El equipo argentino quedó match point ante los checos en la Davis

Argentina tomó una ventaja casi definitiva de 2 a 0 sobre la República Checa en la serie de Copa Davis que animan en Buenos Aires, merced a la victoria que logró ayer en el primer turno Sebastián Báez sobre Jiri Lehecka por 7-6 (7-4) y 6-3, y luego Diego Schwartzman ante Tomas Machac por 2-6, 6-2 y 6-3.
El Peque Schwartzman, 14 en el ranking mundial de la ATP, rindió de menor a mayor ante Machac (131) y se impuso luego de dos horas y cuarto de juego, ante unas 2.000 personas que se acercaron a la cancha central Guillermo Vilas, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club.
De manera que el equipo capitaneado por Guillermo “Mago” Coria, en su debut en la función, quedó a un solo punto de ganar la eliminatoria para alcanzar el objetivo de clasificarse a las Finales de la Davis de fin de año, algo que no consigue desde 2019.
El Peque comenzó su partido absorbido por la responsabilidad de estirar la ventaja luego del excelente debut de Báez, y eso le costó perder el parcial, iniciado con un quiebre en contra rápido en el primer punto, así Machac tomó ventaja de 1-0 y luego estiró a 3-1.
Con tres quiebres en contra y sensaciones parecidas a las que vivió en septiembre del 2021, también en Buenos Aires y en la serie ante Bielorrusia, cuando perdió con el juvenil Daniil Ostapenkov, Schwartzman cedió el set por un amplio 6-2.
El checo estaba en pleno crecimiento, cuando comenzó 1-0 con otro quiebre el segundo parcial, y fue ahí que el público se percató del momento de Schwartzman y comenzó un aliento fervoroso.
En ese ambiente, luego de seis juegos seguidos del checo sobrevinieron seis consecutivos de Schwartzman para llevarse el set por 6-2 con un quiebre de servicio y festejarlo con el puño cerrado y un grito fuerte, quizá para desahogarse y liberar la tensión acumulada.
No extrañó entonces que el argentino llegue a los nueve juegos consecutivos para adelantarse 3-0 al frente del partido que se encaminaba hacia su lado. El checo dejó de errar y ganó su siguiente juego de saque, así cortó la racha negativa de games perdidos, y luego quebró al Peque para avisar que estaba en partido.
Entonces volvió a entrar en acción el público para cantar más fuerte que en toda la jornada y Schwartzman tomó impulso de nuevo. El Peque recuperó el quiebre (4-2), luego estiró a 5-2 jugando muy profundo y con buenos ángulos, hasta cerrar por 6-3 tras una pelota de Machac que quedó en la red.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...