El 9 de mayo el Senado de la Nación aprobó por unanimidad la ley que permite cambiar el nombre y el sexo registrado en el DNI por razones de identidad de género. Nueve meses después, en Salta ya modificaron sus documentos 135 personas. Señalan que la provincia está entre las que tuvieron más trámites de este tipo hasta ahora.

Unas 1.700 personas en el país optaron por adoptar un nuevo nombre y oficializar en sus papeles una sexualidad diferente a la que tenían anotada. La cifra surge de datos difundidos por la FALBGT (Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans)

Desde la FALBGT se estimó que Salta está entre las provincias con más documentos modificados junto con Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, si bien no hay hasta ahora un relevamiento oficial.

La cantidad de pedidos en la provincia no se asocia necesariamente con el hecho de que haya más diversidad sexual, sino que también puede tener que ver con un mayor conocimiento de la norma o una mayor agilidad en los trámites.

De los 135 cambios que se hicieron a nivel local, la gran mayoría tuvo que ver con el paso de identidades masculinas a femeninas.

“Salta está entre las jurisdicciones en las que hubo mayor acceso a la documentación. Eso está muy bien. En el Registro Civil hubo una buena respuesta”, dijo a El Tribuno Rodrigo Liendro, titular de Aludis (Asociación en Lucha por la Diversidad Sexual)

Rodrigo Liendro aseguró, sin embargo, que en la provincia no se está cumpliendo con los tratamientos de salud que supone la ley.

La norma estableció que es obligación de la salud pública cubrir terapias hormonales y cirugías que permitan adaptar el cuerpo a la identidad de género si es necesario.

Solo algunas provincias, como Santa Fe, están respetando esta parte de la nueva ley según denuncian diferentes organizaciones en el país.

“Son cuestiones que tienen que ver con la salud pública. Creemos que sigue habiendo desconocimiento sobre los alcances de la legislación en esta materia”, indicó el referente de Aludis.

El sector también pide que se implemente un programa provincial que garantice la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral y educativo.

La ley de identidad de género permite gestionar un documento con un nuevo nombre, foto y sexo directamente en el Registro Civil de cada ciudad. Antes, para dar este paso era necesario conseguir una autorización de la Justicia que podía demorar años.

En julio de 2012, se entregó en Salta el primer DNI con identidad femenina a una transexual sin necesidad de que interviniera un juzgado. La beneficiaria fue María Pía Ceballos, una estudiante universitaria que reclamaba por este derecho hacía meses.

 Se adaptan a  los cambios en  la cárcel local

La ley que permite cambiar de identidad de género supone que todos los organismos oficiales tienen que respetar la sexualidad que reconoce el DNI de las personas que hayan realizado la modificación.

En la cárcel de Villa las Rosas informaron que se decide “caso por caso” si alojar en la unidad de varones o en la de mujeres a cada persona de acuerdo a su identidad de género.

“Es algo muy delicado que analizamos detenidamente porque algunas transexuales han pedido estar en la cárcel de mujeres y otras han querido estar en la de varones, más allá de lo que indique el documento”, señaló Martín Martínez, subsecretario de Asuntos Penitenciarios y Políticas Criminales.

El funcionario explicó que los juzgados a cargo de cada caso analizan lo más conveniente y toman la decisión en base a la voluntad de los internos o internas. De todos modos, detalló que hasta ahora hay pocos casos.

Según trascendió, en las últimas semanas se planteó que una transexual que ya tenía su identidad femenina en el DNI fue alojada en la cárcel de mujeres. Sin embargo, luego pidió pasar a la unidad de varones por problemas de convivencia con las internas.

Jubilaciones

Desde algunos sectores se sugirió que la norma dejaría abierta la posibilidad de que un hombre cambiara su nombre por otro de mujer para jubilarse cinco años antes, ya que la edad necesaria es de 60 años para el sexo femenino y 65 años para el masculino.

Sin embargo, nadie pudo confirmar hasta ahora que algo así haya ocurrido y las organizaciones que defienden los derechos de la diversidad sexual relativizan esta posibilidad.

“A veces este tipo de cosas se dicen para denostar y frivolizar lo que es esta ley”, dijo a El Tribuno Esteban Paulón, presidente de la FALGBT (Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans)

“El cambio de identidad de género es un proceso de largo plazo que se analiza mucho. No es algo fácil que se pueda hacer de un día para el otro”, manifestó Rodrigo Liendro, referente de ALUDIS, consultado sobre el tema.

En la sede Salta de ANSES no se plantearon casos que generen dudas al respecto. Pero además, desde el organismo explicaron que se limitan a gestionar los haberes jubilatorios de acuerdo al sexo que cada persona tiene registrado en su DNI y destacaron que sería discriminatorio hacer otro tipo de averiguaciones sobre la identidad de género de alguien que intenta ingresar en el sector pasivo.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...