Graves incidentes en Paraguay: manifestantes prendieron fuego en el Congreso

Grupos de manifestantes y agentes de la Policía Nacional mantienen enfrentamientos frente al edificio del Congreso, después de que hoy un grupo de 25 senadores aprobó el proyecto de enmienda constitucional para habilitar la polémica reelección presidencial.
Varios de los manifestantes lograron entrar en el edificio, en el centro de Asunción, que está acordonado por policías, que están respondiendo con balines de goma y prendieron fuego en el edificio.
Hay varios policías heridos, según la institución, que señalaron que los manifestantes están causando destrozos en la fachada del edificio, donde se encuentran varios legisladores.
Se trata del segundo incidente violento, después de que en uno anterior fueran heridos por balines de goma el diputado Edgar Acosta y el presidente del Partido Liberal, Efraín Alegre.

Polémica enmienda

Una mayoría de senadores paraguayos aprobó el viernes una polémica enmienda constitucional que permitiría la reelección presidencial en una acción calificada como ‘‘ilegal’’ por uno de los legisladores que se opone al proyecto.  
 Los 25 senadores que promovieron la enmienda se reunieron en una sesión extraordinaria sin el resto de los 45 miembros de la cámara y a pesar de la oposición del presidente del cuerpo legislativo. En la reunión hubo congresistas del oficialista Partido Colorado y de las agrupaciones opositoras Frente Guasú, Avanza País, Unión Nacional de Ciudadanos éticos y del Partido Liberal Radical Auténtico.  
 De aprobarse en instancias posteriores _cámara de diputados y un referendo convocado por la Justicia Electoral_ la enmienda permitiría la reelección consecutiva o alternada de un presidente, por lo que el actual mandatario Horacio Cartes o cualquier otro jefe de Estado previo quedarían habilitados para pugnar por otro mandato en las elecciones generales de abril de 2018.  
 La tarde del viernes, agentes policiales antimotines apoyados por carros hidrantes dispersaron a un grupo de manifestantes con chorros de agua y disparos de rifles con balas de goma. La protesta se llevó a cabo frente al Congreso y criticaba la enmienda.  
 Entre quienes recibieron balas de goma pudieron ser identificados, a través de transmisión televisiva, el exministro de Interior, Rafael Filizzola, del opositor Partido Democrático Popular, y el actual precandidato a presidente por el Partido Liberal Radical Auténtico, Efraín Alegre.  
 Más tarde se informó que manifestantes invadieron el primero de los tres pisos del Congreso, sobrepasando a los policías, que no portaban armas de fuego. Quienes protestaban prendieron fuego a papeles y sillas, pero el fuego no se extendió.  
 Al respecto, el ministro del Interior Tadeo Rojas informó en conferencia de prensa: ‘‘ordené a la policía que no reprima a nadie, pero pido a los manifestantes que no atropellen las áreas restringidas’’ en los alrededores del edificio del Congreso.  
 La sesión de aprobación de la sanción se llevó a cabo en una oficina de la alianza opositora Frente Guasú y fue dirigida por el oficialista Julio César Velázquez. El mismo grupo modificó el martes pasado el reglamento interno de la cámara para permitir que cualquier proyecto de ley se analizara rápidamente. Sin embargo, el reglamento anterior sólo autorizaba al presidente de la cámara a disponer discrecionalmente cuándo enviaría cualquier proyecto a los 45 miembros del Senado.  
 La reunión no pudo llevarse a cabo en la sala formal y amplia del cuerpo legislativo porque en ella estaban el presidente, Robert Acevedo, y el vicepresidente primero, Eduardo Petta, que horas antes rechazaron el pedido de sesión extraordinaria para analizar el proyecto de enmienda.  
 De hecho, Acevedo presentó el jueves una acción de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema contra el cambio de reglamento ocurrido el martes. La Corte no tiene fecha límite para pronunciarse al respecto.  
 Después de que se diera a conocer la decisión de los 25 senadores a través de una desordenada conferencia de prensa encabezada por Juan Darío Monges, legislador del oficialismo, Petta opinó: ‘‘todo es ilegal y esperamos que Justicia Electoral no convoque a ningún referendo’’.  
 Luis Alberto Wagner, del opositor Partido Liberal Radical Auténtico, opinó: ‘‘mis colegas cometieron un golpe de Estado porque de manera irregular e ilegal modificaron nada menos que la Constitución’’.  
 Por su parte, Silvio Ovelar, disidente del oficialismo, criticó la decisión porque ‘‘muestra que la política se está pudriendo’’.  
 La sanción aprobada por el Senado ahora estará en manos de los diputados _44 de los 80 parlamentarios pertenecen al Partido Colorado_, que se reunirán la noche del viernes para discutirla. Si ellos la aprobaran, iría a Justicia Electoral de Paraguay, órgano que llamaría a un referendo cuyo resultado diría de manera definitiva si la enmienda es aceptada o no.  
 La Constitución que está vigente actualmente no permite la reelección desde 1992.  
 Expresidentes como Fernando Lugo, del Frente Guasú, y Nicanor Duarte, de la disidencia colorada, manifestaron su interés en pugnar en las elecciones de abril próximo para tratar de reelegirse.  
 El presidente Cartes no se ha manifestado recientemente sobre la enmienda constitucional, pero el 31 de octubre del año pasado emitió un comunicado en el que decía: ‘‘A través del presidente de la cámara de Diputados y del titular del Partido Colorado, he solicitado el rechazo al proyecto de enmienda constitucional’’.  
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...