Denuncian desborde de pozos ciegos en Parque La Vega

Por Carina Costello

La última semana de febrero y la primera de marzo mostró los cambios de temperatura clásicos para la época y más teniendo en cuenta que el próximo 21 de marzo ingresará el otoño.

Las fuertes lluvias seguidas de altas temperaturas comenzaron a dejar sus huellas en el asentamiento de Parque La Vega. Además de profundizar las diferencias ya existentes entre los vecinos de los barrios San Nicolás y San Remo con los del asentamiento.

En esta ocasión, el punto de desencuentro fue el desborde de pozos ciegos y, por ende, los fuerte olores que emanaron de las aguas negras que se vertieron en las calles.

En dialogo con El Tribuno, los vecinos del asentamiento destacaron que la protesta el pasado 17 de febrero, que tuvo la modalidad de un corte sobre la avenida Tavella fue para reclamar por el servicio de recolección de residuos y además por el servicio de cloacas.

Graciela tiene su casa en la zona. El pasado domingo se encontraba guiando a su jardinero para que corte los altos pastos del frente de su casa, cuando recibió la visita de El Tribuno. Durante un breve dialogo, Graciela aseguró que las cloacas centrales ya están listas pero que todavía no cuentan con la autorización para poder conectarse. En minutos, el resto de las vecinas de la cuadra se acercaron para contarle a este medio los reclamos que llevan adelante.

Juana y su hija también viven sobre la tercera cuadra del asentamiento. "Sabemos que las cloacas centrales están pero no nos dejan conectarnos", afirmó Juana. Mariela, su hija, no dudó en agregar que con tantas lluvias tuvieron problemas con los pozos ciegos. "Es que los pozos son hechizos, y los de verdad están adentro de las viviendas", contó la joven.

En un recorrido por el barrio, El Tribuno pudo constatar que las viviendas realmente cuentan con un baño de lonas, plásticos o chapas en el exterior, sobre el pozo ciego, mientras se levanta el baño con las conexiones hacia la calle en el interior de las viviendas.

Las quejas

"No se puede vivir así. Cuando empieza a subir la temperatura no sabés el olor que se levanta. Inunda todo el barrio", dice Alicia, una vecina de San Remo que advierte la necesidad de una solución para toda la zona.

Juana, que vive a una par de cuadras de la plaza de San Remo, advierte que además de los daños a la salud que genera el desborde de las aguas negras en los pobladores del asentamiento, también afecta el bienestar y la calidad de vida de toda la zona. "Hay que pensar que los servicios de San Remo ya no dan más. Hay una sola escuela primaria en la zona y atiende a 19 barrios y, además, hay un solo centro de salud", afirmó esta mujer que se encontró con El Tribuno, mientras hacía su caminata diaria.

Los males en San Nicolás

Con la llegada de los pobladores del asentamiento de Parque La Vega, no solo los vecinos de San Remo resintieron la caída en la calidad de los servicios y la usurpación de los pocos espacios verdes con los que cuenta la zona, los pobladores de San Nicolás también tienen su propia historia.

"El barrio San Nicolás es chico. Tenemos 9 manzanas y una pequeña plaza. No hay escuela ni centro de salud. Tampoco contamos con algún espacio destinado a la prácticas de deportes. Solo tenemos una placita que ahora se volvió intransitable", afirmó Juan.

La plaza de San Nicolás ocupa apenas un cuarto de manzana. Allí se levantaran un par de hamacas y algunos bancos. Si bien este espacio verde ya tenía algunas falta en cuanto a su cuidado, la sobre población que en la actualidad la visita ya generó fuerte desgastes.

San Remo, San Nicolás, Arturo Illia y Pablo Saravia no cuentan con centros deportivos, solo un par de plazas y un CIC al que ya le rompieron el alambrado.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...