Definitivamente, ya no es copado lo que hace Boca. Hasta la mística lo abandonó. El xeneize sumó una nueva decepción anoche en Catamarca y Arsenal se erigió como el primer supercampeón argentino.

Boca sumó una nueva frustración en la era Falcioni y con la misma arma que muchas veces lo hizo festejar: los penales. Desde los doce pasos cayó frente a Arsenal, un justo y más que merecido ganador del trofeo.

Es que el xeneize volvió a ser una sombra en los noventa minutos, en los que igualó sin goles ante el conjunto que dirige Gustavo Alfaro. Y en la definición desde los doce pasos falló mucho más: Caruzzo, Paredes y Colazo se toparon con las manos de un iluminado arquero como Campestrini. En la cuenta final, el equipo que dirige Gustavo Alfaro se impuso por 4 a 3 (también erró dos disparos) e hizo delirar a un puñado de hinchas en el estadio Bicentenario, mientras que la multitud que alentó a Boca se fue con la amargura de la derrota, aunque aplaudió a sus jugadores.

Arsenal, que llegó a esta instancia por ganar el último torneo Clausura, volvió a amargar a Boca, como sucedió en la definición de ese torneo, y le impidió sumar otro trofeo a sus vitrinas.

Pero más allá de los tiros afortunados, cabe destacar que el conjunto de Sarandí fue más peligroso y tuvo sus mejores chances a través del colombiano Carlos Carbonero, quien estrelló un remate en el travesaño y un cabezazo en el poste en la primera etapa. Claro, Boca volvió a tener un nivel pobrísimo, tuvo problemas en todas sus líneas y así el dominador pasó a ser claramente Arsenal.

El xeneize solo pudo acercarse hasta el arco de Campestrini cuando Leandro Paredes encontró algún espacio y trató de complicar con sus remates desde fuera del área, y un par de intentos de Lautaro Acosta. Y por sus problemas defensivos -Franco Sosa pareció sentir la larga ausencia y Emiliano Albín no se sintió cómodo jugando por izquierda y ambos fueron reemplazados-, le costó tener la pelota y llevar peligro al arco rival.

Boca suma de este modo una nueva decepción en la era Falcioni que cada vez parece llegar más a su final.

Un poquito más grande
 
El arquero Cristian Campestrini, héroe de Arsenal ante Boca luego de atajar tres penales, se alegró por la consagración. “Sumamos otra estrella ante un equipo acostumbrado a jugar finales”, valoró el arquero de Arsenal, que en sus 55 años historia contabiliza cuatro títulos: la Copa Sudamericana 2007, la Copa Suruga Bank 2008, el torneo Clausura 2012 y la Supercopa Argentina. 
“Me pone muy feliz haber ganado de la manera que lo hicimos, especialmente porque no venimos bien en el torneo Inicial”, recalcó Campestrini, que llegaba de sufrir cinco goles el sábado pasado en la derrota con Vélez (5 a 1) en Sarandí. 
En el mismo sentido, el delantero Emilio Zelaya subrayó: “Nos sacamos el gustito amargo del torneo. Es muy importante para el club haber ganado esta copa. Ellos llenaron la cancha pero nosotros fuimos superiores y merecimos ganar”.
 
Con el Real Madrid
 
El posible enfrentamiento entre Arsenal, flamante campeón de la Supercopa Argentina, y Real Madrid, ganador de la Supercopa de España, depende de las fechas disponibles de los clubes, informó Santa Mónica, organizadora de las competencias. “Nosotros organizamos la Supercopa de España y la Copa Argentina y nos gustaría estrechar vínculos con clubes de ambos países”, dijo Fernando Picolella, director general de la Copa. El proyecto ya fue elevado a la AFA y depende de encontrar fechas afines. 
 
 
 
 

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...