Las opiniones sobre la instrumentación del voto electrónico en la provincia siguen cosechando polémicas. Los comentarios en las redes sociales sobre su aplicación durante las elecciones legislativas del domingo último no son alentadoras para quienes promueven su aplicación, ya que persisten muchas dudas sobre la impresión de los votos, la aparición de los candidatos entre las opciones para los electores, además de las dificultades de acceso para los adultos mayores y la gente con menor instrucción.

Con un porcentaje inferior están aquellos que consideran que el sistema es bueno y que es necesario una evolución hacia la tecnología para reemplazar el voto de papel.

Esta división de opiniones quedó claramente reflejada en una encuesta que El Tribuno digital lanzó hace una semana a través de su sitio donde se consultó a los lectores sobre la preferencia del sistema electrónico o el sistema papel.

La encuesta concentró la atención de 1803 personas, la mayoría de la cuales opinó que es mejor el uso del voto papel.

La consiga fue clara y las opciones solo dos. ¿Cual considera que es el mejor sistema para elegir a sus representantes? El voto papel quedó con 1084 votos (un 60% del total de los participantes) y otros 719 opinaron que el sistema electrónico es la mejor opción.

Voto electrónico, pésimo sistema sostenido por el poder de turno, Por Marcela Torres, fiscal general en las elecciones

Desde esta humilde visión, muchos de los fiscales pertenecientes a los diferentes partidos, no pudieron estar a la altura que exigía la circunstancia del escrutinio electoral. Muchos optaron por ceder a la comodidad de un escrutinio fácil, rápido y poco engorroso; un escrutinio que permitiría irse tempranito a casa sintiendo que se cumplía con la tarea solicitada.

Muchos se dejaron seducir por los encantos de un sistema que se vende y publicita como “moderno y de alta tecnología”.Tal vez sí...tal vez no sea para tanto. Quizás la experiencia vivida ilustre mejor lo que pretendo transmitir. En la mesa que fiscalicé, en la que hubo un total de 41 votos observados (41 votos observados sobre un total de 275) solicité con insistencia y con el derecho que me asistía como fiscal general del partido que representaba, que se mostraran y leyeran los votos impresos antes de pasarlos por la máquina. De 10 votos que el veedor Pablo, pretendió concederme -que los seleccionaríamos al azar- se pudo negociar la lectura de 50 de los primeros votos. Pero al empezar a concretar este pedido, innumerables errores aparecieron a lo largo de todo el escrutinio: boletas mal impresas, sin imprimir, boletas sin impresión pero con un voto en el chip (ya que la máquina mostraba un voto que no tenía soporte impreso), boletas con

impresiones de listas diferentes superpuestas, etc, etc, etc. “Viva el voto papel” se escuchaba entre los fiscales ya medio dormidos por la larga jornada, pero interesados en descubrir nuevas y llamativas fallas de un sistema mal implementado. ¿Casualidad? Donde se trató de fiscalizar poniendo el acento en un mejor control...¿41 votos observados?

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...