Una mujer logró defenderse de un ataque mortal

Una mujer de 44 años salvó su vida al defenderse de un violento asalto en la madrugada del lunes en Norte Grande. Argentina Martínez sobrevivió a dos ataques de un joven delincuente con antecedentes penales, la víctima terminó con su mano izquierda ensangrentada tras frenar una de las puñaladas. Personal policial de la comisaría décima logró detener al asaltante, identificado como Eduardo Marcelo Giménez, de 26 años, alias "Dada".

La denuncia fue por robo calificado, es decir ataques a la propiedad de una persona para quedarse con su bien empleando algún tipo de agravante como la utilización de un arma, violencia moral y/o física contra la víctima. En este último hecho, la mujer fue interceptada por el asaltante en dos oportunidades; antes, durante y después del acto delictivo la constituyó en el blanco de las amenazas, incluso de muerte por parte del ahora detenido ladrón.

Mientras esperaba el colectivo, pasada la medianoche, sobre calle Guzmán, a metros del predio de Infantería en el barrio Norte Grande, fue sorprendida por el sujeto de 26 años quien la interceptó del cuello y la amenaza con un cuchillo. Se quedó con su mochila y salió corriendo.

Asustada, la víctima reaccionó y también corrió. En el transcurso, alertó al 911.

A unos 40 metros de su casa, fue sorprendida de nuevo por el asaltante, que enfurecido exigió más elementos. Minutos antes había abierto la mochila que solo tenía prendas de vestir. Esta vez el violento fue más allá e hirió a la mujer, quien puso su mano izquierda para no recibir una puñalada en otra parte de su cuerpo. Con la cartera en su poder, volvió a huir.

"Canas hijos de pu..."

Efectivos de la comisaría décima llegaron al lugar, la víctima fue asistida e indicó dónde se había escondido el sujeto. A unos pocos metros del lugar, en la manzana 205 casa 2, se encontraba el joven asaltante. "Canas hijos de p... tengo un .38 si entran los cago matando. Vieja no los dejes entrar", se escuchó desde el interior del domicilio, mientras los policías se entrevistaban con una señora de 70 años.

Dejaron pasar algunos minutos con el fin de que el sujeto se calmara, el subcomisario a cargo del operativo, con personal de Infantería, pusieron un perímetro para evitar que Dada volviera a fugarse. Autorizados por la dueña y madre del ladrón ingresaron a la vivienda, Giménez decidió saltar una tapia y meterse en la casa de al lado. Linternas en mano, los uniformados observaron la ventana rota de una pieza al fondo del domicilio, desde donde apareció el ladrón con el torso desnudo y arrojó un enorme machete.

Lejos de inhibirse ante la presencia policial los enfrentó. Con otro machete en su poder y un cuchillo intentó lesionar a uno de los de azules, tras la orden para que desistiera en su accionar uno de los efectivos abrió fuego con una escopeta desde donde un cartucho calibre 12/70 salió disparado, impacto en un ropero y uno de los perdigones se incrustó en la pierna izquierda de Dada. El muchacho seguía con la idea firme de no entregarse. Al cabo de un buen rato, el subcomisario Gutiérrez logró hacer que el ladrón arrojara las armas y se entregara.

Al igual que la víctima, el ladrón fue trasladado al hospital Papa Francisco donde recibió asistencia médica, le diagnosticaron "herida por arma blanca en una de sus piernas", y fue trasladado al San Bernardo. Solicitaron presencia de Criminalística y también de Drogas Peligrosas tras encontrar envoltorios que tendrían sustancias prohibidas, ya consumidas. También hallaron las pertenencias de la mujer. Intervino la Fiscalía Penal 8.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...