El lenguaje de los instrumentos habló de sentimientos y de pasiones en la primera parte del concierto que el jueves interpretó la Orquesta Sinfónica en el quinto aniversario del Teatro Provincial. Nada más apropiado para celebrar otro cumpleaños de este ámbito que, justamente, acuna los sentimientos y las pasiones que es capaz de generar el arte.

El maestro Jorge Lhez dirigió al notable grupo de músicos con un programa dominado por los vientos. Y, como corolario, el reconocido oboísta alemán Diethelm Jonas, de reconocida y vasta trayectoria como solista y músico de orquesta.

La del jueves fue una gala completa: por el motivo convocante, por la jerarquía de la música y por el entusiasmo del público. El Teatro cumplía años y había que celebrarlo con toda la inspiración.

Giuseppe Verdi, Gioacchino Rossini, Richard Strauss, Antonín Dvorak puestos en las capacidades de los músicos de la sinfónica y la batuta de Lhez, fueron un regocijo para los sentidos, un mimo para el espíritu.

La segunda parte fue responsabilidad del maestro Diethelm Jonas en la dirección de los vientistas. Un privilegio que se extendió en la media hora final y que mereció la despedida de pie de todo el recinto, como en las grandes veladas. El Teatro Provincial vivió su gala. Compartió una noche con la excelencia de la música y con miles de salteños que sintieron en la misma frecuencia.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...