Video: Federico Medaa

En vitrinas cuidodasamente diseñadas e iluminadas con leds, Facundo Arias Binda (24) presume de su imponente colección de figuras de comics, animé y personajes de videojuegos. 
Se convirtió en un verdadero aficionado o “greek” (en este caso) hace más de una década cuando su hermano Nicolás le regaló un Syd de Mizar, de los Caballeros del Zodiaco. “Hasta ese momento no tenía mucho aprecio a las figuras coleccionables. Antes abría el paquete y las maltrataba. Pero con ese regalo cambió todo. Lo dejé en su caja original y le encontre el sabor a disfrutarlo así, de esa manera”, explicó Facundo.
No le fue fácil que su entorno entendiera esta pasión y lo acompañara a transitar ese camino lleno de fantasía y aventuras. “Cuando conocí a mi novia Florencia le conté que coleccionaba este tipo de muñecos y casi me saca corriendo. Luego lo entendió y hasta se convirtió en fan”, recordó el salteño.


El coleccionismo requiere no solo de admiración por los personajes y los muñecos, por sus historias, sino también conlleva importantes recursos. Para tener una idea, el precio de los juguetes parten en promedio de los 1.000 pesos y no tiene techo. Los ejemplares atesorados por Facundo van desde esa cifra hasta los 6.000 pesos o más. Los que se conserva en las cajas originales sin abrir, son aún más valiosos, “se miran y no se tocan”, asegura el joven coleccionista dibujando una sonrisa.
En la habitación que Facundo destinó a cobijar y a exhibir su magnífica colección, se miran de reojo los personajes de Marvel, como  Increible Hulk, Capitan América y Spiderman, entre muchos otros; con los de DC Comics, liderado por Batman, Súperman, la Mujer Maravilla y Aquaman. Ese ambiente, uno de los más grandes de la casa, está poblado también por animés de Dragon Ball Z, de los Caballeros del Zodiaco y Naturo. Y también por personajes de video juegos  como Mortal Combat, Assassin’s Creed y Overwath. Como no podía ser de otra manera, Star Wars ocupa un lugar destacado. El tamaño de las figuras oscila entre los 15 y los 30 centímetros. La mayoría son nacionales, compradas en locales especializados de Salta, Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba; aunque también - admite Facundo- los hace pedir de Chile y Brasil.

“Sueño con Hulk vs Wolverine”

Respecto del juguete más deseado, el coleccionista salteño contó: “Sueño con la Maqueta de Hulk versus Wolverine. Es una estatua de 60 cm, en la que ambos personajes están en pleno combate. La vi durante un Comic Con de Buenos Aires, en 2015, y me enamoré. Son muy pocas las piezas que existen en Argentina y vale unos 900 dólares. Por el momento me resultó imposible adquirirla, pero no pierdo las esperanzas”.
Facundo es habitué a las ferias y encuentros que se realizan sobre esta actividad en distintos puntos del país. “Son un espacio de encuentro. Uno se entera allí de las últimas novedades, encuentra el merchandising, hace amigos, cruza datos y hasta se contacta con gente para luego intercambiar piezas, etc.”, destacó.
El joven juega al básquet para el club Tribuno, del barrio ubicado en el sur de la ciudad de Salta, y trabaja en el rubro Bienes Raíces. Contó que destina una parte importante de sus ingresos a esta afición. “Quizás en Salta la gente aún no entiende como se pueden coleccionar piezas tan caras, pero de a poco le van tomando el gusto y entonces descubren todo un universo, que no tiene precio”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...