Las empresas de medicina paga iniciaron las negociaciones con la Superitendencia de Servicios de Salud (SSS) para lograr un nuevo incremento en el valor de los planes de salud. Buscan, como ya es habitual, trasladar a las cuotas la mejora salarial que consiguieron los empleados del sector durante las paritarias, que cerraron este año con una suba del 26 por ciento entre julio y diciembre.

Entre julio y septiembre, las compañías del rubro encarecieron sus planes un 9,5 por ciento, en promedio, debido a que desde julio comenzó a correr la primera cuota del aumento salarial para los trabajadores, que fue del 15 por ciento.

La intención ahora es que el segundo tramo de las subas de sueldos, que será del 11% y está pautado para diciembre, también sea volcado a los precios de los planes de salud. Los empresarios ya iniciaron las gestiones con el organismo que dirige la superintendente Liliana Korenfeld para lograr otro retoque de las cuotas.

Fuentes del sector confiaron que, si bien el ideal sería que se aprobara un alza de dos dígitos (un 15%), ven casi imposible que se autorice ese ajuste. En ese marco, estiman que el aumento en las cuotas para fin de año sería al menos del 5 por ciento.

Algunos, incluso, no descartan, como ya ocurrió en años anteriores, que el aumento pretendido por los empresarios se desdoble y se estire hasta febrero o marzo de 2014.
Según las prepagas, además de los costos salariales, deben soportar mayores gastos por el aumento de los insumos y equipos importados y también porque deben brindar mayores coberturas médicas, como la que las obliga a ofrecer la reciente aprobación de la ley de fertilización asistida. Además, en el sector se quejan de que su nivel de rentabilidad no supera el 4 por ciento.
 

Fuente: El Cronista

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...