La presidenta Cristina Fernández relató hoy una “típica charla de baño de mujeres” que tuvo cuando terminó la jura de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, en Caracas.

A través de su cuenta en la red social Twitter, la mandataria contó que, por su disfonía, los médicos le recomendaron no ir al al acto y desfile posteriores a la asunción.

“Leisbeth (la edecana) me quiso llevar a un salón especial, pero yo preferí ir a un baño. Why? Porque ahí no tenés que hablar con nadie con quien no quieras hablar. Y de paso descansas. Había sillas y también una chica de maestranza”, escribió.

En los mensajes siguientes, Cristina Kirchner se refirió a la “típica charla de mujeres en un baño” y relató que la chica de maestranza, llamada Rosaura, tenía en realidad 48 años: “What? Parece de veintipico! Alicia (Castro) le pregunta que tratamiento hace. Ninguno contesta. Agrego: Genética pura”.

A continuación, la mandataria contó que la edecana le mostró fotos de su nieta, a la que “le pusieron los bigotes de Maduro durante la campaña”, y habló de “ternura infinita”.

También relató cómo sintió “un nudo en el estómago y los ojos llenos de lágrimas” cuando por los parlantes se escuchó “el himno venezolano cantado a capella por la voz inconfundible de Hugo (Chávez) con el pueblo de coro”.

“Rosaura, la chica de maestranza, llora desconsoladamente. Leisbeth también. Siento un nudo en el estómago y los ojos llenos de lágrimas. ¿No les dije? Todo aquí, es muy fuerte. Salimos para el hotel. La edecana se compromete a conseguirme los cds de Hugo cantando”, escribió Cristina, y poco después agregó: “Me dice que no se pueden conseguir en los negocios porque los hace el Pueblo. Ok, me rindo...”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...