Para la jueza a cargo del caso de Coronel Suárez, Sonia Molina no estuvo privada ilegítimamente de su libertad y los detenidos no intentaron matarla.
Así lo entendió Susana Calcinelli, la magistrada interina del Juzgado de Garantías 1 de Bahía Blanca que dictó la prisión preventiva para la periodista Estefanía Heit y su marido Jesús Olivera.
De todas formas, la letrada sí comprendió que la mujer estuvo sometida a los delitos de “reducción a la servidumbre en concurso ideal con lesiones graves en concurso real con abuso sexual con acceso carnal y estafas reiteradas”. Además detalló que Molina era manejada con “técnicas de manipulación” y de “lavado de cerebro”.

El fallo especificó que está acreditado que la mujer fue obligada a “tolerar el sometimiento a situaciones de maltrato físico y psicológico, con agresiones físicas contra todo su cuerpo y quemaduras -lesiones estas de carácter leve-”.
Vale aclarar que la reducción a la servidumbre puede darse tanto con privación física de la libertad como sin ella ya que la esencia del delito radica en el sometimiento de la victima a la voluntad del sujeto activo, se aclaró en el escrito.

Para la jueza, este caso que conmovió a Coronel Suárez se trata “de acciones de oportunistas que han utilizado esos sentimientos religiosos o espirituales para explotar, estafar y utilizar a Molina”.
Sobre el abuso sexual que sufrió Sonia logró acreditarse el “acceso carnal con penetración vía vaginal”.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...