La desaparición de Marcela Mamaní (25) continúa siendo un enigma. El juez de Instrucción Formal 1, Martín Pérez, habló con El Tribuno y dijo: “Se le tomó declaración a dos familiares de la joven, quienes dijeron que la vieron el 16 de febrero en el boliche bailable Pecas y que planearon verse más tarde en la casa de Aramayo, pero cuando fueron ella no estaba y su novio les dijo que no había pasado por la casa”.

Por otro lado, la madre de Marcela, Carmen Fernández, en diálogo con este matutino comentó: “Los vecinos de Aramayo me dijeron que sí vieron a mi hija el 16 en su la casa”.

Hoy declarará ante el magistrado Mario Zurita, un exnovio de la joven, quien al parecer le daba dinero y la ayudaba con la manutención de su hijo de cinco años.

Las sospechas continúan sobre Aramayo, el único detenido, ya que se estableció que enviaba mensajes haciéndose pasar por Marcela en varias ocasiones, y que era también quien llamaba a la casa de la joven para insultar a sus familiares.

Con los avances de la investigación se logró establecer que Marcela Mamaní, desaparecida hace más de 20 días, frecuentaba los boliches S'kombros y Pecas, le gustaba la noche y que en ocasiones volvía a su casa después de tres días, sin dar explicación alguna.

El juez tiene sospechas respecto a la relación que tenía la mujer con su familia, esencialmente su madre, Carmen. Al parecer, antes de su desaparición ellas habrían discutido fuertemente. Carmen fue citada para hablar sobre el tema.

Una extraña desaparición

La joven desapareció sin dejar rastro alguno el pasado 16 de febrero. Vecinos de su pareja, Javier Aramayo, aseguraron haberla visto ese día en la casa de éste, ubicada en el barrio Pablo Saravia.

Efectivos de la Brigada de Investigaciones realizaron un allanamiento en el domicilio de Aramayo y encontraron una imagen de San La Muerte de grandes dimensiones; al pie había una bolsa con cabellos y ropa interior de Marcela. También realizaron excavaciones como medida preventiva.

Los familiares de la chica aseguran que Aramayo la golpeaba constantemente y que ella vivía con moretones, pero, a pesar de los incansables reclamos de su familia para que lo abandonara, Marcela no dejaba de frecuentarlo, incluso le hacía regalos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...