Humo, miedo y oscuridad: el  relato del incendio en la galería del centro salteño

Todavía no había amanecido cuando Juan Carlos Chehadi vio, desde su terraza, algo que en un primer momento le pareció "una neblina negra". Tardaría unos segundos más en comprender que era humo, que el fuego estaba cerca y que tanto él como unos 25 vecinos que viven en su edificio estaban en peligro. Así comenzaba ayer, antes de las siete, el incendio que consumió en minutos parte del Centro Comercial del Norte, ubicado en Ituzaingó entre San Martín y Urquiza.

Juan Carlos es propietario del edificio de ocho departamentos ubicado al lado de la galería, que es de su hermano, José Chehadi. "Mi señora les avisó a todos, uno por uno, y tratamos de bajar para salir a la calle pero era imposible. No se veía nada. Nos fuimos a la terraza, no teníamos otra alternativa", relató.

Los bomberos tardaron poco en llegar y empezar a evacuarlos en grupos de cinco, por las escaleras y solo guiados por linternas.

"No se veía nada. Fue como una película. El humo negro, los vidrios que se rompían, los bomberos...", dijo Chehadi a media mañana, cuando ya era una certeza que no había víctimas y comenzaban a medirse los daños materiales.

Para esa hora, los vecinos se habían refugiado en el subsuelo del Mercado San Miguel, ubicado en la misma cuadra, mientras se evaluaba cómo había quedado la estructura del centro comercial y se descartaban riesgos en el edificio.

En el centro y en las redes sociales muchos repetían el mismo comentario: no se recuerdan muchos incendios similares en Salta.

Incertidumbre

Los bomberos tardaron un poco más de 30 minutos en sofocar las llamas, que habían avanzado rápido entre las estanterías cargadas de telas inflamables, carteles y papeles.

El Centro Comercial del Norte tiene entradas por la calle Ituzaingó y por la avenida San Martín. Funciona hace más de 20 años y está dividido en varios pasillos. Hasta ayer se sabía que el fuego dejó en ruinas al menos 14 locales en uno de ellos. Sobre el estado de los demás negocios todavía no había información clara.

Decenas de comerciantes que alquilan en ese espacio esperaban ayer que los peritajes determinaran cómo comenzaron las llamas y hasta dónde dañaron la estructura del edificio con casi una única certeza: no podrán volver a trabajar en lo inmediato.

Ninguno de los inquilinos había podido acercarse a ver cómo quedaron sus negocios o si hay algo de mercadería que puedan rescatar. La manzana quedó acordonada y solo dejaban pasar a personal de seguridad.

La mayoría de los negocios se dedica a la venta de ropa. No se sabe cuánto de lo que el fuego dejó está mojado o arruinado por el humo y las cenizas.

"Habíamos invertido para vender por el Día del Padre. Mi local no se incendió porque está en otro sector pero muchos de mis compañeros perdieron todo", lamentó Andrea Gaspar, una comerciante que vende principalmente indumentaria de hombre.

Hasta ayer a la tarde, los propietarios de los negocios estaban en la esquina de Urquiza e Ituzaingó a la expectativa de alguna novedad y no se resignaban a irse a sus casas aunque sabían que las respuestas que necesitaban probablemente tarden en llegar.

Parte del techo se desplomó en la galería que se quemó, lo que hace temer por la estabilidad del edificio. En el sector que consumió el fuego había una farmacia llamada "Monserrat" de la que no quedó en pie mucho más que un cartel.

El operativo

El sistema de emergencias 911 recibió el primer llamado de alerta a las 6.52 según detalló el jefe de la Policía de la Provincia, Mariano Ceballos.

Poco después de las siete ya habían llegado al lugar seis dotaciones de bomberos, tres ambulancias y más de 100 policías.

Las sirenas se hacían escuchar en todo el macrocentro y anunciaban que el que comenzaba no sería un día más.

El Samec (Sistema de Asistencia Médica) instaló en la esquina de Ituzaingó y Urquiza un puesto sanitario de campaña con camillas y tubos de oxígeno para asistir a comerciantes, bomberos, policías y vecinos afectados por el incendio.

Atendieron a 37 personas por inhalación de humo y a tres por traumatismos leves. Trabajaron en la emergencia cinco médicos y 16 enfermeros, además de tres choferes. Nadie debió ser hospitalizado.

"Todos están fuera de peligro. Nos quedamos para atender eventuales crisis de nervios. Hay mucha gente muy conmocionada, perdieron todo...", explicó después de las 11 Ricardo Tapia, médico del Samec, a El Tribuno.

También en el centro de salud del Mercado San Miguel asistieron a varias personas que habían inhalado humo.
“La gente del mercado nos ayudó en todo momento. El trabajo de los bomberos fue impecable”, agradeció Juan Carlos Chehadi, que con el paso de las horas reflexionaba sobre lo que hubiera pasado si no los rescataban rápido de la terraza a él y a los vecinos.
Con respecto al origen del fuego, Chehadi dijo que todavía no había datos ciertos. Destacó que los seguros del centro comercial “están al día”. Indicó que el edificio de viviendas no sufrió daños pero que las pérdidas son importantes en la galería. “El sector destruido es el que tiene entrada por la calle Ituzaingó. Todavía no sabemos cómo vamos a continuar, todo es muy prematuro”, aseguró. 
El secretario de Protección Ciudadana de Salta, Jorge Altamirano, aseguró que el centro comercial tenía habilitaciones al día. “Lo que debemos corregir, con Aguas del Norte, son los equipos de cisternas porque algunos estaban bloqueados, lo que se pudo remediar por la rápida llegada de los bomberos”, afirmó.
El funcionario también se refirió al malestar de los vendedores de galerías cercanas y del Mercado San Miguel porque ayer no pudieron abrir al público. “En estas situaciones lo que necesitamos entender es que lo primero es preservar la vida. Se está realizando un trabajo preventivo y también hay cortes de energía. Comprendemos la preocupación pero en estas circunstancias no se puede abrir”, sostuvo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...