Petrona tiene 90 años y es afiliada al PAMI. El jueves se cayó y se fracturó la cadera. Inmediatamente su hija la llevó al Hospital Militar para que la atendieran, pero no había rayos. "Como era fractura me dijeron que esperara un día más, que no era importante", contó Anastasia desesperada, su única hija de 35 años, que debe volver a México el 2 de julio porque si no pierde el trabajo.
Por lo que contó, el jueves a la tarde la internaron y le pusieron calmantes. Recién al día siguiente, a las 13, le hicieron la radiografía para que la viera el traumatólogo pero este ya se había ido. "El doctor no quiso revisarla sin radiografía", denunció Anastasia, y recién la vio el sábado.
El médico le diagnosticó fractura desplazada de cadera y dijo que la van a operar recién en un mes. "Está con Nubaína, una droga que le calma el dolor. Está dopada, no come y es hipertensa. Si sigue así va a tener daños físicos y mentales", explicó su hija. Anastasia es enfermera quirúrgica y notó la poca responsabilidad del médico que atendió a su madre. "No le hizo tracción que se hace en el momento, cuando vas a operar a las 24 a 72 horas", comentó.
Petrona vive sola y tiene dos personas que la cuidan. "Me comuniqué con PAMI y me dijeron que tengo que ir el lunes. Mi mamá se puede morir y yo los voy a hacer responsables", sentenció.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...