Sitios de la Memoria señalizó el lugar de la Masacre de Palomitas

La Red Federal de Sitios de la Memoria señalizó Palomitas ayer al mediodía.

Las señalizaciones son marcas que permiten reconocer los lugares vinculados al accionar del terrorismo de Estado y que simbolizan los pilares de la memoria, la verdad y la justicia como políticas de Estado que decidieron seguir los gobiernos de nuestro país.

La presencia del ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia de la Provincia, Marcelo López Arias, durante el acto de señalización del lugar donde se realizó el peor hecho delictivo de lesa humanidad del terrorismo de Estado en Salta, durante la última dictadura, fue significativo.

La señalización se realizó ayer al mediodía en el paraje ubicado a 60 kilómetros de la ciudad de Salta, sobre la ruta provincial 34, y contó con la presencia de funcionarios nacionales, provinciales y miembros representantes de las organizaciones de derechos humanos locales.

López Arias ocupó el lugar central y tuvo a un lado al referente de la "Oscar Smith", del sindicato de Luz y Fuerza, Germán Lozano, y del otro a la titular de la Asociación Lucrecia Barquet, Nora Leonard. Además, estuvieron delegados de Hijos Salta y otras agrupaciones junto al secretario de Derechos Humanos provincial, Federico Uldry; el subsecretario de Protección y Promoción, Ricardo Noi; el director nacional de Sitios de Memoria, Ariel Gomplewicz, y los integrantes del equipo de la Red Federal de Sitios de Memoria, Juan Pablo Velazco y Catalina Salazar.

Importante presencia fue la del maestro Eduardo Echenique junto a sus alumnos del plurigrado de la escuela 4433 Carlos Xamena, del paraje Palomitas.

"Nosotros siempre venimos a decir presente y hacemos previamente un trabajo con los chicos en donde vemos los trágicos sucesos ocurridos el 6 de julio de 1976", dijo el maestro.

En la madrugada de esa fecha miembros del Servicio Penitenciario de la Provincia, del Ejército Argentino, Policía de la Provincia y de la Dirección Municipal de Tránsito, con la aprobación de personal judicial, comenzaron un traslado de 11 presos políticos desde la cárcel de Villa Las Rosas con destino a Córdoba.

En ese lugar, que ayer señalizaron, se detuvieron, hicieron bajar a los detenidos y los fusilaron; los terminaron de rematar en el suelo. Quisieron luego simular un enfrentamiento.

"Palomitas fue el ejemplo más cruel de lo que es el terrorismo de Estado en la provincia", afirmó Nora, quien perdió a su hermana Celia Leonard en esa masacre.

La militante recordó el proceso judicial, las condenas a los culpables y valoró a los abogados David Leiva y Tania Kiriaco.

"Debemos mantener viva la memoria porque así mantenemos viva nuestra identidad", concluyó.

Desde otro punto de vista Elia, que perdió a su mamá María del Carmen Alonso de Fernández, comentó que "los Sitios de la Memoria son marcas en el paisaje. Nosotros somos finitos, pero estas huellas que hoy descubrimos quedarán. Ahora vamos por la Central de Policía de la Provincia, el RIM de Tartagal y el Escuadrón 20 de Gendarmería de Orán", dijo la militante de Hijos.

Cerró la serie de discursos López Arias con un contundente "Palomitas no puede salir nunca de la memoria de todos los salteños".

Pasado el mediodía caluroso, con viento norte, descubrieron el cartel de la Memoria que recuerda a esos seis hombres y cinco mujeres que fueron "asesinados en el marco del plan sistemático de terror y exterminio ejecutado por la última dictadura cívico-militar (1976-1983)", reza el símbolo.

"Al momento de estos hechos, las Fuerzas Armadas y de Seguridad, así como el Gobierno local, estaban subordinados al comando del Tercer Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba, bajo la autoridad de Luciano Benjamín Menéndez. En distintas causas, la Justicia Federal de Salta condenó a prisión perpetua a algunos de los responsables de estos crímenes: a Menéndez; al exjefe de la Guarnición Ejército Salta e interventor militar en la provincia, Carlos Alberto Mulhall; al exjefe de la Policía de Provincial, Miguel Gentil, y a los expolicías Hugo César Espeche y Joaquín Guil. El agente retirado del Servicio Penitenciario provincial Juan Carlos Alzugaray recibió la pena de veinte años de prisión", concluye el texto en ese cartel verde de 2 metros por 2 al costado de ruta. En el mismo lugar hay una cruz blanca y un monolito.

El texto fue consensuado entre los integrantes de Sitios de la Memoria, los funcionarios provinciales y los referentes de las organizaciones de DDHH.

El acto concluyó con la colocación de once ceibos que recordarán a cada víctima. Son 11 árboles que quedaron en línea al costado de la ruta y que complementan el paisaje de Verdad, Memoria y Justicia.

Una breve reseña del terrorismo de Estado

Palomitas fue el hecho más sangriento de la dictadura en Salta.

Las víctimas fueron Roberto Oglietti, Amarú Luque de Usinger, Rodolfo Usinger, María del Carmen Alonso de Fernández, José Povolo, Pablo Outes, Georgina Droz, Alberto Savransky, Benjamín Ávila, Celia Leonard de Ávila y Evangelina Botta. A los detenidos se los hizo bajar de la camioneta y alejarse unos 200 metros de la ruta. Luego los pusieron en fila y los ejecutaron. Posteriormente se simuló un enfrentamiento entre los presos y militares.

No se constató que ningún miembro del Ejército haya sido lastimado ni tampoco se pudieron comprobar daños en los vehículos militares. Varias de las víctimas, en el momento de morir, se encontraban acostadas y habían sido golpeadas.

Los orificios de bala de los cadáveres demostraron que los disparos fueron efectuados de abajo hacia arriba.

El único documento escrito que se conserva relacionado con lo ocurrido es la orden de Mulhall, que obra en el expediente judicial iniciado en Salta.

Marcas de la Memoria

Las señalizaciones están en aquellos lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención o donde sucedieron hechos horrendos vinculados al accionar terrorista por parte del Estado.

Se colocan en los ingresos de los cuarteles, comisarías y todo lugar donde se cometieron crímenes de lesa humanidad, tanto durante la última dictadura cívico-militar como antes.

En estas intervenciones del espacio público confluyen el acompañamiento y la reparación a las víctimas de la represión ilegal y el impulso a la participación en la construcción de la memoria.

En Salta es la cuarta señalización. Están marcadas la cárcel de Villa Las Rosas, la Policía Federal y El Gallinato, que no duró mucho porque lo balearon.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...