Natalia Buira, representante legal de la mujer que denuncia que no la contratan como colectivera por una cuestión de género, explicó que la Corte Suprema de Justicia de la Nación consideró ayer que hubo discriminación por parte de las transportistas locales y ordenó que la Corte de Justicia de Salta vuelva a revisar el caso. Para la defensora, el fallo es una “vergüenza”, para el Poder Judicial provincial.
Mirtha Sisnero inició en 2010 un recurso de amparo contra las siete empresas que explotan el transporte urbano porque nunca la llamaron para una entrevista pese a que se postuló en reiteradas oportunidades y tiene el carnet habilitante para conducir un colectivo.
En primera instancia, el juez Mario D‘Jallad le había dado la razón a la demandante y había ordenado que las empresas contrataran a mujeres hasta que el 30 por ciento de sus choferes fueran del sexo femenino.
El juez D‘Jallad había dispuesto que se elaborara un listado con todas las salteñas que estuvieran en condiciones de manejar un colectivo para que las transportistas las fueran contratando cuando hubiera vacantes. Mirtha Sisnero debía estar primera en la lista.
Sin embargo, las empresas apelaron la sentencia y la Corte de Justicia de Salta revocó la resolución de D’Jallad. El máximo tribunal de la Justicia provincial consideró que no estaba comprobado que existiera discriminación.
“Es una vergüenza que la Corte Suprema le tenga que recordar a la Corte de Salta que ya existe jurisprudencia sobre casos similares y, además, le explique que las empresas deberían haber presentado pruebas si realmente no estaban discriminando”, dijo Buira a El Tribuno.
La defensora señaló que ahora la Corte de Justicia de Salta tendrá que volver a fallar siguiendo los lineamientos que le marcó la Corte Suprema. “Le hicieron perder años a Mirtha Sisnero por no respetar la jurisprudencia ni los tratados internacionales de derechos humanos”, cuestionó.
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...