Soler: "Argentina siempre pasa de una economía  expansiva a una restrictiva sin escala"

Juan José Soler, presidente de la Cerámica del Norte desde 1994, tiene en sus espaldas la responsabilidad de producir 100 millones de ladrillos por año para abastecer al mercado del norte del país. En pocos días, la cerámica pondrá en marcha su quinta planta industrial, que será una parte vital para conseguir ese objetivo.

Cerámica del Norte tuvo un crecimiento paulatino y constante a lo largo de todos estos años, pero siempre a la vanguardia de la tecnología para ofrecer un producto de alta calidad, sumamente competitivo que cumpla todos los requisitos que la construcción demanda. Fundada en 1936, a pesar de los años transcurridos y a los diferentes escenarios económicos por los que transitó el país, esta compañía de capitales salteños nunca dejó de ser una empresa familiar.

"En el 2005, definimos un plan a diez años, en el cual la idea era llevar la producción de 16 millones de ladrillos a 100 millones por año. Entre 2008 y 2016 inauguramos tres plantas y ahora, la quinta que se pone en funcionamiento el mes que viene. En 2010 refuncionalizamos la planta uno, es decir que las cinco están con tecnología de vanguardia para asumir los compromisos y requerimientos que la construcción exige", contó Soler, en una entrevista en la que El Tribuno pudo conocer en profundidad cómo funciona una de las empresas más importantes de Salta y el país.

El presidente de Cerámica del Norte criticó la inmediatez que impera en el país. "Vivimos en el cortoplacismo, donde los proyectos a largo plazo no facturan, todo tiene que ser en lo inmediato. Nosotros somos una empresa pionera en Salta y una de las pocas industrias de capital salteño tan antigua, queremos demostrar que se puede", apuntó el empresario.

Con la inauguración de la quinta planta de producción, la empresa llegará a la elaboración de 100 millones de ladrillos. 

Cerámica del Norte en muchas ocasiones necesitó de la obra pública, que durante décadas ha sido zigzaguente, ya que depende de las políticas del momento, es en ese contexto donde la obra privada comienza a tomar importancia.

"Argentina siempre pasa de una economía expansiva a una restrictiva sin escala. Ahora se avizora que va a ser así por un tiempo largo en función a todas las políticas que se están manejando en este momento. Sabemos que la obra pública va a pasar por una etapa bastante comprimida", señaló Soler. Y agregó: "Después de la crisis del 2001 se dio una situación bastante paradójica en el cual la obra privada toma vuelo, y hoy hay que considerar a la obra privada tan importante como la pública".

Para el presidente de la Cerámica, esta situación que se está planteando es favorable ya que se puede "salir de la dependencia del Estado", además, que en la parte privada los picos no son tan pronunciados.

Previsibilidad

"Con el alto riesgo y volatilidad que tiene Argentina, ningún proyecto en una actividad como esta se puede llevar adelante si uno no va generando un fondo anticrisis para poder sortear situaciones imprevistas, ya sean desde el punto de vista sectorial o nacional", remarcó.

En Salta, a partir del año pasado, en función del Pacto Fiscal firmado entre las provincias y la Nación, diferentes actividades sufrieron un incremento en los impuestos. "La presión impositiva que hay es impresionante", dijo Soler. Y explicó: "Cuando uno agarra los vencimientos, uno se encuentra que el 80% del flujo se va para pagar impuestos".

Antes del acuerdo nacional, Soler recordó que la industria estaba exenta de impuestos porque era fundamental para que se genere valor agregado a la producción y que los demandantes generen mano de obra. "Así se decidió en el pacto del año 1994, y hoy nos encontramos que está gravada al 1,5%", expresó el empresario.

Tarifas

Esta industria tiene variables que son ajenas a la actividad; sin embargo, son fundamentales para lograr competitividad y rentabilidad.

"Los tres insumos fundamentales de esta empresa son el gas natural, la energía eléctrica y la mano de obra. Ninguna de esas variables las manejamos nosotros. Aparte, tampoco tienen una lógica. Hubo una destrucción de la matriz energética y ahora entran en la vorágine de la recuperación tarifaria. Esto impacta en el costo nuestro y es terrible y obviamente no lo podemos descargar en nuestros costos", afirmó Soler.

También se refirió al sistema crediticio, y lo consideró como un "insumo básico" para la industria pero que después de "los cimbronazos" de mayo los volvieron inaccesibles. "Llevaron los créditos a una tasa del 45%. ¿Qué producto puede tener esa rentabilidad? Entonces, lo que hay que hacer es que cuando vienen los tiempos de economía expansiva hay que hacer hincapié en dos cosas. Primero, es el momento de invertir y tratar de hacerlo bien. Segundo, la cultura del ahorro. Tener en claro que todo proceso expansivo le sigue un proceso restrictivo", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...