Violencia familiar
Los vecinos de Santa Mónica evitaron una tragedia y un menor se salvó de ser atacado por su padre
El hecho se dio en Santa Mónica, en la zona Sudeste de la ciudad, cuando alertaron al Sistema de Emergencias 911 por los malos tratos sufridos por un menos de 10 años. La Fiscalía Penal 8 solicitó la detención del padre y el menor se encuentra internado y bajo custodia de una hermana mayor.

Un nuevo hecho de violencia familiar se dio en Salta en las últimas horas, esta vez en el asentamiento de Santa Mónica, donde vecinos denunciaron el maltrato de un padre hacia su hijo y evitaron una posible tragedia. 

El hecho ocurrió cuando vecinos del asentamiento Santa Mónica escucharon gritos desesperados del menor. Supusieron que nuevamente el padre estaba golpeando a su hijo de 10 años y ante tal situación se acercaron hasta la casa viendo que el acusado se encontraba alcoholizado, portando un arma de fuego y muy alterado.

Al llegar la policial para verificar la situación, el hombre se rehusó a que los oficiales ingresaran a su domicilio y los amenazó diciendo: “Váyanse de mi casa, porque los voy a matar a todos ustedes”. Sin embargo los policías buscaron que el hombre desista de su actitud amenazante y les permita ingresar para verifiquen el estado de salud del menor, pero no lo permitió.

Ante la negativa, se hizo uso de la fuerza publica para ingresar a la vivienda ya que los vecinos señalarban que el hombre poseía un arma de fuego. Al detectar al personal dentro de la casa, el hombre se exaltó y con dos machetes en sus manos continuó amenazando a los efectivos, los cuales luego de un determinado tiempo lo redujeron. El hombre fue identificado como Luis Albarracín de 68 años.

La Fiscalía Penal 8, a cargo de la investigación, solicitó la detención de Albarracín y entre las medidas dispuestas, se realizó el secuestro de los machetes y una requisa en la vivienda pero no se encontró ninguna arma de fuego señalada por los vecinos. 

El menor quedó internado en el Papa Francisco

También se dio intervención a la Asesoría de Menores e Incapaces en turno, desde donde se realizó la denuncia en representación del menor, quien fue trasladado al hospital Papa Francisco con evidentes signos de violencia. Se supo que en la vivienda solo residían Albarracin con su hijo y a partir de estos sucesos, el menor quedó al cuidado de su hermana mayor de edad.

La Fiscalía imputó a Luis Albarracín por los delitos de lesiones agravadas por el vínculo, amenazas con arma y resistencia a la autoridad en concurso real y se solicitó que se mantenga su estado de detención a fin de realizar informes psicológicos, psiquiátricos y ambientales.