Alarma por la proliferación de vinchucas en Rivadavia

La mamá de Pedro Lozano, un dirigente wichi de la comunidad Cruce Buen Destino, de Santa Victoria Este, murió hace 10 días a los 82 años. Después del entierro levantaron su catre y cientos de vinchucas comenzaron a desparramarse por el rancho y a meterse entre los huecos de las paredes de adobe y entre las cañas y las ramas secas del techo. Pedro mató todas las que pudo con las manos y los pies. Algunas de esas vinchucas muertas son las que muestra en la foto de esta nota, y asegura: "Asusta la cantidad de estos bichos, estamos apestados y en las comunidades, casi todos tenemos chagas".

Penosamente, el mal de Chagas es una de las enfermedades típicas de la pobreza. Donde abundan las vinchucas también sobra miseria. No por nada el Chaco salteño, signado por la escasez y el atraso, conforma la zona de mayor cantidad de viviendas con presencia de vinchucas y de mayor riesgo para la transmisión vectorial del Trypanosoma cruzi, el parásito que vive en las invisibles heces de estos insectos que pican a personas y animales para alimentarse de sangre, como los mosquitos, pero al hacerlo defecan el parásito que, al rascarse la persona, se introduce en el torrente sanguíneo a través de la piel. Por ese instintivo acto de rascarse, miles son las nuevas víctimas del chagas, una enfermedad crónica que puede afectar al corazón y a los sistemas digestivo y nervioso.

"En cruce Santa Victoria, una comunidad wichi, hay tantas que no creería usted, pero en general, en toda Santa Victoria Este hay una invasión de vinchucas. Pienso que todas las comunidaddes del área operativa 8 están en emergencia aunque nadie haga nada. Nosotros estamos alarmados por la gran cantidad de estos bichos. Yo antes rociaba mi casa con el veneno que me daban en el hospital, pero ahora ni eso me dan y nadie viene a desinfestar. Hay cualquier cantidad de vinchucas. Llené un frasco en 5 minutos. Después que falleció mi mamá, levantamos sus cosas y debajo de la cama había más de mil vinchucas", contó Pedro Lozano y agregó: "Yo tengo chagas y casi todos tienen chagas acá. Hemos pedido una reunión con la gerente del hospital de Santa Victoria, Marcela Quispe, para que haga algo al respecto, que haga una campaña, que le avise al Ministerio de Salud de la Provincia de esta emergencia".

El dirigente wichi aseguró que "es tan grave el asunto que habría que desarmar todas las casas para matar las vinchucas y los huevos. Los perros tienen chagas, las personas tienen chagas, hay miles de vinchucas, esto es una emergencia".

Las respuestas

Al ser consultado, el secretario de Servicios de Salud, Francisco Marinaro Rodó, dijo: "En Alto La Sierra hubo un par de viviendas positivas, es decir que los agentes sanitarios han encontrado vinchucas, así el informe llega a la Palúdica, que se encarga de rociar las casas. El rociado ya se hizo en casas positivas de Anta, Cafayate y la Palúdica es la que determina si están infectadas".

Marcela Quispe, gerente del hospital de Santa Victoria Este, aseguró: "Ya se hizo el informe y los primeros días de octubre van a fumigar en las comunidades. Cuando llueve, la humedad favorece la proliferación de vinchucas y eso es notable en la zona. De hecho han aumentado las casas que tienen vinchucas, pero se han mandado a estudiar y no estan infectadas".

La teoría de las vinchucas sanas o no infectadas, es difícil de creer. El problema es que hay bastantes personas y animales con chagas, y si una vinchuca sana los pica, se infecta y luego pica a otra persona sana y la infecta con el Trypanosoma cruzi. Por eso consultamos al jefe de la Coordinación Nacional de Control de Vectores en Salta (la Palúdica), Mario Zaidenberg y aclaró: "Es bajísima la posibilidad de que una vinchuca permanezca sana, y en todo caso no se puede garantizar nunca que donde hay una vinchuca sana no haya otras infectadas. Estamos trabajando en Alto La Sierra, en Morillo, y encontramos mucha infestación en las casas y mucha infección natural de la vinchuca, que es cuando pica a alguien infectado y se contagia la vinchuca, que a su vez pica y contagia a otro".

La Argentina, la más infectada con Chagas

Según la OMS, nuestro país está en el primer puesto de América en la lista de infectados.

El verano, con temperaturas que incendian el monte chaqueño, no le hará ningún favor a este cuadro que pinta con testigos Pedro Lozano. En Anta, Rivadavia, Orán y San Martín muchos duermen a intemperie por el calor, con hojas de diario sobre el cuerpo para oír el golpe de la vinchuca sobre el papel cuando intenta picar. Y así, entre esas precariedades transcurre la vida de los más pobres, de los que no podrán progresar este año ni el próximo, no podrán tener una casa de paredes revocadas ni electricidad para enchufar un ventilador. Miles de habitantes salteños están en esa condición. En condición de infectarse de Chagas. 

Hasta donde se sabe, tanto las ninfas, vinchucas en estado de inmadurez, como los ejemplares adultos adquieren el parásito cuando pican y se alimentan de la sangre de personas o animales infectados. Entonces, y con asombrosa rapidez, el protozoo tiende a multiplicarse en el tracto digestivo del insecto. Apenas concluye el proceso de ingerir su comida la vinchuca defeca prácticamente encima de la herida que produjo la picadura. El afectado siente una molestia natural en la zona de la lesión y se rasca, introduciendo las heces infestadas de parásitos al torrente sanguíneo. Desde ese momento la persona se ha convertido en una nueva víctima del mal de Chagas.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ubica a la Argentina en el primer puesto de América en la lista de infectados con mal de Chagas. El estudio sostiene que hay 1.505.235 pacientes chagásicos. En la lista de la OMS siguen Brasil, con 1.156.821 afectados, y México, con 876.458. De todas maneras, estos números son discutidos por especialistas locales, que aseguran que esa precisión en Argentina es imposible de determinar. 

Transmisión congénita

La mayoría de los casos de contagio se produce durante el embarazo. La principal forma de transmisión del mal de Chagas en Salta mutó del contagio por la picadura de la vinchuca al traspaso de la enfermedad por vía congénita: desde la madre embarazada infectada a su hijo.

Según Epidemiología, en el 2007, en Morillo, se registró el último caso en la provincia de un infectado por la vinchuca.

En contraposición, el contagio connatal es una realidad que preocupa a la cartera de la Salud.

El mismo organismo provincial detectó, entre el 2010 y el 2014, a 7.355 mujeres embarazadas chagásicas solo en el sector público. En igual período fueron descubiertos, también en los servicios públicos de salud, 1.174 menores de 15 años infectados con la enfermedad.

La diferencia entre la cantidad de casos de mujeres y niños se debe a que no siempre la madre transmite el parásito Trypanosoma cruzi al hijo.

Bancos de sangre

Donde también se encuentran a pacientes chagásicos es en los bancos de sangre. 

Durante el 2014 se descubrieron 1.022 personas afectadas con la enfermedad en los centros públicos de hemoterapia. 

En el país es obligatorio el análisis de la serología del Chagas entre los donantes, muchos se han enterado que padecen este mal cuando han tenido la voluntad de donar sangre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...