¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
21 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Rosario de Lerma: Tras el brutal ataque, Octavio está en coma y no hay detenidos

Todo apunta a que lo atacaron por denunciar el acoso a su hijo de 12 años.
Viernes, 01 de marzo de 2024 01:55

Un vecino lucha entre la vida y la muerte tras ser brutalmente atacado por una patota que tomó venganza con la víctima por haber defendido a su hijo de 12 años. El ataque ocurrió el domingo pasado en inmediaciones del Barrio El Huasco en la zona del extremo oeste de Rosario de Lerma.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Un vecino lucha entre la vida y la muerte tras ser brutalmente atacado por una patota que tomó venganza con la víctima por haber defendido a su hijo de 12 años. El ataque ocurrió el domingo pasado en inmediaciones del Barrio El Huasco en la zona del extremo oeste de Rosario de Lerma.

Octavio Tapia, de 31 años, peón rural, recibió primero una pedrada, luego al caer de su motocicleta le propinaron múltiples puntapiés en la cabeza y en otras partes de su cuerpo.

La conmoción por la golpiza es tal en la comunidad, que familiares, amigos y vecinos salieron a las calles a expresar su malestar y a través de una marcha pacífica pidieron por la pronta detención de los implicados que fueron identificados por numerosos testigos y aún no están detenidos.

Octavio fue operado por las fracturas en su cabeza en el Hospital San Bernardo, donde está internado y desde el martes está en coma. Ana, su mujer denunció lo sucedido, al igual que las hermanas de Tapia, sin embargo, los agresores siguen en libertad porque la carátula es por "lesiones leves", de acuerdo a un informe médico emanado el mismo día del ataque.

Octavio Tapia es padre de cuatro chicos. El mayor tiene 12 años, otro de seis, cuatro y un bebé de dos meses. Su mujer Ana pasa estos días con el pequeño amamantándolo en los pasillos del San Bernardo, esperando con esperanza la evolución de la salud de su marido que está en coma después de haber sido golpeado por una patota.  

Increíblemente por este término judicial, los agresores no fueron puestos tras las rejas: "Parece que la Justicia espera que mi marido se muera para recién detener a estos delincuentes", expresó con impotencia su esposa, al tiempo que denunció que Octavio fue mal diagnosticado en el hospital de Rosario de Lerma.

"Por pedido nuestro que lo veíamos muy mal fue derivado al San Bernardo y allí nos enteramos que tenía un coágulo en la cabeza producto de las patadas que le dieron en el piso", relató Ana, su compañera de la vida y madre de sus cuatro hijos. El tiempo es crucial en algunas circunstancias de la vida y un mal diagnóstico puede significar que la condición del paciente empeore.

Los motivos

En dialogó con El Tribuno la mujer explicó sobre los posibles motivos del feroz ataque. "El mayor de mis nenes tiene 12 años y era acosado por una barra de jóvenes y grandes. Los mismos integrantes atacaron a su padre. Sospecho por la denuncia que Octavio les hizo a ellos por molestar a mi hijito. O sea, que hay antecedentes de estos patoteros contra mi familia", manifestó Ana, totalmente quebrada por la situación que le toca atravesar.

  Octavio Tapia, de 31 años

Octavio regresaba a su casa en su motocicleta con un amigo cuando fue atacado en la calle Lima en el ingreso al barrio Islas Malvinas, sobre el límite con el Barrio El Huasco en las vías del tren. Vecinos aseguran que los agresores lo atacaron apenas cayó de la motocicleta y que a pesar de los gritos de otros vecinos para que lo dejen de golpear, la violencia contra Tapia seguía con puntapiés en la cabeza de por los menos cinco individuos, acompañados de dos jóvenes mujeres.

Marcha en reclamo de la detención de los agresores

Ana junto con sus cuñadas encabezaron en el pueblo una marcha el miércoles por la noche para pedir por la detención de los autores del brutal ataque a su marido. Sucede que a pesar de estar identificados "siguen haciendo de las suyas" en los barrios que frecuentan en Rosario de Lerma, según denunciaron. Incluso representan un verdadero peligroso para el resto de los vecinos rosarinos, advirtieron.

"Las sospechas del ataque apuntan a un desquite con mi hermano. Somos gente de campo que trabaja y nada más. Molestaba a mi sobrino y su papá salió a defenderlo y a denunciar a la patota. No hay otro motivo, mi hermano volvía a las nueve de la noche a su casa con un amigo porque al otro día tenían que trabajar en la finca", manifestó Romina.

Octavio fue operado de urgencia por las lesiones en su cabeza. En el hospital de Rosario de Lerma le dijeron a su esposa que tenía lastimada la boca por la caída de la moto, pero no por hemorragias internas. Luego en el San Bernardo le diagnosticaron fracturas en la cabeza y un corte de diez centímetros en el cuero cabelludo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD