El exsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia y actual director del Coppaus, Marcelo Cil, quien está acusado de enriquecimiento ilícito, se presentó ayer voluntariamente ante el fiscal de Delitos Económicos Complejos, Guillermo Akemeier.

El funcionario llevó una carpeta con la justificación de su patrimonio y las escrituras de las propiedades que adquirió en los últimos años. Sin embargo, no dio mayores detalles sobre las acusaciones que pesan en su contra y se limitó a acusar una “campaña mediática por cuestiones políticas”.

Minutos después, la parte demandante en la causa por el supuesto enriquecimiento ilícito del funcionario urtubeycista presentó ante la Justicia una ampliación de denuncia en la que aportó una serie de pruebas que demostrarían que, al menos hasta el 2007, Marcelo Cil no tenía dinero “ni para ser embargado ni pagar los impuestos de su casa”.

El denunciante Carlos Saravia aseguró, en diálogo con El Tribuno, que se presentó para ampliar la denuncia “porque estoy sospechando que van a tratar de salvarlo (a Cil)”.

Más pruebas

Saravia aportó nuevas pruebas a la causa entre las que se cuentan impresiones de una página de Facebook, que espera que prueben los viajes por el mundo del funcionario de Urtubey y su familia; las actuaciones en el trámite de su divorcio, que prueban que posee más del doble de los bienes que declaró a principios de año; una causa penal en la que le embargaron bienes muebles porque no tenía inmuebles, y hasta una ejecución por no pagar impuestos municipales.

“En primer lugar aporté algunas impresiones extraídas de Facebook que prueban una serie de viajes donde se lo ve en España. Hay otra de un viaje de junio de 2011 tomando un tren a San Petersburgo, otra yendo de Rusia a Londres y una más en Playa del Carmen. Estas impresiones las hice llegar para demostrar que sí estuvo fuera del país”, señaló.

El abogado y dirigente radical informó que “también presenté una copia de los trámites de divorcio que tienen lugar en el Juzgado de Familia 5 (expediente N§ 2-387316/12). En él aparece el acuerdo de distribución de bienes, con bienes que Cil no incluyó en su declaración jurada”.

Sobre este punto, el funcionario justificó la no inclusión de todos sus inmuebles aduciendo que declaró solo los que le tocaron en la división de bienes de su divorcio. Sin embargo, la declaración jurada fue presentada antes de que se realice la división de bienes. Además, en el convenio de distribución de bienes con su esposa, a Cil le tocaban -efectivamente- dos inmuebles: el de Parque La Vega y el de La Calderilla. Pero Cil declaró ente el Escribano de Gobierno los inmuebles de Tres Cerritos y La Calderilla.

Una condena

Por tra parte, Saravia incluyó en su ampliación de denuncia “el expediente de la Cámara del Crimen N§ 2 (expediente 16045/06), en la que entre 2006 y 2007 fue enjuiciado y condenado a un año de prisión en suspenso por lesiones graves y a pagar una indemnización de 20 mil pesos. Sin embargo, él (Cil) no pagó y lo embargaron, pero como no tenía inmuebles a su nombre solo le pudieron aplicar trabas sobre sus bienes muebles”. En esa causa Cil fue condenado por pegarle un codazo en el rostro a otra persona durante un partido de fútbol que disputaba en el torneo de Los Profesionales en La Loma. Como consecuencia de la agresión, el damnificado tuvo un corte muy profundo en uno de sus pómulos, lo que lo incapacitó para trabajar durante más de un mes.

Finalmente, Saravia aportó “una ejecución por impuestos municipales impagos en contra de la exmujer del funcionario urtubeycista (expediente 1116/4). La deuda es del año 2004, lo cual acredita que en esa época Cil no tenía ni para pagar impuestos”, aseguró.

Renunció a la Secretaría porque estaba cansado

El exsecretario de Asuntos Municipales y actual presidente de la Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico, ayer a la mañana se presentó de manera espontánea en la Fiscalía de Delitos Económicos, a cargo de Guillermo Akemeier, para presentar documentación y justificar su actual patrimonio.

Allí entregó pruebas en las que, según asegura, no se enriqueció ilícitamente. Cil aclaró sobre sus bienes y dijo que trabajó toda su vida para comprar las 5 propiedades que actualmente posee.

“No soy ningún vago”, afirmó, y dijo que “hay que diferenciar las denuncias mediáticas de las judiciales” porque hay una campaña en su contra. Por otra parte, y pese a haber asumido como presidente de la Comisión de Preservación del Patrimonio, reconoció que renunció a la Secretaría de Asuntos Municipales porque estaba cansado y no podía estar “ciento por ciento dedicado al cargo”.

En su primera declaración a la prensa luego de presentar papeles en la Fiscalía, Cil dijo que “desde el año 1996 hasta la fecha, en lo que respecta a calidad de vida, ha variado muy poquito. Fui mejorando, lógicamente, como cualquier persona que trabaja desde los 18 años, a los 45 seguramente está mucho mejor que a los 18”. Por otra parte, aclaró que desde 1996 viaja a EEUU, “es un estilo de vida que siempre tuve”, afirmó. Con respecto a su traspaso de cargo y función en el Gobierno provincial, Cil expresó que “Urtubey no me pidió que renuncie, yo lo hice porque me sentía y me siento cansado de estar 5 años en la misma función”. Además, dijo que siempre se siente respaldado por Urtubey, “él nunca deja de lado a nadie”, afirmó.

Sobre las declaraciones juradas, se justificó diciendo que la última que presentó fue en el 2012.
“Actualmente tengo un sueldo de 17 mil pesos. En el 2006 cobraba en el club Gimnasia y Tiro 3 mil dólares, y todo este tiempo fui invirtiendo en ladrillo”, afirmó.

Finalmente, aclaró que hizo una declaración voluntaria ante Akemeier, sin preguntas de por medio, sobre sus propiedades.  Akemeier es un fiscal que se caracteriza por su disciplinado alineamiento con las directivas del Gobierno provincial.

Urtubey salió a defender a sus funcionarios

El gobernador Juan Manuel Urtubey salió ayer a defender a sus funcionarios, un día después que se conociera que el ministro de Ambiente y Producción Sustentable, Alfredo De Angelis, otorgara millonarios créditos fiscales a su familia.
El gobernador dijo a la radio Cadena Máxima que “no tenemos nada que esconder, todos van a la Justicia. Acá es fácil denunciar, hay un ejército de denunciadores profesionales que trabajan todos al servicio de una causa política”.
En otra parte del diálogo con la radio Urtubey señaló: “Si alguno ha cometido un error o un delito, lo pagará. No creo que sea el caso de los funcionarios de mi gobierno porque en definitiva desde mi gestión hemos bregado para que no pase en Salta lo que pasaba en otras épocas”.
El Tribuno publicó en su edición de ayer que en el Parque Industrial de Salta hay un galpón tapiado con chapas. Es una planta de carpintería metálica y de madera que lleva allí tres años sin producir otra cosa que créditos fiscales a favor de la empresa que se hizo de ese predio, de 7.000 metros cuadrados, junto a una promoción industrial estimada en unos $4 millones. La firma beneficiada es Luxem, un grupo empresario que tiene como principales accionistas a Nilda Susana De Angelis y Eduardo Nahum, hermana y cuñado del ministro de Ambiente y Producción Sustentable, Alfredo De Angelis.
Tras esta publicación, el propio ministro salió a defenderse y dijo a FM 89.9 que la firma Luxem ingresó como cualquier otra empresa al Parque Industrial, avalada legalmente y que hoy se encuentra ultimando detalles para comenzar a producir. El ministro aseguró que “Luxem es una empresa con más de 25 años de trayectoria en la construcción de torres de edificios y que cumplieron todos los procesos legales”.

De Angelis admitió los créditos que favorecieron al grupo Luxem

 

El ministro de Ambiente y Producción Sustentable, Alfredo De Angelis, eligió ayer medios amigos para desmentir las acusaciones en su contra sin preguntas molestas.

Aún así reconoció que Luxem, empresa que recibió una fuerte suma en créditos fiscales en 2010 tras asegurarse un terreno en el Parque Industrial de Salta, que él administraba como secretario de Comercio, Industria y Servicios, pertenece a su hermana y su cuñado.

De Angelis aseguró que la sociedad que comparten Nilda de Angelis y su esposo, el arquitecto Eduardo Nahum, no cobró $4 millones en certificados fiscales, como estimaron fuentes consultadas por el Tribuno, sino $ 2 millones, sobre una base de inversión total de $6 millones.

Dicho esto, De Angelis afirmó que Luxem ingresó al Parque Industrial “avalada legalmente” y que los créditos fiscales no fueron aprobados por él, sino por Julio Loutaif, entonces ministro de Desarrollo Económico y hoy titular de la cartera de Gobierno.

Lo que no explicó De Angelis es que el expediente que aprobó Loutaif fue elevado por la Secretaría de Estado que él ocupaba desde fines de 2007 y a través de la cual, desde mayo de 2009, presidía también el Ente Autárquico del Parque Industrial de Salta.

De Angelis manifestó en radio Aries que las acusaciones en su contra son producto de una “campaña política” de El Tribuno, soslayando que fueron los semanarios de El Intransigente (3 de mayo) y Cuarto Poder (5 de mayo) los que pusieron en evidencia sus cuestionables negocios con la empresa de su hermana y su cuñado, a quienes alquiló en la torre de Belgrano y Siria las oficinas a las que mudó, el pasado 3 de febrero, una decena de dependencias públicas del Ministerio de Ambiente.

Por supuesto que en los medios que eligió para su desmentida nada le preguntaron sobre los indefendibles alquileres.

Ayer, como ocurre desde hace meses, los teléfonos de el Grand Bourg estuvieron totalmente cerrados a El Tribuno. El periodista que escribe esta nota intentó entrevistarse con De Angelis y con Loutaif, pero los llamados murieron en los contestadores y en respuestas que nunca llegaron desde las oficinas de prensa oficial.

Estos intentos infructuosos quedaron registrados en los teléfonos, cosa que difícilmente podría acreditar el colega radial que aseguró, quién sabe por qué razones, haber intentado comunicarse con quien esta nota escribe. De todo lo que dijo ayer De Angelis hay algo muy cierto: No se puede tapar el sol con un dedo, de modo que la verdad siempre aflorará en algún lugar del universo de periodistas y de medios, le pese a quienes les pese.

Ayer, sin ir más lejos, Informate Salta expuso junto al descargo de De Angelis, el cuestionamiento periodístico a la operación de alquiler que el titular de Ambiente y Producción Sustentable cerró con Luxem. Y citó al semanario Cuarto Poder como fuente,

Nadie, por cierto, se atrevería a sugerir que Informate Salta es un medio en campaña contra el gobernador Juan Manuel Urtubey. Ayer, el propio mandatario, tras criticar lo que llamó “un ejército de denunciadores profesionales al servicio de una causa política”, dejó un final abierto: “Si algún funcionario cometió un error o un delito, lo pagará”, dijo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...