Las pizzas del mercado San Miguel pueden ser más caras que las de los coquetos locales la plaza 9 de Julio.

Por ejemplo, una promo de una pizza con una gaseosa de los que se denominaría “segunda marca” cuesta unos 60 pesos en dos o tres locales del San Miguel.

Son los mismos trabajadores del centro comercial los que se lamentan porque los que se “avivan” son unos cuantos y de manera desleal. Además los puesteros que llevaron a las nubes las comidas no exhiben los precios y eso es una violación a la ley de derechos del consumidor.

“Aprovechan que la gente se sienta y pide porque el mercado San Miguel tiene fama de barato. Luego viene la cuenta y los clientes ya no pueden hacer nada. Sólo pagar, irse y no volver más a comer a ningún puesto”, dijo un comerciante que no quizo dar su nombre.

Resulta que una “promo” similar a la del San Miguel, en la confitería concecionada del Museo de Arqueología de Alta Montaña, cuesta 65 pesos; con las ventajas de que es amasada, se puede pagar con débito, crédito y que cuenta con todas las comodidades como ser el sistema wi-fi.

En la famosa confitería de Caseros y Mitre una de mozzarella cuesta 48 pesos. Y ni hablar de tradicional Farito donde por 38 pesos se come una grande de la misma especialidad.

Se debe hacer la aclaración de que en no todos los puestos del mercado tienen los precios escandalosos.

En el sector “E”, que da sobre calle Ituzaingó, los precios son otros y es por la gran cantidad de locales uno al lado del otro. “Es la competencia” dijo la señora de Aramayo, del puesto 52, donde vende una excelsa pizza por 30 pesos. Y así en todos los locales de esa parte. Además la docena de empanada cuesta 30 pesos y un tamal 6.

¿Cómo se explica esto? Por medio de algunas consideraciones de los que saben sobre los precios en Salta.

Muchos ya están hablando de las medidas que tomarán para frenar la ola inflacionaria que provoca la temporada alta del turismo en nuestra provincia.

El administrador del mercado San Miguel, José Muratore, sabe que siempre son dos o tres los que intentan la “avivada”.

El hombre fue interepelado por El Tribuno el pasado 4 de julio y dijo que ese día será tomado como parámetro para que fijen los precios de todo el mes.

“Acá siempre hay dos o tres que se hacen los vivos y arruinan el trabajo que hacemos entre todos por posicionar al mercado como un atractivo para los turistas y los salteños. Si bien no hay ley que impida la suba de precios nosotros vamos a buscar el camino para sancionar internamente a los que inflen los precios. Por otro lado apelaremos a la reflexión y para eso nos estaremos reuniendo en estos días”, dijo Muratore. Lo cierto es que el San Miguel se prepara con todo para recibir a los visitantes y para eso desde el próximo 15 del presente mes permanecerá abierto en horario corrido.

Del otro lado del centro, el concecionario de la confitería del MAAM, Ricardo Iacuzzi dijo que no moverá los precios.

Gastronómicos, a la espera de una buena temporada

EDUARDO KIRA

El presidente de la Cámara Hotelera, Gastronómica y Afines de Salta, Eduardo Kira dialogó con El Tribuno y dijo que son pocos los negocios que estarían dispuestos a aumentar los precios por una cuestión de demanda más que de costos.

“En Salta nos conocemos todos y ya sabemos quiénes son los que aumentan; pero bueno, a ellos les va bien”, dijo el dirigente.

Aprovechó para explicar que su sector no es formador de precios sino que siempre están entre los grandes operadores y la gente. “Los molinos harineros son nuestro principal costo y si seguimos en la situación actual no sabemos qué pasará con los precios”, dijo.

Aseguró también que mantienen reuniones periódicas entre los propietarios para mantener los precios lo más acorde posible.

Con respecto a cómo pronostica la temporada fuerte del turismo en la provincia dijo que “Salta es altamente competitiva en la relación calidad-precios por lo que esperamos que tengamos una de las mejores vacaciones”.

“Tenemos los mejores precios del país, una gastronomía excelente y un buen servicio. Lo que hace es que todo el mundo piense en venir a Salta para el invierno”, concluyó.

Sin opciones

En Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Salta están con las manos atadas. El que tiene la autoridad de aplicación para alguna sanción a comercios que se “aviven” con los precios es Santiago Godoy (h), que tiene a cargo Secretaría de Defensa al Consumidor de la provincia.

Lo único que le queda a la municipalidad es realizar políticas preventivas y educativas sobre la formación de precios.

La titular del organismo, María Pía Saravia, recordó la Resolución 07/2002 por la cual los locales están obligados a exhibir los precios. En dicha resolución municipal, en su artículo 13, dice expresamente que “en los comercios se deberá efectuar la exhibición de precios mediante carteleras ubicadas en el interior de los locales en forma visible”.

Los puntos 

  • Una “promo” similar a la del San Miguel, en la confitería concecionada del Museo de Arqueología de Alta Montaña, cuesta 65 pesos.
  • En la famosa confitería de Caseros y Mitre una de mozzarella cuesta $48. Y ni hablar de tradicional Farito donde sale 38 pesos.
     

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...