Los Pumas volvieron a dejar este sábado una pálida imagen y cayeron sin atenuantes ante Inglaterra por 51-26, en el segundo test match de la serie internacional, desarrollado en la ocasión en el Estadio José Amalfitani ante unos 30 mil espectadores.

El equipo albiceleste ilusionó durante los 30 minutos iniciales en los que defendieron muy bien, tuvieron un correcto control de pelota y no fallaron en el line como había ocurrido el fin de semana último en Salta.

Hasta entonces el representativo argentino ganaba por 12-6 en un partido que no había tenido situaciones de riesgo frente a los ingoales. Pero una vez que los británicos comenzaron a aplastar a su adversario en el scrum, todo lo hecho por los conducidos por Santiago Phelan se desmoronó y en apenas 10 minutos los ingleses, que perdían por seis puntos, marcaron tres tries que les permitiron irse al descanso por 25-12.

En la segunda parte los argentinos mejoraron en los primeros diez minutos, pero luego volvieron a caer y los visitantes redondearon una muy buena labor, marcando siete tries contra apenas tres del conjunto local.

Los Pumas tuvieron media hora impecable en la que fueron agresivos en el tacle cuando dispusieron la pelota en su poder, fruto de una notable mejoría en la hilera con respecto a lo hecho siete días atrás en el norte argentino, tuvieron buen control de la misma y forzaron cuatro penales con los que el esta vez eficaz Martín Bustos Moyano mantuvo el equipo al frente del marcador.

Pero en los diez minutos finales de ese primer período todo lo bueno hecho hasta ese momento se dilapidó. Inglaterra, con un scrum demoledor, pasó a controlar el juego y en ese último lapso de la parte inicial marcó tres tries, dos producto de infracciones del equipo albiceleste "en fijos" dentro de sus cinco yardas, y otro en una buena acción colectiva culminada por Freddy Burns, una de las figuras de su equipo junto al octavo Benn Morgan.

Ls Pumas insinuaron una reacción en los diez minutos iniciales de la segunda etapa y tuvieron su recompensa cuando Manuel Montero concluyó en el ingoal una muy buena acción colectiva. Pero de allí en más casi todo fue de los ingleses.

Los británicos manejaron la pelota y cada vez que la movieron hacia las puntas desnudaron la falta de tacle de los tres cuartos albicelestes, logrando cuatro nuevas conquistas que le permitieron llevarse otro triunfo holgado del país.

Para Los Pumas el balance de la serie es negativo, no sólo por los resultados, sino por lo hecho en el campo de juego. Si bien este sábado el equipo mejoró con respecto a lo hecho en Salta, fue superado claramente y no tuvo respuestas anímicas ni rugbísticas en momentos clave del partido.

Dentro de una semana, llegará el turno de enfrentar en San Juan a Giorgia, un oponente de nivel inferior al de los británicos. Estos Pumas tendrán la oportunidad de reivindicarse con su gente y de cerrar de mejor modo la primera mitad del año. Pero lo visto hasta el momento es preocupante.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...