¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
22 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

La peor pesadilla de Robben y su familia con el COVID-19

La esposa del crack holandés tuvo complicaciones con el coronavirus. 
Domingo, 12 de abril de 2020 02:24

El exfutbolista holandés Arjen Robben comentó que su esposa Bernadien Eillert sufrió “serios problemas respiratorios” luego de dar positivo por coronavirus y que la pasó muy mal durante varios días.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El exfutbolista holandés Arjen Robben comentó que su esposa Bernadien Eillert sufrió “serios problemas respiratorios” luego de dar positivo por coronavirus y que la pasó muy mal durante varios días.

“Lo peor fue la presión que llegó a sentir en el pulmón y los problemas respiratorios que sufrió. No fue para nada una sensación agradable”, señaló Robben, el delantero retirado de 36 años, en un podcast del Bayern Munich de Alemania, el último equipo en el que jugó.

Robben pasó la cuarentena junto a su esposa, y ahora que ya se recuperó relató su experiencia. 

“Nos dimos cuenta de que la cosa no pasa de hoy a mañana, no te llegas a sentir mejor después de uno o dos días. El último test al que se sometió mi esposa dio negativo, por suerte, y poco a poco vuelve a sentirse mejor, pero estuvo fatal”, relató la exestrella de su país.

El delantero, rival de la Selección argentina en las semifinales del Mundial de Brasil 2014, les agradeció a los amigos que los ayudaron en esta difícil etapa. 

“Fue una situación de lo más extraña porque no puedes salir de casa. La gente se encarga de hacerte las compras, te las deja delante de la puerta y cuando pasa un tiempo puedes salir a meterlas. Tenemos un perro con el que tampoco podíamos ir a pasear y también lo sacaban nuestros amigos”, comentó.

En los Países Bajos se registraron hasta el momento 23.097 casos positivos de coronavirus, con 2.511 fallecidos, una cifra bastante considerable.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, estableció un sistema de “confinamiento inteligente”, en el que apela a la responsabilidad y disciplina de los ciudadanos para permanecer el mayor tiempo posible en sus hogares y evitar lugares concurridos para mitigar los graves efectos de la pandemia del coronavirus en aquel país.

PUBLICIDAD