Pozo ciego
Heroico rescate nocturno de un joven desde el interior de un pozo ciego
Una formidable labor en conjunto realizaron personal policial, Bomberos Voluntarios del Valle de Lerma y una dotación de médicos y enfermeros de Rosario de Lerma, quienes después de horas de luchar contra todo tipo de adversidades lograron rescatar en la oscuridad y desde el interior de un profundo pozo ciego a un adolescente del barrio San Jorge.
La policía llegó alertada por los desmanes de varios jóvenes, quienes se hallaban en un terreno baldío, una propiedad privada, cubierto de malezas y con un inmueble deshabitado. A ese lugar concurren jóvenes a consumir bebidas alcohólicas, lejos de los ojos del vecindario.
En plena madrugada, cerca de las 3.10, un llamado anónimo advirtió a la policía local de una pelea o desencuentro en el barrio San Jorge, uno de los núcleos urbanos más conflictivos del Valle de Lerma.
Una patrulla policial se dirigió al sitio hallando en la vía pública a dos menores de edad completamente alcoholizados, los que se encontraban sobre la calzada de ripio.
Los jóvenes no quisieron colaborar con la policía en cuanto a dar información a supuestos desmanes en el lugar. Mientras esto ocurría, una vecina advirtió a los policías que los gritos más lastimeros provenían del interior del terreno baldío, desde hacía varias horas.
El sargento Juan Viveros solicitó apoyo a la base, en tanto el chofer, el cabo Claudio Martínez siguiendo instrucciones de sus superiores, ingresó al terreno baldío y enmalezado en busca de los demás integrantes de los grupos enfrentados.
Según fuentes de la zona, Viveros y Martínez requisaron el baldío cayendo en cuenta que en la oscuridad se escuchaba aún una lastimera queja que no podía ser ubicada, hasta que dieron con un antiguo pozo ciego sin tapa, de unos ocho metros de profundidad y con agua en su fondo.
Munidos de una poderosa linterna lograron divisar a un joven, en posición fetal, inconsciente.
Inmediatamente los policías solicitaron la presencia de rescatistas profesionales y a lugar acudieron los Bomberos Voluntarios del Valle de Lerma y una dotación médica y de enfermeros del hospital zonal.
Uno de los policías bajó al fondo del pozo y reanimó al muchacho, identificado como Sergio P., conjuntamente con un bombero para dar paso a un enfermero profesional que le colocó un cuello ortopédico al joven.
En esos instantes, jóvenes inadaptados ignorantes del procedimiento de rescate y en la creencia que se trataba de un razzia en contra de sus amigos, comenzaron a apedrear a los presentes hasta que la llegada los refuerzos policiales los ahuyentó.
El joven herido, al ser movido de su posición, recobró el conocimiento y comenzó a quejarse de dolor por las graves lesiones que le ocasionó la caída y por el tiempo que estuvo postrado, imposibilitado de moverse por sus propios medios.
Bomberos, médicos y enfermeros fijaron al adolescente a una camilla para que pueda ser izado hacia la superficie y se introdujo una escalera para poder deslizarlo por ella. Todo este trabajo se realizó en una oscuridad absoluta, en medio del agua y el barro del fondo del pozo ciego, alumbrados desde arriba por una sola luz de emergencia.
Casi una hora después del hallazgo el joven fue subido hasta la superficie y trasladado de urgencia hacia el hospital San Bernardo donde se encuentra internado con diagnóstico de politraumatismo y TEC grave.
Una fuente aseguró ayer que no se sabe a ciencia cierta cómo es que cayó el joven al pozo, si fue durante la pelea denunciada por los vecinos o cuando se hallaba intentando huir de sus agresores.
"La suerte no lo abandonó ni siquiera dentro del pozo ya que quedó inconsciente pero su cabeza sobre el nivel agua y el barro", dijo un policía.

Video