¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
21 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Artidorio Cresseri y "La López Pereyra"

Lunes, 11 de marzo de 2024 02:05

Hay hombres que pasan por la vida y dejan claras señales. Es el caso de Artidorio Cresseri, nacido en Salta, el 5 de marzo de 1862, proveniente de una familia italiana de poetas y artistas. Músico y compositor argentino que compuso 'La López Pereyra', estrenada en 1910, hace más de un siglo. Recibió sus primeras lecciones musicales de su madre y a los 16 años ya tocaba el piano. Tuvo un destino viajero. Residió en Tarija y Sucre, Bolivia, donde logró reconocimiento en su tiempo. A los 18 años compuso su obra musical 'Bailecito de Bolivia' de 1880, que lo hizo famoso y popular en Sucre. Se dedicó a la composición, a la interpretación y a la docencia. Fue maestro de enseñanza primaria y ejerció como director de la Escuela Elemental N° 1. A su retiro siguió la enseñanza musical, a la afinación de pianos y a la investigación del folclore de la región. Su famosa zamba 'López Pereyra', en homenaje al juez Carlos López Pereira. Murió el 18 de octubre de 1950, en la indigencia, en un asilo de ancianos de calle Lerma y Mendoza, en la ciudad de Salta, a los 88 años, donde hoy está la iglesia León XIII.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Hay hombres que pasan por la vida y dejan claras señales. Es el caso de Artidorio Cresseri, nacido en Salta, el 5 de marzo de 1862, proveniente de una familia italiana de poetas y artistas. Músico y compositor argentino que compuso 'La López Pereyra', estrenada en 1910, hace más de un siglo. Recibió sus primeras lecciones musicales de su madre y a los 16 años ya tocaba el piano. Tuvo un destino viajero. Residió en Tarija y Sucre, Bolivia, donde logró reconocimiento en su tiempo. A los 18 años compuso su obra musical 'Bailecito de Bolivia' de 1880, que lo hizo famoso y popular en Sucre. Se dedicó a la composición, a la interpretación y a la docencia. Fue maestro de enseñanza primaria y ejerció como director de la Escuela Elemental N° 1. A su retiro siguió la enseñanza musical, a la afinación de pianos y a la investigación del folclore de la región. Su famosa zamba 'López Pereyra', en homenaje al juez Carlos López Pereira. Murió el 18 de octubre de 1950, en la indigencia, en un asilo de ancianos de calle Lerma y Mendoza, en la ciudad de Salta, a los 88 años, donde hoy está la iglesia León XIII.

En el año 1916, el músico santiagueño Andrés Chazarreta publicó su segundo álbum de canciones, donde incluyó a 'La López Pereyra', con el nombre original de 'La chayateña' y luego lo registró a su nombre. Esto provocó un repudio entre los músicos y poetas de Salta, que conocían de su obra. Entre esos prestigiosos artistas estaban César Fermín Perdiguero, Gustavo 'Cuchi' Leguizamón, Manuel J. Castilla, Néstor Saavedra, Eduardo Falú, Jaime Dávalos, Arturo Dávalos, entre otros, que lo llevaron a juicio, logrando que la Justicia fallara a su favor en 1968, 18 años después de su muerte. Como todos los temas legales, luego de recursos y otros trámites, recién en 1978 se confirmó el fallo definitivo a su favor.

La López Pereyra, zamba que goza de alta popularidad, fue interpretada por los conjuntos folclóricos salteños Los Chalchaleros y Los Fronterizos incluida en su repertorio, logrando convertirla en un éxito importante en el pueblo de nuestra provincia, que la consagró como "el himno popular de Salta". Además, miles de voces de nuestro cancionero la entonaban, entre otros Los Cantores del Alba, Las Voces del Huayra, El Chango Nieto, Los de Salta, Zamba Quipildor, Los Nocheros y muchos otros porque reconocían que era parte del fervor popular. Un tema con más de un siglo de vigencia, interpretado con unción y respeto por todos los artistas, le otorgan un aire de sacralización, ya que pasó por la memoria de muchas generaciones. Es parte del patrimonio cultural. Su figura y su nombre popular, gracias a su zamba y las voces que la interpretaron se quedaron para siempre en el corazón de su pueblo. Un colosal milagro en el tiempo lo constituyen en un trofeo histórico que cruzó el patio del entusiasmo y el fervor.

Un tema emblemático del cancionero folclórico argentino, que conforman las grandes páginas musicales de la patria. Que sirva esta semblanza como un homenaje al músico Artidorio Cresseri, por haber aportado su bello trabajo musical a nuestro cancionero. En Salta no puede faltar esta zamba en ningún festival, porque siempre es parte de la fiesta. Qué importante que todos los salteños valoremos este legado, que como bandera de amor pregona los sentires de su tierra.

 

PUBLICIDAD