En el colegio San Marcos, la garantía de que un alumno podrá volver a inscribirse el año próximo cuesta $500. Ayer, la madre de un niño de sexto grado que asiste a la institución contó que se encontró con esta sorpresa hace unos días, cuando recibió una notificación desde la dirección del colegio en la que se planteaba esta insólita condición.

“Nos llegó una nota mediante la que se nos informaba que debíamos pagar $500 para conservar el asiento de cada uno de nuestros hijos para que sigan asistiendo al colegio en el ciclo lectivo 2014. $500 para que nos guarden el lugar”, remarcó la mujer. “Hace seis años que mi hijo asiste al colegio y es la primera vez que nos piden plata para reservar un lugar, no hubo una reunión previa en la que acordásemos esto”, agregó.

Marta Salom, la directora del nivel primario del colegio San Marcos, confirmó a El Tribuno la versión de la mamá pero agregó que se trata de una norma que se ha implementado en el colegio hace mucho tiempo, en tanto que hay mucha demanda de vacantes en la institución. “No es algo nuevo y además es algo que se hace en la mayoría de los colegios privados”, dijo la directora. Además, dijo que los $500 se cobran a cuenta de la inscripción del año siguiente y que en caso de que por algún motivo el niño se cambiara de colegio, se reintegra el dinero a los padres. En la notificación enviada desde la dirección no se especifican estos datos. “¿De no pagar este monto el chico pierde el banco?”, preguntó El Tribuno a la directora. “Así es. En este colegio hay mucha demanda”, reiteró.

Para el Ministerio es irregular

Las normativas internas que se puedan impartir desde cada institución no están contempladas por el Ministerio de Educación de Salta.

“Es cierto que muchos colegios trazan sus propias reglas en algunas cuestiones administrativas, pero esto no puede hacerse sin la aprobación de los padres o tutores de los alumnos que asisten”, dijo Adela Zorrilla, directora del Nivel Privado del Ministerio.

“Si un padre no pudiese pagar o no estuviese dispuesto a pagar los $500 que se le cobra a modo de adelanto del año siguiente, el niño no debería perder el derecho a seguir asistiendo a esa institución”, dijo Zorrilla.

“Tampoco es cierto que esto ocurra en todos los colegios. No es algo que los directivos ni los representantes legales de cada institución puedan decidir a su antojo”, afirmó.

Cada año los directivos de instituciones privadas hacen un relevamiento para saber con cuántos alumnos contarán al inicio del próximo ciclo lectivo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...