Ruta de los Seismiles: grandes custodios de los andes

Al oeste provincial, en la zona limítrofe con Chile, se encuentra una de las regiones de mayor elevación de la Cordillera de los Andes. Unas veinte cumbres superan los 6.000 metros de altura y son un destino irresistible para los andinistas del mundo. Los Seismiles invitan a una aventura que va mucho más allá de lo deportivo. Aquí el espíritu se embriaga, paso a paso, de la magnífica potencia de un paisaje aguerrido, de cerros desnudos y altas planicies donde el montañista logra por fin sentirse “en el cielo”. Una de las regiones favoritas contiene los volcanes Pissis, y Ojos del Salado; el Walter Penck y el Incahuasi; el Cerro Tres Cruces, Nacimiento y el San Francisco.

Ojos del Salado: es el volcán más alto del mundo y la segunda cumbre de América después del Aconcagua. A 6.893 msnm, es uno de los favoritos de los andinistas.

Las expediciones parten, en todos los casos, desde la localidad de Fiambalá, la llamada “Puerta de los Seismiles”, donde el viajero puede contar con toda la infraestructura y los servicios necesarios. Iniciada la aventura, algunos grupos utilizan el refugio Las Grutas, campamento de Vialidad Provincial, para la aclimatación antes de los ascensos. Es importante tener en cuenta, que para llegar a este refugio, se pasa por el control de frontera.

San Francisco: es el cerro más accesible, con una altura de 6.080 msnm, cercano a la ruta internacional del paso fronterizo con Chile.

Entre los datos importantes hay que destacar que la mejor época para ascender a estos Seismiles es entre los meses de octubre y abril. Dependiendo de la cima escogida, el montañista deberá estar preparado para afrontar vientos intensos y temperaturas cercanas a los -20º C, para caminar por campos de hielo y escalar paredes de distinta dificultad.

Balcón de Pissis

Se destaca en esta cadena montañosa el volcán Pissis de 6.793 metros de altura con su fabuloso “Balcón del Pissis”, que invita a una aventura que va mucho más allá de lo deportivo. Aquí, el espíritu se embriaga, paso a paso, de la magnífica potencia de un paisaje aguerrido, de cerros desnudos y altas planicies donde el visitante logra, por fin, sentirse “en el cielo”. Las expediciones a este lugar se realizan entre diciembre y abril, dependiendo de las condiciones climáticas.

Los destacados: también sobresalen los cerros Tres Cruces (6.749 msnm), el Walter Penck (6.658 msnm) y el Nacimiento (6.439 msnm).

Parten desde Fiambalá, donde el viajero puede contar con toda la infraestructura y los servicios necesarios. Las expediciones deben ser siempre en compañía de empresas o guías especializados, es preciso recorrer la zona en camionetas 4x4 que cuenten con el equipamiento necesario, asistencia logística, provisión de oxígeno, alimentación de alta montaña y equipos de rescate. La travesía dura aproximadamente seis horas, los viajeros deberán estar preparado para afrontar vientos intensos y temperaturas cercanas a los -20º C. Se recomienda consultar el pronóstico con anticipación a realizar la excursión.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Turismo Norte

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...