Ex dirigentes de River Plate, barras bravas y un oficial de la Policía Federal fueron enviados a juicio oral y público por las amenazas al árbitro Sergio Pezzota en el partido contra Belgrano de Córdoba, en junio de 2011, en el que el equipo de Núñez descendió a la B Nacional.

La jueza de instrucción Karina Zucconi dio por cerrada la investigación y envió a juicio a 11 acusados que serán juzgados por el Tribunal Oral en lo Criminal 22, sorteado para intervenir en el caso, según informó la agencia DYN.

Entre ellos se encuentran el ex vocal de River Néstor Morelli, el ex jefe de seguridad del club Gabriel Riccio, dos allegados a la comisión directiva -Javier Bierniakowicz, presunto vínculo con la barra- y José Casal, y el oficial de la Policía Federal Matías Ponce.

También fueron enviados a juicio los barras Alberto "Martín de Ramos" Araujo -jefe de "Los Borrachos del Tablón"-, Juan Carlos Chimi Leguizamón, Sergio "Ale de Bugde" Medina, Hernán García, Luis María Delaico y Flavio Raguzzi.

Todos están acusados del delito de de amenazas coactivas, que tiene una pena de seis meses a dos años de prisión, y el Tribunal 22 tiene previsto realizar el juicio antes de fin de año, aunque todavía no hay fecha de inicio. 

Los hechos ocurrieron el 26 de junio de 2011 en el entretiempo del partido River-Belgrano, cuando los barras llegaron al vestuario del árbitro Pezzotta y lo amenazaron con "no salir" del estadio en caso de que el equipo local no ganara para así evitar el descenso.

"Ponete las pilas que tenemos que ganar, porque si no, no salen. Hacé algo, hacé cualquier cosa, cobrá un penal, porque si no ganamos, de acá no salen", le dijeron a Pezzota, según la declaración del árbitro, quien les respondió "vayan tranquilos; el partido está tranquilo".

La Justicia determinó que los barras llegaron al vestuario de Pezzota desde la tribuna popular a través de los distintos anillos internos del estadio por el acceso que le brindaron los dirigentes acusados, lo que quedó registrado en las cámaras de seguridad.

"La secuencia fílmica indica que Morelli junto a su colaborador (Bierniakowicz) fueron los encargados de habilitar el ingreso del grupo agresor al sector privado. Uno (Bierniakowicz) los detuvo frente a la puerta del hall central, haciéndolos volver sobre sus pasos para encontrarse con el otro (Morelli) frente a la puerta maratón, por la que en definitiva pudieron acceder", sostuvo la Sala I de la Cámara del Crimen al procesar a los acusados.

Sobre el policía, el tribunal sostuvo que Ponce "pese al conocimiento que tenía, o que debía tener, sobre las restricciones que pesaban sobre el ingreso al anillo interno del estadio, se desentendió de la conducta que desplegaron los simpatizantes caracterizados que conocía".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...