¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
22 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Juicio por la muerte de 43 gendarmes: Para la defensa, el pedido de perpetua es una "ridiculez"

Con la etapa de alegatos, sigue el juicio por la muerte de 43 gendarmes en 2015. La querella pidió la máxima condena. El 5 de abril alegarán la Fiscalía y las defensas. 
Viernes, 29 de marzo de 2024 01:54
El juicio comenzó en 2021, se suspendió y se reanudó nuevamente. Jan Touzeau

En la reanudación del juicio que se sigue contra cuatro comandantes y un suboficial mayor del Destacamento Móvil 5 de la Gendarmería Nacional con asiento en Santiago del Estero, por la muerte de 43 gendarmes tras un incidente vial ocurrido el 14 de diciembre de 2015, los abogados de las familias de cinco gendarmes solicitaron que el comandante principal Juan Carlos Germán, entonces jefe de Logística, sea condenado a prisión perpetua por homicidio calificado por abuso funcional.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En la reanudación del juicio que se sigue contra cuatro comandantes y un suboficial mayor del Destacamento Móvil 5 de la Gendarmería Nacional con asiento en Santiago del Estero, por la muerte de 43 gendarmes tras un incidente vial ocurrido el 14 de diciembre de 2015, los abogados de las familias de cinco gendarmes solicitaron que el comandante principal Juan Carlos Germán, entonces jefe de Logística, sea condenado a prisión perpetua por homicidio calificado por abuso funcional.

La querella, integrada por Rubén Fernández y Nicolás Vedia, pidió la pena máxima para el comandante encargado de la logística en el Destacamento Móvil 5 de la Gendarmería, por considerar que tuvo responsabilidad en el mal estado del neumático que explotó. El hecho ocurrió cuando el colectivo que llevaba las víctimas se desbarrancó y cayó de unos 20 metros al pasar por un puente en Rosario de la Frontera.

El abogado defensor Pablo del Pino dijo que le "parece una ridiculez el pedido de prisión perpetua en base a un homicidio simple con dolo eventual". Para el letrado se trata de un "accidente multicausal en el cual uno de los imputados que defendía, que murió, tenía un hijo que había fallecido en ese accidente".

"Es un pedido para la tribuna, para que la gente que lo contrató establezca que mi defendido quiso matar a su hijo". Para que exista un dolo tiene que haber una intención, una voluntad en ejercicio de libertad de que quiso matar a su hijo y a otras 42 personas más. Lo que es ridículo", dijo Del Pino.

El 5 de abril serán los alegatos de la Fiscalía, a cargo de Carlos Martín Amad, del Área de Transición de la Unidad Fiscal Salta que representa al Ministerio Público Fiscal. "Si todo sigue su camino procesal normal pensamos que a fines de abril o principios de mayo podemos tener la sentencia. Yo no puedo opinar nada, así que tendremos que esperar todos a los alegatos del 5 de abril", dijo Amad.

Los acusados son juzgados por el delito de estrago culposo. Se trata del suboficial mayor Ricardo Ernesto Villasanti, encargado de la División Motorizada; el comandante Juan Carlos Germán, responsable de Logística; el comandante principal Juan Carlos Bordón, jefe de Personal; el comandante mayor Elio Rafael Méndez, jefe del Destacamento, y el comandante principal Ramón Antonio Maidana, segundo en el mando.

Requisitoria fiscal

La requisitoria fiscal de elevación a juicio precisó que el hecho sucedió el 14 de diciembre de 2015 en la ruta 34, a la altura del kilómetro 956, sobre el puente del arroyo Balboa, en Rosario de la Frontera, a unos 180 kilómetros al sur de la capital salteña.

De acuerdo con la pieza acusatoria, el colectivo siniestrado, un Mercedes Benz, era conducido por el sargento primero Orlando Díaz, mientras el cabo primero Oscar Manrique iba en calidad de acompañante. Los dos suboficiales transportaban a 50 gendarmes, todos del Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero.

   El colectivo cayó de unos 20 m y quedó ruedas arriba.

El colectivo era parte de un convoy de tres unidades que se dirigían a Jujuy, donde debían cumplir tareas de apoyo por un conflicto social, según lo dispuesto por la entonces ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

Según se describió, alrededor de las 2 de la madrugada, cuando el micro ingresó al puente, el neumático delantero del lado derecho se reventó, el chofer perdió el control, impactó contra la rampa y se precipitó al fondo del arroyo Balboa. Como consecuencia, 43 gendarmes perdieron la vida, lo que -según se indicó- marcó la peor tragedia de esa fuerza en cumplimiento del deber.

Irregularidades en el mantenimiento

La fiscalía determinó que hubo graves irregularidades en torno al mantenimiento del colectivo, que habían sido informadas a los superiores y áreas correspondientes. Incluso el día previo al traslado del convoy dos gendarmes se negaron a conducir el micro siniestrado debido a las fallas que presentaba.

Víctimas fatales: Emilio M. Torrez, Cosme A. Yáñez, Víctor D. Ruiz Díaz, Sergio R. Gallardo, Mauro A. Agonil, Jorge R. Sena, Alejandro J. Frías, Edgardo R. Pereyra, Adolfo A. López, Sergio A. Baricheval, Fabián I. Martínez, Oscar A. Aguilar, Mario A. Barcos, Javier E. Centeno, Mariano A. Rodríguez, Ernesto R. Brugger, Claudio P. Gómez, Franco M. Alderete, Ignacio N. Giménez, Diego A. Núñez, Enzo Iván Costilla, Daniel Alejandro Llanos, César Antonio Garay, Víctor Hugo Cuesta, Luis Gabriel Vera, Félix Levi Ahumada, Hernán Manuel Zarate, Ricardo Emilio Villasanti, Rodolfo Sánchez Fernández, Matías Javier Gómez, Selva Rosario Florentín, Silvia Beatriz Hidalgo, Marcos Esteban Suárez, Elisandro Stanechuk, Fernando Javier Ferreyra, Eugenio Ricardo Pineda, Juan Carlos Guerrero, Rodrigo Emanuel Costa, Guillermo Federico Guitian, Avelino Orlando Díaz, Roberto Oscar Delgado, Oscar Daniel Manrique y José Luis Jaldín Villarroel.

Sobrevivientes: En tanto, Mario Rafael Cáceres, Franco Eduardo Delgado, Hugo Hernán Sanabria, Emanuel Corbalán, Juan Jorge Alberto Fernández, Sergio Lizondo y Alfredo Fabián Rojas fueron rescatados y lograron sobrevivir.

Materia procesal

La Justicia provincial se declaró incompetente y el caso pasó a la órbita del Juzgado Federal 1, a cargo del juez Julio Bavio, con intervención del fiscal Toranzos, quien condujo las investigaciones. A fines de 2016 el juez dictó el procesamiento de los cinco acusados y convalidó el requerimiento de juicio de cada uno, a lo que siguieron una serie de planteos, tanto de la defensa como de las distintas querellas. La elevación a juicio fue confirmada por la Cámara Federal de Apelaciones de Salta el 21 de septiembre de 2017.

El Tribunal está compuesto por Domingo Batule, y las vocales Marta Liliana Snopek, del Tribunal Oral Federal 1 de Salta, y Alejandra Cataldi, del TOF de Jujuy.

PUBLICIDAD