La Cámara de Diputados aprobó esta tarde la reforma del Impuesto a las Ganancias, discusión de la que no participó el Frente para la Victoria-PJ, dado que sus legisladores se levantaron de sus bancas en disconformidad con el proyecto consensuado entre el oficialismo y otros sectores de la oposición.

Con 166 a favor, 5 en contra y 3 abstenciones, el cuerpo de la Cámara baja refrendó por holgado margen el dictamen que venía con media sanción del Senado y que había sido fruto de las tratativas que dispuso a último momento el Gobierno con la CGT y los gobernadores, cuando el Senado estaba a punto de aprobar otro proyecto de Ganancias, más ambicioso y pactado entre la mayoría de los bloques opositores.

Los diputados kirchneristas volverán a sus bancas cuando se inicie el tratamiento del proyecto de Ley de Delitos Viales.

El FpV-PJ pretendía insistir con la sanción original del proyecto que había sido aprobado hace quince días por la oposición, y que luego de una serie de idas y vueltas fue frenado en el Senado por presión del Poder Ejecutivo y de los gobernadores.

Cruces por los incidentes durante el juicio a Milagro Sala

El kirchnerismo planteó hoy en el inicio de la sesión extraordinaria de la Cámara Baja una cuestión de privilegio para repudiar la represión sufrida ayer por la diputada camporista Mayra Mendoza en San Salvador de Jujuy por parte de la Policía de esa provincia, en medio de los incidentes que se produjeron en el juicio a Milagro Sala.

Al tomar la palabra, la diputada cordobesa del FpV-PJ Gabriela Estévez relató la situación, que tuvo lugar cuando la Policía de Jujuy no permitió ingresar a los tribunales a la delegación de referentes políticos y sociales del kirchnerismo que habían viajado para acompañar a la líder de la Tupac Amaru.

"Fuimos a acompañar a Milagro Sala en la sentencia. Nos encontramos con un clima de acoso, persecución. No nos dejaban pasar a quienes ya integrábamos un listado para presenciar la sentencia en un contexto de vallas de presencia policial. Previamente habíamos mostrado nuestras credenciales para que supieran quiénes éramos", señaló.

Tras describir las agresiones contra Mendoza, que fue golpeada y sujetada del cuello por un policía, Estévez responsabilizó al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, por la represión, pero también al presidente Mauricio Macri por haber propiciado el "contexto" desde el inicio de su gestión para habilitar este tipo de episodios de violencia.

"Este tipo de situaciones se da en determinado contexto. Se inició con la represión a Cresta Roja. Macri fue generando la situación para que en todas las provincias del país estas agresiones fueran sucediendo", remarcó la legisladora kirchnerista, dando pie a un debate acalorado, que incluyó fuertes cruces con el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri.

Luego de varias cuestiones de privilegio planteadas por legisladores de distintas bancadas de la oposición, Negri se sumó a las expresiones de solidaridad con Mendoza y condenó "cualquier agresión contra un legislador sin importar el color político", pero avivó la polémica cuando acotó que en el escándalo "no sólo hubo agresiones en un lugar".

Se refería a la situación del diputado del FpV, Horacio Pietragalla, quien reaccionó contra un efectivo policial que, según reconstruyeron desde el kirchnerismo, estaba "manoseando a una compañera".

"Vamos a condenar cualquier agresión como la que se hizo con la diputada Mayra Mendoza, como con cualquier otro legislador que ocupe una banca sin importar el color político, pero también les quiero decir que recularon cuando amenazaron a la diputada Gladys Gonzalez. Recularon cuando golpearon al diputado Del Caño", subrayó Negri, subiendo el tono de su discurso.

Los dichos de cordobés desencadenaron silbidos y gritos por parte de la bancada kirchnerista, a lo que el radical afirmó: "No hay dueños de los Derechos Humanos".

Por el Frente Renovador de la Concordia de Misiones, Silvia Risko señaló que la "foto" de la agresión a Mendoza le "tiene que doler a todos" porque, a su entender, representa la "vuelta al pasado".

"Ninguno de nosotros los va a acompañar porque es mancillar la política, es volver al ´Que se vayan todos´, bastardear todo lo que hemos conseguido como sociedad en mas de 30 años de democracia", enfatizó.

En tanto, Silvia Horne (Movimiento Evita) repudió el "impedimento al ingreso" de legisladores y otros referentes sociales al juicio contra Sala, así como también la "brutal represión" contra Mendoza.

Por su parte, el diputado del Frente de Izquierda Néstor Pitrola también se subió a las muestras de solidaridad y advirtió sobre la represión a la protesta social.

"Si esa mujer es diputada, nos preguntamos qué le espera al piquete de algún barrio carenciado que salga a la calle porque, por ejemplo, no tiene luz en el verano. Si esto ocurre con una diputada, ¿qué le ocurrirá al pueblo argentino que está viviendo uno de los ajustes más importantes de los últimos años", planteó Pitrola.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...