¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
24 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Tartagal: Una mujer se encadenó en las puertas de la ciudad judicial

Su marido está detenido hace tres meses pero no recibe ningún tipo de información. Clementina está acompañada por una nena de 3 años y una bebé de 3 meses. Por la solidaridad de la gente puede comer y sus hijos tomar leche o yogurt.
Lunes, 27 de noviembre de 2023 09:49
Clementina se encadenó en la Ciudad Judicial de Tartagal para saber por qué su marido hace 3 meses está detenido.
Clementina con su bebé de 3 meses. Tiene 4 niños con su marido Daniel .
Clementina lloró por la impotencia de no saber nada de su esposo.

Sería tan simple como que algún funcionario de la justicia federal o provincial -ambas funcionan en el mismo Complejo de Tartagal- saliera y le explicara a Clementina las razones por las que su marido permanece hacen 3 meses detenido. Pero solo algunos empleados sensibilizados con la humilde mujer y sus niños, les acercaron unos jugos, yogurt y pan. 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Sería tan simple como que algún funcionario de la justicia federal o provincial -ambas funcionan en el mismo Complejo de Tartagal- saliera y le explicara a Clementina las razones por las que su marido permanece hacen 3 meses detenido. Pero solo algunos empleados sensibilizados con la humilde mujer y sus niños, les acercaron unos jugos, yogurt y pan. 

La muchacha que promedia los 30 años de edad se instaló en las primeras horas de la mañana de hoy lunes en las puertas de acceso al complejo Judicial de Tartagal y se encadenó a las rejas, con su bebé de 5 meses en brazos y otras 3 nenas chiquitas que corren alrededor de ella. Clementina casi no puede hablar y llora sin parar, desamparada porque hace ya casi 3 meses a Daniel, su marido y padre de sus 4 niños lo detuvieron y se lo llevaron y ella no sabe porqué no regresa.

Una prima que la acompañó a iniciar su medida de protesta le contó al periodista Julio Nogales que difunció las imágenes que la familia vive en el paraje El Dichoso al que se llega cruzando Alto La Sierra en pleno Chaco salteño y distante unos 300 kilómetros de Tartagal. 

Lo acusan de una causa de estupefacientes

“Estaban desayunando cuando llegaron a buscarlo porque lo acusaban de una causa por estupefacientes. Se llevaron el vehículo de él, algo de plata que había en la casa y a ella nunca más le avisaron nada” contó la joven.

Como muchos puesteros que residen en esas alejadas zonas del chaco salteño, el matrimonio vivía de la cría y venta de animales. Al parecer la familia del muchacho contrató un abogado pero Clementina no sabe quien es; ella tampoco sabe leer ni escribir. Cuando sucedió la detención los chiquitos dejaron de ir a la escuela “y los animales quedaron botados (abandonados)”, expresó entre lágrimas. En estas semanas tenía turno para una operación en el hospital de Tartagal “en la matriz” expresó la humilde mamá pero todo quedó de lado, desde el momento en que está sola, con sus niños y sin saber nada de su marido, Daniel Pereira que se ocupaba de la cría de animales y en definitiva del sustento de su familia.

Nacesita una respuesta de la Justicia

Si algún funcionario judicial de cualquiera de los dos fueros solamente le explicaran a la mujer las razones de la detención de su marido, si puede o no recuperar la libertad o en cuanto tiempo, seguramente Clementina quedaría un poco más tranquila, podría regresar a su puesto, ocuparse de sus hijos y de sus animales, y abocarse a conseguir el sustento para sus niños. 

PUBLICIDAD