El secretario General de DASa (Docentes Agremiados de Sal­ta), Ramiro Maldonado Claure está enviando correos electró­nicos a docentes y alumnos fo­mentando la oración en las es­cuelas.
Especialmente apela la autono­mía que todos los docentes tie­nen cuando las puertas de las aulas se cierran.
Tilda de “absurda” la decisión de la Justicia y argumenta que la oración es el mejor recurso pedagógico para la transmi­sión de conocmientos.
A continuación reproducimos la carta enviada a docentes y alumnos.


“Queridos alumnos y alumnas de nuestra Salta la Linda, sien­to la profunda necesidad de llegar a Uds. , se que el mensa­je de sus acciones cotidianas como voces profundas, natu­ralmente brotan de sus corazones, permaneciendo en el en­cierro que establecen las pare­des de la Escuela, sin trascendencia sino hay alguien que advierta decisiones y ac­ciones , como esto de seguir rezando pese a la proscripción de las prácticas católicas. Esta sabia voluntad de Ustedes de seguir rezando supera sin lugar a dudas semejante a la decisión absurda.
La inmensidad de nuestras vi­vencias humanas son suficientes razones para rezar; recemos más, que sea en la casa, en la calle, en el club, en el templo de nuestra religión. En la Escuela sigamos rezando, comuniquemonos con el Dios que creemos, que la Oración es el mejor, maravilloso y perfecto recurso pedagógico para aprender las enseñanzas de amor. Recemos enlazados en la mano del Maestro; su ciencia y su tecnología es el conoci­miento que nos urge asimilar; recemos invocando la Palabra justa a nuestra necesidad; recemos buscando fuerzas y bendiciones; recemos en silencio con los ojos al cielo y el corazón altivo; recemos por nuestro país y en quienes con­
fiamos para conducirlo; rece­mos por nuestros mayores , los más pequeños, los pobres, ..los vulnerables; recemos para ser mejores hoy que ayer, rece­mos para que nuestros educa­dores transfieran su saber a semejanza del Maestro; recemos por aquél que en nombre de la justicia, la igualdad y la inclusión prohibió las prácticas ca­
tólicas, entre ellas orar; rece­mos para que esto no vuelva a ocurrir con ninguna otra religión .
Recemos sin prevendas ni im­posiciones; recemos todos, desde todas las religiones al Dios de nuestro corazón; rece­
mos para alejar de nuestras mentes y corazones el mal que circunda en los más débiles: el suicidio, la droga y a sus prove­edores, la violencia y sus promotores en todas sus expresiones , el sexo irresponsable y anticipado, el consumo de alcohol, la prostitución. Recemos para revertir la crisis de valores que nos invade.
Sigamos rezando así como lo hacemos día a día, mañana tras mañana en cada turno, al lado del compañero - compa­
ñera, en el patio, en el curso o el grado; que en cada plegaria encontramos, sentimos la pre­sencia del Dios que amamos. Recemos, porque la Oración es el valor agregado para fortalecer el espíritu”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...