¿Putin está ganando la guerra?

La invasión de Rusia a Ucrania entra en su sexto mes, ahora con la novedad de la resistencia y el contra-ataque ucranianos, solo avanza en la toma de ciudades y puertos claves. Rusia sale airosa de la guerra económica que Occidente le declaró como respuesta a su invasión. Las consecuencias de las sanciones están resultando muy graves para los aliados de Kiev. El desopilante video propagandístico de Putin.

Habrá un largo invierno en Alemania y la UE: durante dos décadas Putin hizo vulnerable a Europa con su red de oleoductos. Rusia no atraviesa, militarmente, las líneas rojas de las fronteras de Ucrania para extender la guerra a otros territorios pero atraviesa las líneas de la economía europea y global gatillando el suministro energético; el crecimiento económico y la fortaleza de las alianzas geopolíticas que resisten el frío invierno europeo y los pronósticos de recesión.

Hay países más complicados que otros y esto produce roces dentro del bloque de la UE donde sus miembros acordaron reducir en primavera y verano un 15% del consumo energético. La decisión es más un intento por mostrarse unidos y solidarios que un resultado suficiente para llegar al invierno con almacenamiento. El precio del gas se disparó otro 20% en el viejo continente.

La seguridad energética, el golpe a Europa: Vladimir Putin lleva adelante también "una guerra contra la unidad de Europa", dijo el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. La UE recibió el 45% de su energía desde Rusia y el gas natural licuado de EE. UU. no puede reemplazarlo lo suficientemente rápido. Primero Putin redujo el flujo de gas a través de Nord Stream 1 al 60% de su capacidad; luego cerró el grifo por mantenimiento. Cuando había anunciado renovado con un 40% lo rebajó un 20%. Puede reducir más la cuota o bloquearlo. Alemania está en vilo. Putin amenaza con hacer temblar a los europeos en hogares sin calefacción y obligar a cerrar sectores de la industria europea. Alemania es la economía más grande de la región y el motor de crecimiento tradicional europeo.

"Los altos costos de la energía están empujando a Europa occidental hacia la recesión", dijo S&P Global Market Intelligence. Los sectores más afectados por la falta de energía serían el transporte, los minerales y la fabricación de metales.

La seguridad alimentaria, golpe a los países más pobres: La militarización de los alimentos hizo subir los precios hasta un 159% en marzo y se mantuvo en esos índices por lo menos hasta mayo para reducir un poco en junio. El impacto fue a la canasta de todos los países pero para África y Asia se instaló, según la FAO, el riesgo de que muchos mueran de hambre

Para los países de América Latina que no son exportadores de granos (Centroamérica), el impacto es duro. El maíz aumentó un 70% interanual en Honduras y Nicaragua, por ejemplo, a datos de junio.

Inflación y recesión anunciadas.

"Los efectos de la guerra en las principales economías europeas han sido más negativos de lo previsto", asegura el FMI. La economía de Alemania se contrae entre 0,9% y 1,2%, la de Francia del 0,6% al 2,3% y la de España del 0,8% al 4%.

"Los altos precios del gas natural y la electricidad dañarán la competitividad industrial en Alemania y otros centros de fabricación, desinflando la confianza de los consumidores y las empresas en toda Europa", afirman.

El crecimiento del PIB real de la zona euro se desacelera del 5,4% en 2021 al 2,5% en 2022 y al 1,2% en 2023, antes de mejorar al 2% en 2024 si todo va bien.

La OCDE estima que el PBI global promedio crecerá solo un 3% en lugar del 4,5% proyectado en diciembre pasado mientras que la inflación rondará el 9% para sus países miembros, picos que ya están alcanzando muchos.

Los costos de la energía inciden aproximadamente en un 50% de la inflación.

El euro se desvalorizó en un 12% equiparando su valor al dólar en julio.

Ganancias de Putin

La suba del precio de los commodities favoreció a Rusia: la caída de la economía rusa de los primeros meses de la guerra se suavizó por la suba vertiginosa de los precios del petróleo. Los ingresos de exportación de Rusia generaron casi US$ 100.000 millones durante los primeros 100 días de la guerra, lo que resultó en un superávit comercial récord de 70.100 millones en el segundo trimestre. Los precios del petróleo alcanzaron en 2022 un máximo de 14 años de US$ 139 el barril en marzo, por las preocupaciones sobre la oferta y mientras la demanda se recuperaba de la pandemia. Actualmente se mantiene promediando o superando los US$ 100.

Gracias a esto, Moscú aumentar las pensiones y el salario mínimo en un 10% en un esfuerzo por apaciguar a los ciudadanos rusos que dan muestras de cansancio por la guerra.

Pese a las sanciones occidentales para estrangular la economía rusa, Putin sigue con su plan económico adelante. Sus gigantescas reservas en oro fueron el gran colchón, además de las fortunas acumuladas por ingresos poco claros.

Los efectos se notarán más de lo esperado en 2023, año para el que el FMI prevé una recesión en la economía rusa del 3,5%.

Pero esa será otra historia. Después de todo son pronósticos. Hasta ahora, los que anunciaron el derrumbe económico ruso vienen fallando.

Y el aparato de propaganda del Kremlin se da el lujo de desafiar a sus enemigos, sedientos de energía, en este desopilante video, "Time to move to Russia" (es hora de mudarse a Rusia) que termina diciendo ­antes de que llegue el invierno!

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...