Asumió Petro, una  esperanza para la  paz en Colombia

Gustavo Petro y Francia Márquez iniciaron ayer el primer gobierno de izquierda en toda la historia de Colombia, tras haber prestado juramento en una emotiva ceremonia al aire libre en una Plaza de Bolívar inusualmente colmada.

Primero fue Petro quien juró ante los presidentes del Senado, Roy Barreras, y de la Cámara de Representantes, David Racero.

Tras el juramento, a Petro le colocó la banda presidencial la senadora María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro, compañero del mandatario en la guerrilla del M-19 y asesinado en 1990, cuando era candidato a la Presidencia.

Minutos después, el flamante mandatario tomó el juramento a su compañera de fórmula.

Antes, Petro emitió su simbólica primera decisión, al ordenar a la Casa Militar que le llevaran allí mismo la espada del libertador Simón Bolívar.

Esa reliquia había quedado depositada en la Casa de Nariño, sede del Gobierno, por decisión expresa del antecesor de Petro, Iván Duque, quien rehusó autorizar su salida.

En su discurso de investidura, Petro anunció que presentará al Congreso una reforma tributaria enfocada en lo social para conseguir recursos para ayudar a la población más vulnerable.

"La igualdad es posible si somos capaces de crear riqueza para todos y todas, y si somos capaces de distribuirla más justamente. Por eso proponemos una economía basada en la producción, el trabajo y el conocimiento. Y es por ello por lo que proponemos una reforma tributaria que genere justicia", dijo el jefe de Estado.

Hizo también un llamado a "todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado" para que "la paz sea posible y así terminar, de una vez y para siempre, con seis décadas de violencia y conflicto armado".

Sin hacer referencia a ningún grupo ilegal en concreto, Petro pidió el abandono de las armas y que los grupos acepten "beneficios jurídicos a cambio de la paz, a cambio de la no repetición definitiva de la violencia".

Petro, abogó también por una convención internacional que asuma que la guerra contra las drogas ha fracasado e incluso ha llevado a Estados como el colombiano a cometer crímenes y "ha evaporado el horizonte de la democracia".

"Es hora de una nueva convención internacional que acepte que la guerra contra las drogas ha fracasado rotundamente, que ha dejado un millón de latinoamericanos asesinados durante estos 40 años", afirmó Petro en su discurso.

Agregó que "la paz es posible" en Colombia si se cambia la guerra contra las drogas "por una política de prevención fuerte del consumo en las sociedades desarrolladas".

Mensaje de Fernández

El presidente Alberto Fernández llamó a fomentar el diálogo entre "países hermanos" con el objetivo de "fortalecer la integración latinoamericana", en un contexto donde "el mundo atraviesa un tiempo complejo", en el marco de la asunción de Petro, con quien mantuvo una reunión bilateral horas antes.

"Las oportunidades de juntarnos entre países hermanos y gobiernos democráticamente elegidos nos permiten dialogar sobre temas de interés y objetivos comunes para fortalecer la integración latinoamericana", escribió Alberto Fernández en su cuenta de Twitter.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...