En Argentina se usan por año unas 13 mil toneladas de envases de agroquímicos.

La incorporación de tecnología basada en agroquímicos para controlar las plagas y maximizar los rindes en el campo, no solo incrementó los niveles de producción sino también trajo aparejada una creciente preocupación respecto del destino final de los envases, ya que se usan por año unas 13 mil toneladas de estos recipientes en todo el país.

Al igual que en otras regiones, los agricultores salteños si bien conocen en gran medida lo que deben hacer con los recipientes vacíos, no existen lugares habilitados para depositarlos. De tener una actitud responsable, el hombre de campo debe seguir un protocolo que incluye, entre otras cosas, el triple lavado y agujereado de los envases y su almacenamiento en ambientes aislados de la finca. Pero en la práctica muchos los desechan, los entierran o los queman, lo que genera un alto impacto ambiental.

Hay que tener en cuenta que este tipo de compuestos tienen una alta incidencia en la contaminación del suelo y el agua (tanto superficiales como subterráneas), lo que pone en riesgo la salud de la población.

La normativa en Salta

Si bien desde 2007 está vigente una disposición del Ejecutivo provincial que establece la apertura de ocho centros de acopio, esto nunca se concretó. Actualmente en la Cámara de Diputados se trata un proyecto de Ley de Agroquímicos. Uno de los puntos importantes de la iniciativa hace referencia a la disposición final de los envases, la apertura de centros de acopio y el funcionamiento de operadores de reciclaje.

En este punto vale la pena resaltar que las provincias que lograron llevar adelante con éxito este tipo de iniciativas, como en el caso de Mendoza, lo hicieron a través de una interesante sinergia público privada. En Salta se intenta continuar los pasos de ese modelo, por lo que el Estado provincial y las entidades agrarias como Prograno, Coprotab y la Cámara de Tabaco buscan “tomar el toro por las astas” y apuntan a que comiencen a funcionar en el corto plazo centros de acopio en los cuatro puntos cardinales.

Al respecto, Graciela Ayala, subsecretaria de Gestión Ambiental, adelantó que la formación de estos centros será financiada por la Nación. “El primer paso será poner en marcha un programa de limpieza de los campos, para retirar los envases de la gente que los acopia. Luego se los incinerará. Esta tarea se realizará sin ningún costo para el productor”, adelantó la funcionaria.

Anticipó, además, que para diciembre de este año quedará armado el circuito con la ubicación de los centros de acopio. En este sentido, dijo que ya está confirmada la apertura de un centro en Las Lajitas, mientras que el resto estará distribuido en la zona norte, y en los Valles de Lerma y Calchaquíes.

  • Salta intentará seguir el modelo de Mendoza, a través del cual el Estado y las entidades privadas trabajan en la deposición final de los envases de agroquímicos.


 

Casafe ofreció donar dos centros de acopio

La Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), en el marco de su programa de responsabilidad social Agrolimpio, ofreció donar a Salta dos centros de acopio.

Esta entidad, integrada por empresas líderes en la producción de agroquímicos, aplicó con éxito la iniciativa en Mendoza, Córdoba y Río Negro. Juan Cruz Jaime, director Ejecutivo de Casafe, explicó a El Tribuno que “en esas provincias logramos recuperar la trazabilidad de los envases cumpliendo con la normas internacionales. Es decir, que Casafe actúa como facilitador entre el productor y las operadoras de reciclaje aportando los centros de acopio transitorios y la logística”.

Agregó que “de esta manera se reducen prácticamente a cero los costos para el Estado. Nuestro principal objetivo es resolver el problema que enfrentan los productores de no saber qué hacer con los envases y por supuesto, evitar el impacto sobre el medio ambiente”.

Sin embargo, la propuesta de Casafe para poder concretarse requiere de un marco legal que permita desclasificar a los envases con triple lavado de la lista de recipientes peligrosos.

Jaime señaló que “el proceso de desclasificación hace referencia a que el triple lavado de los envases los descontamina en un 99,9%, por lo que dejan de ser peligrosos. El agua utilizada se coloca nuevamente en las pulverizadoras, es decir se reutiliza en fumigaciones. Este sistema cuenta con la aprobación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es lo que se aplica a nivel mundial, de lo contrario deberían construirse enormes plantas de lavado y tratamiento de efluentes, con inversiones millonarias para algo que ya es obsoleto”.

Una decisión política

En este punto vale la pena tener en cuenta que Salta no cuenta con una legislación que reconozca la descontaminación de los envases con triple lavado. Esta laguna podría suplirse, de existir la decisión política, con una resolución ministerial o con la incorporación de este punto en el proyecto de ley sobre el uso de agroquímicos.

  • Con la adhesión al programa Agrolimpio, Córdoba logró reciclar el 81% de los envases.
  • Salta no cuenta con una estadística sobre la cantidad de recipientes que se utilizan por año.

  

"Hay que incorporar las buenas prácticas agrícolas "

Lisandro de los Ríos, gerente de Prograno, contó a El Tribuno que Salta aún carece de una ley que reglamente la disposición final de los envases de agroquímicos. Es por eso que en la práctica, los agricultores realizan el triple lavado de los envases, tal como se recomienda, y luego no saben qué hacer con los recipientes.

De los Ríos señaló que “para solucionar este vacío trabajamos con la Secretaría de Ambiente a fin de crear centros de disposición final de estos materiales”.

El titular de la entidad, que nuclea a gran parte de los agricultores de Salta, agregó que “somos las más interesadas en resolver este problema de los agricultores, por eso ofrecimos hacernos cargo de los centros de acopio. En conjunto podemos cubrir todas las áreas”.

Resaltó, además, que en la cadena “ocuparíamos un rol fundamental en lo que hace a la recepción y verificación de los envases, para luego entregar el material a las operadoras de reciclaje. En Mendoza, por ejemplo, se fabrican tubos de desagüe, para cableados subterráneos y trabillas para alambrados, etc”.

Prograno participa de las reuniones sobre el proyecto de Ley de Agroquímicos. En este sentido, el dirigente agrario dijo que “pretendemos que no sea una norma sólo restrictiva, sino que se base fundamentalmente en incorporación de las buenas prácticas agrícolas. Sería óptimo contar con centros de acopio para el año que viene”.

Trabajo articulado

Respecto del proyecto de Ley de Agroquímicos el diputado Mario Angel, autor de la iniciativa, explicó que ya tiene dictamen favorable de la Comisión de Medio Ambiente. “Se realizaron consultas a todas las instituciones intermedias, porque la idea es que la normativa cuente con el aval de las partes involucradas”, explicó el legislador.

Para continuar su curso, el proyecto ahora requiere que dictaminen las comisiones de Legislación General y Producción, por lo que podría pasar a tratarse en sesión en dos o tres semanas.

“En el marco del diseño del proyecto, uno de los puntos que más se analizó fue el de la disposición final de los envases de agroquímicos. Se realizaron muchísimas modificaciones y agregados con la participación de las instituciones del sector productivo de la provincia”, dijo Angel.

Para finalizar, el diputado norteño adelantó que están todas las condiciones dadas para que el proyecto sea aprobado en las últimas sesiones de este año, para luego ser girado al Senado.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...