Entonadas de tantas copas: Popeye A no para desde 2005

En los sueños y en la tómbola (o quiniela), el número 14 le pertenece al borracho y las chicas de Popeye A están embriagadas. Y sí, como dice una bandera: “traigan vinos que copas sobran”, en las vitrinas espinacas hace falta una ampliación porque las chicas de hockey ayer obtuvieron su decimocuarto título consecutivo en el torneo Honor, tras vencer a Gimnasia Celeste 2 a 1 y fue el 23º desde 1995, donde solo se quedaron con las ganas en 2004.
Las espinacas llegaban a esta fase final como el mejor equipo de la temporada y podían darse el lujo de perder la serie con Gimnasia para enfrentarse en una finalísima, pero no dejaron que eso ocurra, porque en el partido de ida liquidaron la serie con un contundente 5 a 2 y ayer cerraron de local con un merecido 2 a 1, para dar una vuelta más.
El primer gol de las dirigidas por Marcelo Costa llegó a través de Jorgelina Maciel, a los 10 minutos del primer cuarto para terminar de entrada con las escasas ilusiones que presentaba la visita.
Popeye continuó dominando el trámite del partido y el entrenador local se permitió sostener afuera del campo de juego a dos de sus mejores jugadoras: Camila Raposo y Virginia Stieglitz.
Sin demasiadas presiones, las espinacas buscaron estirar la ventaja y el 2 a 0 se produjo en la mitad del segundo cuarto con el tanto de Macarena Pescador. En ese mismo pasaje del partido la defensora erró un penal y solo por eso, las locales no se fueron al descanso con una diferencia aún más considerable.
Después de la charla de los entrenadores, el tercer cuarto fue más vistoso. Las chicas jugaron a fondo y se sacaron chispas, especialmente tras el descuento de Lucía López. En ese lapso, el albo se quedó con una menos porque Laura Romero le pegó con el palo a Stieglitz sin pelota, en una jugada completamente antideportiva, lo que provocó que la goleadora saliera muy dolorida. 
Los jueces dialogaron en la mitad de cancha y le mostraron la tarjeta roja a la jugadora de Gimnasia Celeste.
En el cuarto final apareció en escena la figura de Agustina Salazar, la arquera espinaca, para sacar algunas pelotas clave y no permitirle el empate a las visitantes.
El timbre sonó y como cada año, desde 2005, las espinacas salieron corriendo a la mitad del campo de juego para festejar un nuevo título. Luego, las chicas de Gimnasia le hicieron pasillo (en reconocimiento al campeonato obtenido) y finalmente apareció el cotillón, remeras y dedicatorias, una marca registrada para la institución de la avenida Arenales.
“El título sigue casa”, rezaba una bandera y cada una de las jugadoras se calzó una remera con muchas copas formaban el número 14.
El global fue un contundente 7 a 3 porque el sábado, Popeye A venció a Gimnasia en Limache, con los tantos de Martina Vilte Biassini, Pescador, Raposo y Stieglitz en dos oportunidades, mientras que por el lado del albo anotó Agostina González en dos ocasiones. 
De las referentes como Pescador, Mercedes Saavedra, Celeste y Camila Gómez, a las más chicas como Raposo y Vilte Biassini, además de las figuras como Salazar y Stieglitz, fueron clave en este nuevo campeonato obtenido por Popeye A.
 

Virginia Stieglitz: “Fue un año muy duro. Descendimos en la Liga Nacional y tuvimos el compromiso de ser campeonas acá”. 

Agustina Salazar: “Para nosotros suma jugar bien, en nuestra cancha, más allá de que sea super importante este título”. 

La finalísima de la B

El próximo sábado a las 17 se disputará la gran final de la B femenina de hockey entre Popeye C y Jockey Blanco. El equipo de la rotonda venció en el global 4 a 3 a Universitario Hockey y se medirá ante las espinacas. Tigres Negro descendió a esta categoría. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...