Con mucha autoridad y demostrando toda su experiencia en esta clase de partidos, ante un pálido rival, Boca Juniors quedó con el camino allanado para definir la llave a su favor, el próximo jueves en Santiago de Chile.
El xeneize desplegó su mejor versión durante los 20 minutos iniciales del primer tiempo: hubo presión efectiva sobre la salida del rival (buena tarea de Somoza y Erviti), Riquelme se hizo eje y el equipo de Falcioni llegó tres veces seguidas con peligro.
Hasta que en la cuarta rompió el cero: Mouche robó, desbordó por la derecha y envió el centro rasante, y Silva, ante cierta pasividad de los defensores, dominó, dio una media vuelta y sacó el zurdazo bajo para batir a Jhonny Herrera.
Con el 1-0, Boca bajó la intensidad, como si la presión inicial solamente fuera motivada por la necesidad de sacar ventaja.
Ahí creció el visitante. La Universidad de Chile, que hasta allí había apostado al ataque por el lado de Sánchez Miño (especulando con que el ambiente desbordara al más inexperto de los locales), se adueñó un poco más de la pelota, favorecido por Boca. El nuevo escenario, sin embargo, no le alcanzó a los chilenos para acercarse con frecuencia al arco de Orión.
Silva, Riquelme y Mouche, en ese orden, tuvieron el segundo gol a mano en los primeros cinco minutos del complemento, la evidencia de que Boca salió, como antes, a arrollar al adversario. Y esta vez el gol llegó antes: a los 9m., cuando una muy buena combinación entre el Pelado Silva y Riquelme (precisión y velocidad) terminó con un remate de Erviti que despejó Herrera, y Sánchez Miño tomó el rebote y le dio forma a su venganza personal: 2-0.
Boca volvió entonces a bajar la intensidad y el recorte en la ambición del conjunto chileno le aportó tranquilidad. Ahí se acabó el partido: apenas insinuaciones de uno y otro.
La U terminó conformándose con el resultado, con la esperanza de remontar en su terreno. Pero más conforme quedó Boca, que suele sentirse cómodo cuando va de visitante. Y está dos goles arriba. 

“Un partido inteligente”

 Fue uno de los puntos altos del equipo de Julio Falcioni. A su sacrificio habitual le sumó inteligencia en la distribución del juego. Walter Erviti, luego del triunfo ante los chilenos elogió el funcionamiento colectivo de Boca. “Hicimos un partido muy inteligente. Sacamos una linda diferencia. Estamos muy tranquilos para la revancha”, sintetizó el volante marplatense. El ex San Lorenzo y Banfield destacó que en este tipo de compromisos “siempre es importante ganar, no importa la diferencia”. “Ganamos bien. En estas instancias, en semifinales, los equipos son muy parejos. Hicimos lo que teníamos que hacer”, reflexionó.
Erviti se mostró dispuesto a participar del equipo titular en el compromiso del domingo ante Arsenal, en el que Boca buscará dar un paso importante para la obtención del título del Clausura. “Si el técnico lo decide, yo no tengo problemas en jugar”, aseguró.

“La ventaja no es definitiva”

Muy satisfecho se retiró de La Bombonera el técnico de Boca Juniors, Julio Falcioni, aunque resaltó que la ventaja obtenida ‘‘no es definitiva’’. ‘‘Marcamos una buena diferencia, pero quedan todavía 90 minutos en Chile’’, destacó el DT con cautela. ‘‘Fue un partido muy bueno del equipo. Bloqueamos bien en la mitad de la cancha, estuvimos ordenados’’, analizó. Falcioni remarcó que el equipo pudo haber convertido ‘‘algún gol más’’, pero, igualmente, elogió el funcionamiento colectivo y la “diferencia alcanzada’’. ‘‘No se trata del triunfo de uno, sino de todos. Todos los partidos son desgastantes. Tenemos que estar siempre atentos y concentrados. Estamos muy cerca de conseguir todo’’, reflejó el entrenador que para el partido ante Arsenal todavía no tiene definido el equipo. “Tenemos que tratar de hacer un muy buen partido”, cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...