El Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) localizó a un segundo sospechoso por el ataque en Nueva York en el que murieron ocho personas, entre ellos cinco argentinos, y otras 12 resultaron heridas.
Los investigadores dieron con Mukhammadzoir Kadirov, de 32 años, originario de Uzbekistán al igual que Sayfull Saipov, el hombre que embistió con una camioneta a los ciclistas en el sur de Manhattan para luego chocar a un bus escolar.

Según el diario The New York Times, la Justicia esclareció que hasta el momento el atacante miró videos de yihadistas asesinando iraquíes para “inspirarse”. Y ahora las autoridades señalan a una segunda persona que podría haberlo ayudado: Mukhammadzoir Kadirov.

Los oficiales policiales revelaron que Saipov estaba planeado el atropello en la zona sur de la ciudad hace un año. Y recién hace dos meses había decidido alquilar una camioneta. Además, agregaron que la fecha no fue mera casualidad: el terrorista especulaba que en Halloween habría más personas en la calle. Es decir, un número más elevado de víctimas.

El rompecabezas del ataque ahora podría apuntar contra más de un sospechoso. Porque desde el FBI sospechan que Saipov había tenido contacto con otras personas vinculadas al Estado Islámico. Después de encontrar una nota manuscrita en árabe con la frase “ISIS permanecerá por siempre”, los investigadores confirmaron sus relaciones con el grupo extremista.

Por el momento, la fiscalía federal de Estados Unidos acusará al agresor de suministrar apoyo material y recursos a una organización extranjera designada como terrorista. Y en un segundo cargo, por violencia y destrucción de un vehículo. El joven uzbeko, internado tras recibir un disparo de la policía que lo detuvo, aseguró estar orgulloso de sus acciones y aseveró que no tiene ningún tipo de arrepentimiento.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...