¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Vargas, una luz en medio de las penumbras  

El delantero de la cantera de Central fue figura, lamentó el fracaso y encabezará el recambio. Y Rojas se retiró con aplausos y abrazos.
Sabado, 23 de diciembre de 2017 00:03

Entre tristezas y alegrías, absorbiendo los golpes más duros en esta profesión, como el fútbol, se forma un jugador profesional. La frustración y el saber perder será parte del aprendizaje de Enzo Vargas y Federico Rojas, dos de las jóvenes promesas de Central Norte, quienes demostraron tener lo que se necesita para jugar una final y alcanzar el éxito.
Con su corta edad y trayectoria, Vargas demostró tener personalidad porque pese a la tristeza lo que significa perder el ascenso, no dudó y habló del partido: “La verdad que fue un año muy malo por todo esto que pasó, el ascenso era el objetivo que teníamos pero no se nos dio”, dijo el delantero azabache, desconsolado.
El análisis general quedó al margen para el Demonio Vargas porque “no sirve de nada si no se lograr el objetivo”; luego agregó: “los penales son suerte y hoy (por ayer) no la tuvimos”.
La pena es innegable, pero todo lo malo que pueda pasar, siempre hay algo bueno por destacar. “Cuando terminó el partido por más triste que estábamos nos mirábamos a la cara y sabíamos que dimos todo”, destacó con orgullo Vargas.
El atacante de Central Norte sufrió un duro revés en su carrera, pero seguramente tendrá revancha, él formará encabezará la renovación del plantel para el próximo torneo y es el futuro azabache: “Es lo que más quiero, mi sueño es ascender y hoy no se me cumplió”.
En tanto, Federico Rojas, la otra promesa que tiene el cuervo, cuando se disponía a retirarse del estadio, llorando desconsolado, la gente lo despidió con aplausos, abrazos y palabras de agradecimiento por su entrega.
 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Entre tristezas y alegrías, absorbiendo los golpes más duros en esta profesión, como el fútbol, se forma un jugador profesional. La frustración y el saber perder será parte del aprendizaje de Enzo Vargas y Federico Rojas, dos de las jóvenes promesas de Central Norte, quienes demostraron tener lo que se necesita para jugar una final y alcanzar el éxito.
Con su corta edad y trayectoria, Vargas demostró tener personalidad porque pese a la tristeza lo que significa perder el ascenso, no dudó y habló del partido: “La verdad que fue un año muy malo por todo esto que pasó, el ascenso era el objetivo que teníamos pero no se nos dio”, dijo el delantero azabache, desconsolado.
El análisis general quedó al margen para el Demonio Vargas porque “no sirve de nada si no se lograr el objetivo”; luego agregó: “los penales son suerte y hoy (por ayer) no la tuvimos”.
La pena es innegable, pero todo lo malo que pueda pasar, siempre hay algo bueno por destacar. “Cuando terminó el partido por más triste que estábamos nos mirábamos a la cara y sabíamos que dimos todo”, destacó con orgullo Vargas.
El atacante de Central Norte sufrió un duro revés en su carrera, pero seguramente tendrá revancha, él formará encabezará la renovación del plantel para el próximo torneo y es el futuro azabache: “Es lo que más quiero, mi sueño es ascender y hoy no se me cumplió”.
En tanto, Federico Rojas, la otra promesa que tiene el cuervo, cuando se disponía a retirarse del estadio, llorando desconsolado, la gente lo despidió con aplausos, abrazos y palabras de agradecimiento por su entrega.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD