La notable remontada y posterior victoria por 4 a 2 de Gimnasia y Tiro sobre San Jorge de Tucucmán, el pasado viernes, significó algo más que tres puntos para Víctor Riggio y compañía. Tuvo una connotación que fue mucho más allá de un circunstancial triunfo deportivo por las coyunturas del momento: el malestar de los hinchas, la posibilidad que barajan los dirigentes de realizar un “recorte” de sueldos que aún no quedó descartado de plano y las crecientes dudas que generó el equipo en las últimas fechas. Todo eso contribuyó para que el festejo ante el expreso tucumano se transformara en desahogo con rasgos revanchistas.
Y así lo vivió el DT, que tuvo que soportar una eterna procesión interna durante 45 minutos, al recibir insultos y reclamos unánimes por doquier de la popular y de la platea. Luego de ir en desventaja parcialmente en el resultado y tras remontar un 0-2 en el complemento, el Tano se descargó y reaccionó contra un plateísta, por lo cual se fue expulsado inmediatamente después del tercer gol del albo.
A esto se refirió en diálogo con El Tribuno Matías Ceballos, uno de los puntales de la victoria sobre la peste y autor de un verdadero golazo de tiro libre, de alto componente anímico, el del descuento, al final de la primera etapa. “Teníamos un poco de bronca al principio, porque no ligábamos. El Beto (Acosta) pegó una pelota en el palo y ahí teníamos que hacer la ventaja. Pero estoy muy tranquilo y contento por el buen juego que hizo el equipo. Jugamos bien y destaco que mis compañeros hayan vuelto al gol. Fue muy difícil darle vuelta el partido al puntero del campeonato, que nos golpeó en los momentos justos. Pero salimos a jugarlo como una final”, expresó, para luego confesar que “el primer gol nos bajoneó. Veníamos de varios golpes y no estábamos haciendo las cosas bien. Psicológicamente no afectó mucho. Afortunadamente hay un grupo de jugadores con mucha experiencia”.
A la hora de salir a defender al técnico Riggio, Ceballos no se anduvo con vueltas: “Siempre el equipo sale a ganar y el Tano también, aunque muchas veces le recriminan los cambios. Los que hizo el viernes funcionaron y para mí fue una alegría, porque recibe muchos insultos y es una persona que se merece el mayor de los respetos en el club”. Por último, agregó que al DT lo banca “a morir”. “Que lo disfrute. El se vuelve loco, pero también hay que elogiarle que no insulta, aunque lo putean demasiado”, cerró el jugador.

Reproche, tensión y desahogo al fin

Matías Ceballos también se refirió a la impaciencia del hincha de Gimnasia, expresada el viernes por la noche en el Gigante del Norte en la instancia más adversa. Y si bien se puso en la “piel” y justificó al seguidor millonario, también dio a entender que los insultos constantes a veces predisponen y juegan en contra. “Se nos venía la noche y por momentos hubo un clima tenso. Parecía que llegaba un tsunami”, graficó, para luego ahondar: “Estaban todos desesperados. Y sabíamos que el momento de Gimnasia no era bueno, pero la gente se pone como loca y eso, a veces, perjudica al equipo, lo dije varias veces. Pero los entendemos, nos ponemos en su lugar y queremos ganar también. Tratamos de calmarnos nosotros primero, hacer oídos sordos a todo y jugar. Y así salió la madurez de cada jugador y la hombría en cada pelota. También se nos abrió el arco y se dio todo para que el triunfo por fin se nos dé”, expresó el referente de creación del millonario.

Bravo examen con el ferro

El albo debe utilizar la reciente victoria como un envión de confianza para arrancar una nueva etapa con mayor armonía y con otra mentalidad. La próxima parada será Santiago del Estero el próximo domingo. Allí el equipo de Víctor Riggio se verá las caras con un viejo conocido como Salvador Ragusa, que ya conoce a la perfección el oficio de amargar a un equipo salteño (ya lo hizo con Central Norte en el Martearena, en la segunda fecha). En esta presentación el Tano tiene pensado disponer el retorno desde el arranque de Francisco Vazzoler, en reemplazo de Conrado Besel -Pancho le cambió la cara al ataque millonario frente a San Jorge y se entendió a la perfección con Leandro Zárate- para ello, Riggio deberá recuperar en un ciento por ciento al santafesino, apenas recuperado de una distensión en el tendón rotuliano de su rodilla derecha. Pero el entrenador también deberá observar la evolución de Diego Guidi y no descarta realizar retoques en su defensa, que mostró algunas descompensaciones frente al expreso tucumano. 

Los datos

César González, quien arribó al club sin pretemporada y desbalanceado en su peso, aún deberá seguir poniéndose a punto con sus rutinas físicas. Sólo sería tenido en cuenta antes, en caso que no haya más alternativas

Riggio también podrá tener a disposición a dos puntales que comienza a recuperar: Sergio Plaza e Ivo Chaves, quienes ya entrenan con normalidad y podrán tener un lugar para el choque con los santiagueños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...