Chuck Norris, el actor que abandonó su exitosa carrera  en Hollywood por la salud de su esposa

Ni contra el ejército soviético, ni contra algunos mercenarios o un cartel de droga. La pelea más difícil en la vida de Chuck Norris (82) ocurre puertas adentro de su casa. Y tiene como protagonista a su esposa.
Gena O’Kelly, su pareja desde 1998, sufrió una mala praxis en el tratamiento de su artritis en 2013, por lo que desde ese entonces el mítico actor de películas de acción decidió tomar una drástica, pero incuestionable, decisión: abandonó su carrera en Hollywood para ayudar al gran amor de su vida.

El propio Norris viene contando desde hace años lo que le sucedió a su esposa, de 58 y madre de dos de sus cinco hijos. ‘Le dieron una inyección previa a un escáner corporal. Fue en 2013, para comprobar las características de su artritis‘, reveló hace un tiempo. Lo cierto es que en ese procedimiento a O’Kelly le inyectaron gadolinio, un elemento químico altamente tóxico.
‘Le dañó el sistema nervioso, deteriorándole así los riñones y haciéndole perder habilidades. Siente que todo el cuerpo le quema‘, describió el actor sobre los padecimientos de su esposa. La pelea es en conjunto: la pareja lleva gastados casi dos millones de dólares en tratamientos médicos. Y no se quedan con los brazos cruzados: realizaron una demanda de 10 millones de esta misma moneda contra 11 compañías farmacéuticas por el uso de gadolinio.

Por todo esto, Norris decidió ponerle punto final a una carrera en el cine que comenzó hace más de 40 años. ‘He abandonado mi carrera cinematográfica para dedicar mi vida entera a mantener viva a Gena. Eso es lo más importante, que ella continúe con nosotros y que lo que le ha ocurrido no lo sufra nadie más‘, comentó el actor, según indicó el diario El País en 2019.

Actualmente, Norris y O’Kelly pasan sus días en el rancho que tienen en el estado de Texas. ¿Arrepentimientos? Nada de eso. ‘Mi amor por ella es más fuerte que mi carrera, el dinero, cualquier otra cosa. Está enferma, sufre, y yo seré su custodio y su consueloà‘, remarcó Norris.
Chuck Norris, un ícono de las películas de acción de Hollywood
Nacido el 10 de marzo de 1940 en Oklahoma, Estados Unidos, en el documento del actor figura el que es su nombre real: Carlos Ray Norris. Su apodo, Chuck, surgió en 1958, mientras el actor estaba realizando un entrenamiento militar en la base de la Fuerza Aérea de Lackland (San Antonio).

Allí, uno de sus compañeros le preguntó si sabía cómo se decía su nombre en inglés, a lo que él respondió ‘Charles‘. ‘El apodo de Charles es ’Chuck’, así que a partir de ahora te voy a llamar así‘, le contestaron, por lo que a partir de ahí el actor fue conocido de esta otra manera.

Lo cierto es que tras varios años sirviendo a la Fuerza Aérea (en los cuales comenzó su formación en las artes marciales, especialmente durante su estadía en Corea del Sur con el ejército), Norris regresó a Estados Unidos y comenzó a incursionar en el mundo del cine, al mismo tiempo que participaba de torneos de karate (fue campeón mundial en esta disciplina), judo y hasta full contact.
En esto último mucho tuvo que ver el reconocido actor Steve McQueen: fue él quien le recomendó a Norris, que en ese entonces era profesor de artes marciales en Los Angeles, incursionar en el mundo del cine. ‘Si no puedes hacer nada más, siempre te queda la actuación‘, le dijo la estrella de Hollywood de los 70.

Así empezó todo. Su nombre comenzó a tomar relevancia en la pantalla grande tras El regreso del dragón (1972), la película que protagonizó junto a Bruce Lee, en la que ambos realizan una de las escenas más recordadas del cine: pelean nada más y nada menos que en el Coliseo Romano.

Tras eso, Norris participó en otros éxitos como McQuade, el lobo solitario (1983), Desaparecido en acción (1984) o Delta Force (1986). Eso sí, uno de sus papeles más recordados fue en la serie Walker, Texas Ranger, que se emitió entre 1993 y 2001, en el que interpretó a Cordell Walker.
El retiro, los dos infartos seguidos y su faceta de empresario
Una de sus últimas apariciones en Hollywood fue en Los Mercenarios 2 (2012), cuando realizó una participación junto a otros grandes actores de películas de acción como Sylvester Stallone, Jason Statham, Jet Li, Jean-Claude Van Damme, Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis. Desde entonces centró su vida en su esposa y en una vida tranquila como empresario. 

Sin embargo, no puede evitar la acción. En el último tiempo su apellido había tomado relevancia también por una insólita situación médica: en 2017, mientras regresaba de un evento de artes marciales, el corazón de Norris se paró dos veces.

El actor viajaba desde Las Vegas hacia California y debió hacer una parada porque se sentía mal. De pronto, se desvaneció al sufrir un infarto. Los servicios de emergencia trasladaron a Chuck a un hospital. Sin embargo, a los 47 minutos del primer paro cardiaco, sufrió otro infarto. Increíblemente logró sobrevivir.
‘Estos dos infartos habrían matado fácilmente a la mayoría de los hombres, incluso a los más jóvenes, pero Chuck todavía está en la cima de la aptitud física‘, reconoció un médico en ese momento.

Alejado de la gran pantalla sus ingresos se basaron en algunos avisos comerciales y principalmente la faceta empresarial. Es, junto a su esposa, director de un negocio llamado ’CForce’, una empresa embotelladora de agua proveniente de su rancho en Navasota, Texas.

El Lone Wolf Ranch de más de 400 hectáreas posee además un museo, un gimnasio y equipo militar.
Ambos dirigen a su vez una organización llamada ’KickstartKids’, donde enseñan karate a los niños y como no podía ser de otro modo, también tiene participaciones en compañías de armas. Chuck Norris es portavoz oficial de la empresa Glock, la popular empresa de pistolas por la que fichó en 2019.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...