¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Rescataron a los turistas varados en Mendoza

Lunes, 11 de febrero de 2013 21:16
Los turistas que estaban aislados en  la zona de alta montaña de Mendoza  lograron ayer ser evacuados, mientras que las autoridades siguen trabajando para despejar la ruta nacional  7, tras los aludes registrados la semana pasada.
 
Las personas estaban aisladas en la  zona de Puente del Inca, y tras la  apertura de un surco entre el barro y  la tierra del alud, diferentes vehículos  pudieron rescatar a los turistas aislados, los cuales se encuentran “en  buen estado y sin pasar mayores  contratiempos”.
 
La maquinaria logró abrir un sendero aún más angosto que una sola  vía, por donde pasa un solo automóvil o colectivo por vez, escoltados por  Gendarmería.
El paso fronterizo a Chile por el túnel Cristo Redentor continúa cortado, debido a que existen por lo menos 20 tramos de la ruta que están  bloqueados por tierra y barro.
 
Hasta el momento se despejaron  11 kilómetros, desde el primer gran  corte, registrado en la quebrada Seca,  a la altura del kilómetro 1.165 del corredor internacional.
En total ocho grandes máquinas  viales y un puñado de maquinistas  estaban abriendo una brecha en el corrimiento de tierra o deslave (así se  llama este tipo de fenómenos causados por las lluvias), en el kilómetro 1176, en un sector próximo al río  Blanco.
 
“Es una catástrofe, un tsunami de  barro y piedra”, reiteró el gobernador mendocino Francisco “Paco”  Pérez, y agregó que “sigue incierta” la  fecha en que se abrirá la ruta, y mucho menos el paso fronterizo a Chile.
Los próximos kilómetros serán arduos, porque hay derrumbes de distinta envergadura.
En tanto, la Secretaría de Ambiente  informó que está en funcionamiento  un plan de autoevacuación para los  andinistas del Parque Provincial  Aconcagua que finalizaron su estadía  y quieren regresar a la ciudad de  Mendoza. Con el paso Cristo Redentor cerrado por tiempo indeterminado por una serie de aludes, Agua Negra, en San Juan, y paso Vergara en  Malarge inhabilitados, el internacional Paso Pehuenche en el sur provincial es por estos días la única alternativa en Cuyo para poder cruza hacia Chile, lo que hizo colapsar la  Aduana del lugar.
 
 
 Los que salieron  beneficiados

Cientos de mendocinos que proyectaron viajar a Chile para aprovechar el feriado largo de Carnaval tuvieron que cancelar sus expectativas y elegir otras opciones luego de que desde el Gobierno se confirmara que la ruta 7 continuará cortada por tiempo indefinido, producto de los deslizamientos de lodo y roca que dejaron los aludes sobre la calzada.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Los turistas que estaban aislados en  la zona de alta montaña de Mendoza  lograron ayer ser evacuados, mientras que las autoridades siguen trabajando para despejar la ruta nacional  7, tras los aludes registrados la semana pasada.
 
Las personas estaban aisladas en la  zona de Puente del Inca, y tras la  apertura de un surco entre el barro y  la tierra del alud, diferentes vehículos  pudieron rescatar a los turistas aislados, los cuales se encuentran “en  buen estado y sin pasar mayores  contratiempos”.
 
La maquinaria logró abrir un sendero aún más angosto que una sola  vía, por donde pasa un solo automóvil o colectivo por vez, escoltados por  Gendarmería.
El paso fronterizo a Chile por el túnel Cristo Redentor continúa cortado, debido a que existen por lo menos 20 tramos de la ruta que están  bloqueados por tierra y barro.
 
Hasta el momento se despejaron  11 kilómetros, desde el primer gran  corte, registrado en la quebrada Seca,  a la altura del kilómetro 1.165 del corredor internacional.
En total ocho grandes máquinas  viales y un puñado de maquinistas  estaban abriendo una brecha en el corrimiento de tierra o deslave (así se  llama este tipo de fenómenos causados por las lluvias), en el kilómetro 1176, en un sector próximo al río  Blanco.
 
“Es una catástrofe, un tsunami de  barro y piedra”, reiteró el gobernador mendocino Francisco “Paco”  Pérez, y agregó que “sigue incierta” la  fecha en que se abrirá la ruta, y mucho menos el paso fronterizo a Chile.
Los próximos kilómetros serán arduos, porque hay derrumbes de distinta envergadura.
En tanto, la Secretaría de Ambiente  informó que está en funcionamiento  un plan de autoevacuación para los  andinistas del Parque Provincial  Aconcagua que finalizaron su estadía  y quieren regresar a la ciudad de  Mendoza. Con el paso Cristo Redentor cerrado por tiempo indeterminado por una serie de aludes, Agua Negra, en San Juan, y paso Vergara en  Malarge inhabilitados, el internacional Paso Pehuenche en el sur provincial es por estos días la única alternativa en Cuyo para poder cruza hacia Chile, lo que hizo colapsar la  Aduana del lugar.
 
 
 Los que salieron  beneficiados

Cientos de mendocinos que proyectaron viajar a Chile para aprovechar el feriado largo de Carnaval tuvieron que cancelar sus expectativas y elegir otras opciones luego de que desde el Gobierno se confirmara que la ruta 7 continuará cortada por tiempo indefinido, producto de los deslizamientos de lodo y roca que dejaron los aludes sobre la calzada.

En este contexto, la mayoría optó por un paseo en las provincias vecinas. San Juan y San Luis fueron los destinos turísticos más elegidos.

Entre tanto las empresas de turismo local reprograman viajes y acumulan pérdidas irreversibles ya que todo el sistema de alta montaña continúa inhabilitado, mientras que las actividades náuticas y de pesca en los espejos de agua quedaron suspendidas hasta nuevo aviso.

Valeria Velazco, de Estadística y Fiscalización del Ministerio de Turismo de San Luis, fue la encargada de confirmar lo que se intuía en las rutas limítrofes que separan a ambas provincias. Según los datos que se manejaban a última hora del lunes, la provincia puntana estaba siendo visitada por un fuerte aluvión de turistas de todo el país, entre los que se destacaban los mendocinos.

La ocupación hotelera escaló a porcentajes altísimos y para los que partieron desde acá sin reservas tratando de conseguir dónde alojarse, las posibilidades de encontrar algún sitio desocupado fueron casi imposibles. Al menos así contaba Penélope Fernández (30) luego de pasar horas y horas dando vueltas con su esposo e hija en el auto para conseguir alojarse a 60 km de la ciudad puntana a $450 la noche. “Un precio demasiado excesivo”, dijo.

Temas de la nota

PUBLICIDAD