Gabriela Michetti: “El Presidente sigue teniendo absoluta confianza en Arribas”

Pese a estar primera en la línea de sucesión presidencial, Gabriela Michetti habla con soltura y en la mayoría de los casos evita responder las preguntas con un cassette puesto. “En el caso de Milagro Sala, el papa Francisco tiene la convicción de que ella trabajaba por temas que a él le importan mucho, que tienen que ver con la pobreza”, señaló la vicepresidenta consultada sobre la carta que el Sumo Pontífice le envió semanas atrás a la líder de la Túpac Amaru. En una entrevista exclusiva con El Tribuno, la exvicejefa de Gobierno porteño aseguró que las críticas palabras del arzobispo Mario Poli fueron para el Gobierno “pero también para todos los que tenemos responsabilidad en la toma de decisiones”. Michetti, que el viernes estuvo en Santa Victoria Este, desmintió “absolutamente” los rumores que dicen que la Casa Rosada está protegiendo al exministro de Planificación, Julio De Vido. 

El arzobispo Mario Poli dijo el jueves delante del Presidente que “hubo promesas incumplidas y fracasos”. ¿Siente que le estaba hablando a ustedes?
Siempre fui de las que piensa que, incluso cuando teníamos los tedeum de (Jorge) Bergoglio y se decía que le hablaba al Gobierno, que no podemos politizar de manera partidaria o tan coyuntural las homilías. Nosotros tenemos que pensar que esas son palabras que se le dicen a la sociedad. Los obispos preparan este tipo de homilía pensando realmente en lo que pasa en la sociedad y obviamente poniendo la responsabilidad de los principales problemas en toda la clase dirigente. No es que no crea que nosotros no somos responsables de escuchar eso y tener bien en claro qué es lo que nos están tratando de ayudar a hacer, pero no creo que sea dirigido solo al Gobierno. De hecho, él (por Poli) dijo varias veces el tema del acuerdo, el tema del encuentro, el tema que también decía Bergoglio de que cada uno tiene que poner lo suyo sin estar esperando que el otro resuelva. Yo siento que hay un llamado a las dirigencias en general a tener más responsabilidad de la que se tiene, y acá entran todos: la dirigencia política, entra el Gobierno y la oposición, y entra obviamente el empresariado, el sindicalismo y todos. Yo, que me siento parte de la Iglesia, siento que claramente estamos en esa postura, la misma que tenemos nosotros desde el Gobierno, que es que la prioridad tiene que ser la gente más necesitada y que tenemos que trabajar todos los días mejor para que esto se pueda resolver. De cualquier manera, también es cierto que dentro del grado de gravedad en el que encontramos el país, incluso de hace más años que del kirchnerismo, obviamente hacen que eso tenga tiempos que no son los que uno quiere. Claramente creo que nos habló a nosotros pero también a todos los que tenemos responsabilidad para tomar decisiones.

Usted es una de las personas más cercanas al Papa en el Gobierno, ¿le sorprendió que haya trascendido la carta de Francisco a Milagro Sala justo el día en que la Iglesia había sido dura con el Gobierno? La carta era de hace varias semanas atrás...
No me sorprende porque en realidad ahí también hay una lógica que es muy difícil meter dentro de los parámetros políticos únicamente. Si tuve una buena relación con el exarzobispo y ahora Papa es porque yo nunca hablaba con él de temas tan específicos y particulares y tan de meter al cura dentro de la lógica de un dirigente político. Todo lo que hace (Francisco) tiene impacto en la Argentina porque la religión católica en nuestro país sigue teniendo mucho peso. Pero la verdad es que yo creo que cada gesto que hace el Papa no tiene que ver exclusivamente con la manera que en la política interpretamos eso. Hay muchos políticos que van y se sacan una foto para la campaña al lado del Papa, la verdad es que creo que esas cosas son forzar un poco la figura de un líder espiritual a la cosa política. Esto tiene un ámbito. En el caso de Milagro Sala, el Papa tiene la convicción de que ella trabajaba por temas que a él le importan mucho que tienen que ver con la pobreza, pero en todo caso si lo hacía con métodos que no eran los más apropiados, en ese caso hay una misericordia sobre ese tema. Se trata ese tema desde el punto de vista espiritual, lo estoy interpretando desde el espíritu del cristianismo. Es una mujer que trabajaba por los pobres, lo hacía con métodos que obviamente no eran los adecuados, pero él cree que ella quería hacer esas cosas y tiene todo el derecho a verlo así. Yo creo que en este caso no tenemos que confundirnos, son líderes que están dentro de otro espacio.

Una de las cosas que más destacó Cambiemos en la campaña fue la transparencia. Sin embargo, la continuidad del titular de la AFI Gustavo Arribas es muy difícil de explicar, ya que por mucho menos le pidieron licencia a Juan José Gómez Centurión en la Aduana. ¿Por qué Arribas sigue en el Gobierno tras el escándalo de Odebrecht? 
El Presidente sigue teniendo absoluta confianza en Gustavo Arribas porque lo conoce hace mucho tiempo y es su amigo. De ninguna manera están probadas las acreditaciones del dinero que le habrían pagado a Arribas, justamente eso es lo que hay que averiguar y por eso Arribas pidió la extradición del testigo que pagaba las coimas. Arribas dice que esa documentación no está y lo único que está probado es lo que él declaró que es real, que son esas ventas vinculadas a la casa y que lo otro es todo una difamación. Por eso se abre de nuevo la causa, porque en realidad se está investigando eso, no hay una prueba de las acreditaciones. Me parece que está clarísimo que nosotros no podemos tener ni una duda de la gente en temas de corrupción y de transparencia, pero tampoco podemos hacer cosas que no se deben hacer. Yo creo que el Presidente dice: “Hasta ahora yo vengo confiando plenamente en lo que dice esta persona, ya que lo otro no está acreditado y lo que está acreditado es lo que él dice. Yo hasta que no tenga elementos como para correr al funcionario no lo voy a correr, pero mientras tanto lo que hago como Gobierno es decirle al funcionario que se defienda, que vaya a poner su cara a la Justicia y que no haga trampas procesales como hacen otros dirigentes del Gobierno anterior que están sospechados”. Todos los funcionarios que tienen una denuncia deben abrirse plenamente venga de donde venga la denuncia, sea disparatada o sea medianamente verosímil. Lo bueno es que haya esa actitud y que haya la actitud de decir que queremos que esto se aclare, y en algún momento se va a aclarar. Por supuesto el Presidente tendrá su tiempo para decir “hasta acá hemos llagado”, pero él está realmente muy convencido, yo lo he hablado con él, de que tiene una confianza plena en esta persona (Arribas), sino no la hubiese puesto en el área de Inteligencia, que es una de las más complicadas que hay.

Ahí aparece un segundo tema, ya que la número dos de la AFI, Silvia Majdalani, está siendo cuestionada ni más ni menos que por hacerle espionaje a Elisa Carrió, la primera candidata de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Por qué escuchan a Lilita?
Justamente ahí está lo bueno de este tema. Cuando Lilita cree que tiene estas sospechas sobre lo que vos decís, lo primero que se hace son reuniones con Lilita para ver porqué y empezar a trabajar en eso. Hoy la propia AFI hizo una denuncia a sí misma para investigarse, no es que no se hace nada, todo lo contrario: se toman las cosas y se trabaja a fondo para decirle a la gente lo que pasó. Lilita dijo la semana pasada que se sentía perseguida por la número dos de la AFI, y tuvieron reuniones cuando llegó el Presidente de viaje inmediatamente. A partir de ahí, se empezó a trabajar justamente con la denuncia que la AFI hace con sí misma. Junto con Mauricio (Macri) y con María Eugenia (Vidal), yo he sido amenazada muchas veces y estoy convencida de que también debe haber esta cosa de tratar de amedrentarte y seguirte. De ahí a que venga de uno u otro lugar, es lo que hay que investigar. Si Lilita tiene la convicción de que viene de ese lugar, hay que investigar ese lugar pero también hay que investigar todo el resto de las cosas que tienen que ver con la AFI. El tema de la inteligencia lo tengo muy lejano a mi, no lo entiendo, creo que es un tema que requiere de un profesionalismo muy especial, porque en Argentina se viene trayendo mugre desde ese lugar desde la década de Alfonsín y ningún presidente le fue dando en el clavo con el tema, porque obviamente es gente que tiene mucho poder porque además tienen esta cosa reservada.

Hay rumores de que el Gobierno protege a Julio De Vido por temor a que involucre también a funcionarios macristas, ¿qué dice al respecto?
Realmente, si hay algo que nosotros debemos demostrar permanentemente es que este Gobierno va a luchar contra la corrupción y que no va a proteger a nadie, se llame como se llame. Lo que puede haber son tiempos para cada una de estas cosas. Por ejemplo, ahora se está trabajando con el caso Odebrecht: el Gobierno lo que quiere es que se sepa todo. Nosotros necesitamos también saber cómo movernos con este tipo de situación, como le pasa a todos los países que tuvieron a esta empresa dentro de sus obras públicas. Se está trabajando para que se conozca todo, y si la empresa no tiene que tener más relación con las obras no la tendrá. No hay ninguna necesidad ni decisión de proteger a nadie, porque para nosotros lo más importante es que Argentina vuelva a ser un país confiable, y no puede serlo si sigue habiendo sospechas sobre los políticos de antes, de ahora y de después. El país es confiable si tenés confiabilidad. Desmiento absolutamente que tengamos algún deseo o idea para proteger a alguien. 

Esta semana se armó una polémica porque usted había dicho en la campaña de 2015 que había que bajar el IVA a los productos de la canasta básica y esta semana señaló que era imposible hacerlo, como lo planteó el massismo. ¿Por qué cambió de opinión? 
Lo que dicen los massistas es una chicana política electoral. Lo que yo dije en ese momento es lo que nosotros hicimos. Yo hice un proyecto para sacarle el IVA a los productos de la canasta básica para las personas que están bajo plan social y los jubilados. Ese es el proyecto que llevamos adelante y está aprobado por ley desde el año pasado. El año pasado hicimos un paquete social (donde se incluyó la reparación histórica de los jubilados, se amplió la Asignación por Hijo y se instaló el monotributo social). Allí también se puso ese beneficio que se devuelve el quince por ciento de lo que cada persona con plan social o jubilado paga con tarjeta de débito. Con lo cual, 2,4 millones de hogares y 8 millones de jubilados están en condiciones de ser beneficiarios de ese programa que devuelve el quince por ciento. Exactamente lo que yo había dicho.

¿Entonces cuál es la chicana del Frente Renovador?
(Sergio) Massa dice que yo dije eso y no lo hicimos. Lo hicimos y cumplimos absolutamente nuestra promesa de campaña. Ahora, bajarle el IVA a todas las personas sobre los alimentos, que es lo que está planteando Massa, es otra cosa y tiene un costo fiscal enorme. Por eso dije que era una medida totalmente demagógica, porque él sabe que hacer esto en este momento no se puede llevar a cabo. Lo que yo había dicho en la campaña es lo que hicimos con las leyes sociales el año pasado. 

¿Teme que la eventual candidatura de Cristina de Kirchner abra la grieta aún más de lo que está ahora?
No, no. Yo creo que en ese tema nosotros tenemos que ser muy responsables y muy coherentes con nuestra línea histórica. Nosotros cada vez que nos metimos en una contienda electoral siempre tuvimos la cabeza, las conversaciones, las reuniones y el trabajo puesto en cómo nuestro mensaje llegaba a la gente y no en cómo discutimos con tal o cual candidato, en cómo levantamos a uno o bajamos al otro o en cómo le hablamos a aquel para que el otro no existe. Todas esas son las típicas estrategias endogámicas de la política. Ahí es cuando vos perdés contacto con la realidad y empezás a trabajar solo con la lógica del sistema en sí mismo. Y ahí es donde se cometen los errores más grandes que se pueden cometer. A nosotros no nos importa si la candidata es Cristina, (Daniel) Scioli, (Florencio) Randazzo, el peronismo unido o el peronismo desunido, lo que debemos hacer es preocuparnos permanentemente en que nuestra tarea en la gestión y en el mensaje sea perfecto. Dar lo mejor de nosotros, trabajar denodadamente para que nuestro mensaje sea claro, conciso, que llegue a la gente y que digamos la verdad. Esa es nuestra manera de hacer política. Cuando empezás a meterte en la lógica de si este candidato me conviene o el otro no, eso es un tema que la gente resuelve en la contienda electoral. 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Según Mauricio Macri, "el riesgo país sube porque en el mundo hay miedo de que los argentinos quieran volver atrás": ¿coincidís?

Importante ahora

cargando...