia, se explican en gran medida en las mejoras que registraron las actividades de la construcción y la minería.

A partir de septiembre pasado los niveles de empleo en el rubro de la construcción en la provincia alcanzaron las mismas cifras de la prepandemia, de 2019, aunque se debe recordar que ese año ya mostraba un panorama de crisis.

El Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) publicó la semana pasada que en noviembre había 7.734 trabajadores formales en las obras salteñas. Esto fue una suba del 29% que en el mismo mes de 2020. 

Entre enero y noviembre de 2021 el incremento acumulado del empleo en la actividad fue de un 15,6% interanual.

En cuanto a la minería, la actividad en la Puna salteña se recupera a buen ritmo luego de algunos parates que hubo en 2020, lo que impacta en el empleo formal privado de la provincia. Además, se prevé que este año se pongan en marcha nuevos proyectos que darán más trabajo. Según datos de la Secretaría de Minería de la Provincia, el año pasado cerró con 4.445 trabajadores directos en el sector minero de Salta y se espera que se sumen al menos otros 2.500 en el transcurso de 2020. A ello debe sumarse el empleo indirecto que puede triplicar esa cifra.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...