Penúltimo en el torneo local, ya afuera de la Copa Libertadores y, ahora, sin posibilidad de levantar la Copa Argentina. Boca recibió el golpe final a un semestre pésimo, tras perder ante All Boys por 3 a 1 y quedar eliminado en los octavos de final del certamen federal, del cual se consagró el año pasado.
Los goles del ganador, en el partido jugado en el estadio Bicentenario de Catamarca, fueron marcados por Angel Vildozo, de penal, Iván Borghello y Brian Sarmiento, mientras que Pablo Ledesma logró el descuento.
El equipo dirigido por Carlos Bianchi se quedó de esta manera sin ninguno de los tres objetivos desde el retorno del entrenador más ganador de su historia.
 

El partido comenzó a todo ritmo y a los cuarenta segundos, tras un error de Matías Lequi en un despeje de cabeza, Lautaro Acosta encaró al seguro arquero Nicolás Cambiasso, quien salvó abajo contra el palo izquierdo. Sesenta segundos después Clemente Rodríguez, al igual que en la eliminación de la Copa Libertadores frente a Newell’s cuando recibió una expulsión infantil, comenzó a ser protagonista negativo para su equipo, cometió un penal innecesario a Emmanuel Perea, que Vildozo cambió por gol.
El resto del partido, salvo un remate de Juan Román Riquelme que se fue cerca del palo izquierdo en el primer tiempo, mostró a un Boca inconexo y perdido en la cancha, ante un rival solamente ordenado y con un plantel muy inferior en calidad y cantidad, pero mucho más efectivo y con mayor hambre de gloria.

Bianchi no admite el fracaso del xeneize

Tras la eliminación inesperada de la Copa, Carlos Bianchi se negó a admitir el fracaso de Boca Juniors, pese a haberse preparado para otra cosa y terminó resignando los tres objetivos del semestre. “Entramos perdiendo y se nos hizo cuesta arriba, no jugamos bien. Ellos -All Boys- clasificaron muy bien, no vale la pena discutir si jugamos mejor o peor. Ellos metieron tres goles y lo merecieron”, no se anduvo con vueltas el Virrey.
Bianchi reconoció que el desempeño del equipo sigue siendo “muy irregular y para nada satisfactorio”, aunque aclaró al mismo tiempo que “la palabra fracaso me parece muy fuerte. No conseguimos lo que pretendíamos”. En tanto, el DT del xeneize se hizo cargo de la irregularidad del equipo y pasó en limpio la labor de sus dirigidos.
“Mostramos la imagen que dimos en estos seis meses en el campeonato, donde solo tuvimos los octavos y cuartos de la Libertadores con muy buenos partidos. Hay mucho trabajo para hacer y soy consciente. Soy el responsable de la irregularidad”, se puso al frente el entrenador. “Esperemos que desde julio podamos darle un estilo a Boca y que peleemos lo que deseamos, la punta”, deseó el técnico más ganador en la historia de Boca, con un dejo de resignación.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...