Comunicado de la Armada: "Hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, consistente con una explosión"

Una organización internacional de control de actividad atómica confirmó que se registró una explosión en el Atlántico Sur el día de la desaparición del submarino ARA San Juan.  Así lo indicó esta mañana el capitán Enrique Balbi, vocero de la Armada Argentina, al señalar que la novedad fue transmitida a las autoridades nacionales por medio del embajador en Austria, Rafael Grossi, quien integra la organización que detectó la explosión.  "Un evento anómalo, corto, violento y no nuclear, coincidente con una explosión", es la información que fue transmitida directamente a los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa. El estallido se produjo a las 10:30 del miércoles 15 de noviembre y la información coincide con la "anomalía hidroacústica" detectada por medios militares de los Estados Unidos a 30 millas al norte del lugar en el que provino la última comunicación del submarino. 

"Ayer nos llegó oficialmente la información de Estados Unidos sobre la anomalía hidroacústica y hoy recibimos el evento violento consistente en una explosión", precisó Balbi, quien especificó que para su estudio Washington convocó a otras agencias de países que cuenta con sismógrafos para "todo lo que es hidroacústica". La zona de donde provino la anomalía detectada está a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa en el Golfo de San Jorge, y tiene un radio de 125 kilómetros, precisó Balbi, quién explicó que está cerca del talud, donde la profundidad del mar "tiene variaciones muy considerables, desde los 200 hasta los 1.000, 2000 o 3.000 metros". 
"Hay tres unidades de la Armada patrullando (el área), dos destructores y una corbeta para trabajar de forma activa, para tener ese contacto con el submarino", dijo y agregó que hoy "arribaron 6 unidades de diferentes nacionalidades: 2 de la Armada, uno de la Secretaria de Agroindustria, el Polar Atlantis estadounidense, el Skandi Patagonia, y el Cabo de Hornos de la Armada de Chile. 
"Están barriendo, haciendo un mapeo del fondo para tratar de localizar al submarino. Seguimos buscando hasta tener una evidencia más concreta de donde está el San Juan y nuestros 44 tripulantes", aseguró, sin aventurar el destino de los submarinistas que partieron de Ushuaia con destino a Mar del Plata, donde debía haber llegado el lunes.

Los sacan con alambre

Los familiares de los tripulantes, 43 hombres y una mujer, se enteraron de la explosión minutos antes de la conferencia de prensa, tras lo cual varios de ellos se retiraron de la Base Naval de Mar del Plata, donde están alojados, entre lágrimas e insultos a las autoridades. 
"¡Los mataron, mataron a mi hijo!", gritó el padre de unos de los submarinistas que, junto con su hijo, salió a toda velocidad en un auto de la base naval. "Se roban la plata los jefes, por eso. Son unos hijos de mil puta (sic), mataron a mi hermano porque los sacan con alambre a navegar, yo estuve en la Armada", afirmó el hermano de uno de los navegantes que viajaba en el mismo auto. En otro de los vehículos que abandonó la sede naval viajaba una mujer que repitió las mismas consignas. "Nos mintieron, nos mintieron", mientras una ambulancia partió del lugar con la sirena encendida y otra unidad de emergencias llegaba minutos más tarde.

La avería


Consultado sobre si la explosión habría ocurrido en el interior del ARA San Juan, Balbi explicó que cuando esto sucede "en inmersión, en algo confinado como un submarino, técnicamente se habla de una implosión", aunque evitó hacer conjeturas al respecto.
"Aprovechamos los buques que están en la zona para ver cualquier residuo que puede haber quedado sobre la superficie. Si implota no hay nada que salga fuera del submarino", especificó aunque refutó que se tratara de un ataque. 
El vocero se refirió a la avería reportada por el ARA San Juan en su última comunicación, al asegurar que la misma fue "solucionada", por lo que se le ordenó seguir su curso en inmersión a Mar del Plata, y negó que se pueda asociar esa falla a la explosión.
El juzgado de Caleta Olivia abrió una causa por "averigüación de delito" tras recibir la información sobre la pérdida de contacto con el sumergible. 
El fiscal Lucas Collo, a cargo de esa investigación preliminar, dijo hoy que "estamos tratando de investigar qué pasó", para luego determinar "si hay responsabilidad de tipo civil, penal o administrativa".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...