¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
23 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Frente al flagelo de la droga que golpea a Morillo “veo a una sociedad y a sus referentes ausentes”, expresó el líder de Matacos

Christian Herrera, líder del grupo Matacos e impulsor de una movida solidaria que busca desde hace una década afianzar valores en el norte provincial, se mostró angustiado y desesperanzado con la situación que se vive en Morillo a causa del flagelo de la droga. 
Miércoles, 17 de octubre de 2018 12:03

Christian Herrera, líder del grupo Matacos e impulsor de una movida solidaria que busca desde hace una década afianzar valores en el norte provincial, se mostró angustiado y desesperanzado con la situación que se vive en Morillo a causa del flagelo de la droga. 
“Hay muchas carencias en los adultos. Veo a una sociedad y a sus referentes ausentes, carenciados de un sistema de valores, egoístas, resentidos y envidiosos. Esto va a tener como consecuencia una juventud que sale a robar y a matar para poder drogarse”, advirtió Herrera.
Sobre este tema, sostuvo que de acuerdo a lo que le informaron directivos de un secundario “por cada curso el 70% de los chicos se está drogando”.
El grupo solidario reúne a unos 60 voluntarios y médicos, que según contó el músico “trata de mejorar la situación de una sociedad amenazada por la droga, el alcoholismo, la desnutrición que muestran índices que no paran de crecer”.
Tanto son los escollos y la falta de interés de las instituciones por la obra que con esfuerzo llevan adelante, que arrastraron a Herrera a “dar un paso al costado por un tiempo o definitivamente, para resguardar la salud propia y la del grupo que trabaja para fomentar buenos valores en una sociedad que vemos con muchas cifras negativas”, expresó.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Christian Herrera, líder del grupo Matacos e impulsor de una movida solidaria que busca desde hace una década afianzar valores en el norte provincial, se mostró angustiado y desesperanzado con la situación que se vive en Morillo a causa del flagelo de la droga. 
“Hay muchas carencias en los adultos. Veo a una sociedad y a sus referentes ausentes, carenciados de un sistema de valores, egoístas, resentidos y envidiosos. Esto va a tener como consecuencia una juventud que sale a robar y a matar para poder drogarse”, advirtió Herrera.
Sobre este tema, sostuvo que de acuerdo a lo que le informaron directivos de un secundario “por cada curso el 70% de los chicos se está drogando”.
El grupo solidario reúne a unos 60 voluntarios y médicos, que según contó el músico “trata de mejorar la situación de una sociedad amenazada por la droga, el alcoholismo, la desnutrición que muestran índices que no paran de crecer”.
Tanto son los escollos y la falta de interés de las instituciones por la obra que con esfuerzo llevan adelante, que arrastraron a Herrera a “dar un paso al costado por un tiempo o definitivamente, para resguardar la salud propia y la del grupo que trabaja para fomentar buenos valores en una sociedad que vemos con muchas cifras negativas”, expresó.


La indiferencia sobre lo que en ese pueblo sucede -según el testimonio- alcanza a todos los actores sociales. “Prueba de ello el cura párroco, que debía abrirnos las puertas de la iglesia el sábado para salir con el Divino Niño en procesión junto a los chicos...no lo hizo. Un lugar de hospedaje que está a cargo del Obispado y me cobró 10 mil pesos porque fueron voluntarios a hospedarse estos días ahí, y tengo entendido que es un lugar que está al servicio de la comunidad”, detalló artista que cuenta con reconocimiento nacional.
Luego apuntó contra el intendente, el senador, el diputado, “que son changos nacidos y criados en el pueblo, nunca recibieron a los voluntarios y a los médicos que hace diez años contribuimos con trabajo, servicio y campañas materiales para los chicos de las 34 escuelas que conforman el distrito de Morillo”.
Agregó, además: “El director del hospital nunca se puso a disposición. Conin, Primera Infancia -tampoco-. Ninguno tuvo el gesto de acompañar ni ver que se necesita, para atender a los voluntarios, a los músicos, a los chicos del sonido o poner a disposición un vehículo para llevar las cosas hasta las escuelitas. No hay gestos”. Rescato, sin embargo, la presencia y la buena predisposición del Ministerio de Seguridad, de la Policía de Salta, del Ejército y Gendarmería.
Para finalizar, Herrera recordó que inauguraron recientemente en la zona un taller de música, “fue una experiencia increíble. Me quedo con la sonrisa de esos niños, que es por quienes trabajamos y damos los mejor de nosotros”.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD