¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
23 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Acoso sexual en el trabajo, un tema del que poco se habla

Domingo, 25 de agosto de 2013 01:49

El acoso sexual en el puesto de trabajo es un tipo de violencia que se produce en el entorno laboral, difícilmente reconocido y asumido por la sociedad y que afecta mayoritariamente a las mujeres.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El acoso sexual en el puesto de trabajo es un tipo de violencia que se produce en el entorno laboral, difícilmente reconocido y asumido por la sociedad y que afecta mayoritariamente a las mujeres.

El acoso sexual no es una conducta patológica ni fácilmente reconocible, ni tampoco una conducta concreta que puede ser aprendida, evaluada y catalogada, sino que más bien se inscribe en una trama de relaciones donde existe un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima del acoso. Nos encontramos ante un comportamiento complejo que se manifiesta en diversas formas, directas e indirectas, de gravedad e intensidad variable, aislada o continuada. Estas conductas pueden ser de índole muy variada, tales como requerimientos, proposiciones, chistes, bromas, exhibición de carteles o fotografías con contenido sexista, pasando por comportamientos físicos o roces indeseados que pueden suponer una vejación para quien los sufre, hasta el asalto o la agresión sexual. Un componente a tener en cuenta es la falta de sensibilidad social y preparación suficiente para percibirlo, salvo en manifestaciones extremas; esto se traduce en una excesiva tolerancia frente a determinadas conductas y la superficialidad con que, en determinadas ocasiones, se aborda su diagnóstico y tratamiento.

Cómo se presenta

Cualquier comportamiento verbal, psicológico o físico no deseado, dirigido contra una persona por razón de su sexo y con el propósito de atentar contra su dignidad o de crear un entorno intimidatorio, hostil, humillante u ofensivo, puede considerarse acoso sexual.

Tres elementos claves que aparecen en una situación de acoso sexual:

  • Un comportamiento de carácter sexual que no es deseado por la persona a la que se dirige.
  • Es percibido por la víctima como un factor que le crea un entorno laboral hostil y humillante.
  • Incide de forma negativa en las condiciones de trabajo.

Los tipos de acoso según el grado de su existencia se pueden catalogar en de carácter leve cuando entre otras conductas hay chistes de contenido sexual sobre la mujer, piropos, comentarios sexuales, insinuaciones sexuales. Las conductas de acoso más frecuentes pueden ser abrazos o besos no deseados, tocamientos y pellizcos, acorralamientos. El acoso sexual grave es cuando se produce una fuerte coacción para mantener una relación sexual independiente de que haya contacto físico sexual.

Cómo actúa el acosador

La persona o personas acosadoras ocupan una posición jerárquicamente superior; condicionan con su actitud o comportamiento de forma directa o indirecta el acceso al empleo de la persona acosada, sus condiciones de trabajo, el acceso a la formación profesional o la continuidad del contrato de trabajo. Las personas acosadoras fomentan con su actitud o comportamiento un contexto laboral intimidatorio, hostil, ofensivo y humillante para la persona que lo sufre, siendo o no conscientes de ello. También puede ser realizado por personas de superior o igual categoría que la víctima.

El acoso sexual calificado como grave suele presentar la siguiente secuencia:

  • El acosador elige una víctima. .
  • Se granjea su confianza pasando a ser una especie de amigo.
  • Empieza a comportarse como algo más que un compañero de trabajo o jefe.
  • Los compañeros observan que existe una relación especial entre acosador y acosada que perciben más como una amistad o relación de privilegio.
  • El acosador empieza a hacer explícitas sus demandas, primero como evolución “natural” de la relación, para pasar luego al chantaje, recordando a la víctima el apoyo y los favores recibidos y el agradecimiento que espera en compensación.
  • El acosador amenaza a su víctima con la pérdida de las prerrogativas que la trabajadora haya podido disfrutar “gracias a él”.
  • La víctima sufre la humillación delante de sus compañeras.
  • El acosador pasa al asalto con fuerza física.
PUBLICIDAD